Ciu­da­da­nos con­tra yiha­dis­tas

LA LU­CHA CON­TRA EL TE­RRO­RIS­MO NO ES SO­LO DE LA POLICÍA. MÁS DE 2.000 PER­SO­NAS HAN ALER­TA­DO DES­DE DI­CIEM­BRE DE AC­TI­TU­DES SOSPECHOSAS AN­TE EL CEN­TRO DE COOR­DI­NA­CIÓN DE IN­FOR­MA­CIÓN SO­BRE RA­DI­CA­LI­ZA­CIÓN.

Tiempo - - SUMARIO - Por Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Un ju­bi­la­do, una es­tu­dian­te de ins­ti­tu­to, un tra­ba­ja­dor en la ven­ta­ni­lla de un ayun­ta­mien­to o un ama de ca­sa... Cual­quie­ra de es­tos ciu­da­da­nos, sea cual sea su con­fe­sión re­li­gio­sa, pue­de es­tar de­trás de las más de 800 in­for­ma­cio­nes va­lio­sas –805 pa­ra ser pre­ci­sos– que han re­ci­bi­do los Cuer­pos y Fuer­zas de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do des­de el pa­sa­do mes de di­ciem­bre pa­ra aler­tar de ac­ti­tu­des o con­duc­tas que po­drían de­no­tar ra­di­ca­li­za­ción yiha­dis­ta en dis­tin­tos gra­dos. Un ras­go fre­cuen­te a los aten­ta­dos yiha­dis­tas que he­mos vis­to en los úl­ti­mos años en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos es que han si­do per­pe­tra­dos por per­so­nas que años o in­clu­so me­ses an­tes eran nor­ma­les, sa­lían, be­bían al­cohol, ves­tían igual que cual­quier otra per­so­na de su edad... pe­ro que en un mo­men­to cam­bia­ron su com­por­ta­mien­to, su ma­ne­ra de pen­sar y su for­ma de vi­da pa­ra abra­zar una ideo­lo­gía que fi­nal­men­te les lle­vó a co­me­ter un aten­ta­do. El Cen­tro de Coor­di­na­ción de In­for­ma­ción so­bre

Ra­di­ca­li­za­ción (CCIR) ata­ja des­de el año pa­sa­do es­te fe­nó­meno de trans­for­ma­ción y sus cau­sas y des­de di­ciem­bre cuen­ta tam­bién con la co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na a tra­vés de la he­rra­mien­ta Stop Ra­di­ca­lis­mos. Des­de en­ton­ces, 2.029 per­so­nas han comunicado por te­lé­fono (900 822 066), por co­rreo elec­tró­ni­co (sto­pra­di­ca­lis­mos@in­te­rior.es) o a tra­vés de la apli­ca­ción in­for­má­ti­ca Aler­tCops sus ob­ser­va­cio­nes, más o me­nos fun­da­das, so­bre ac­ti­tu­des de ve­ci­nos, com­pa­ñe­ros de cla­se o per­so­nas con las que han tra­ta­do en per­so­na o a tra­vés de las re­des so­cia­les que les han he­cho sos­pe­char que pu­die­ran es­tar en un pro­ce­so de ra­di­ca­li­za­ción. La co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na, que des­de el Mi­nis­te­rio de In­te­rior se con­si­de­ra to­do un éxi­to en otros ám­bi­tos, se orien­ta así tam­bién a pre­ve­nir ac­ti­tu­des ra­di­ca­les que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, po­drían desem­bo­car en aten­ta­dos co­mo los del 11-M en Ma­drid o más re­cien­te­men­te el 14 de ju­lio en Ni­za o el pa­sa­do mar­tes en un tren ale­mán.

Ayu­da ciu­da­da­na.

Sin lle­gar a con­ver­tir­se en con­fi­den­tes, al­go pa­ra lo que se re­quie­re una re­la­ción per­so­nal y pro­lon­ga­da en el tiem­po, cual­quier ciu­da­dano pue­de in­for­mar a las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad a tra­vés de la he­rra­mien­ta Stop Ra­di­ca­lis­mos. Son co­mu­ni­ca­cio­nes más es­pon­tá­neas, aun­que mu­chas de ellas muy bien ar­gu­men­ta­das y ela­bo­ra­das, y gra­cias a las cua­les se han abier­to “bas­tan­tes” lí­neas de in­ves­ti­ga­ción. Se tra­ta de con­se­guir lo que un ve­te­rano le de­cía

EL CCIR ASE­GU­RA QUE SE HAN ABIER­TO “BAS­TAN­TES” LÍ­NEAS DE IN­VES­TI­GA­CIÓN SO­BRE RA­DI­CA­LIS­MO GRA­CIAS A LA AYU­DA CIU­DA­DA­NA

a una de las agentes del CCIR: “La me­jor ca­pa­ci­dad de un buen policía es sa­ber des­per­tar el policía que to­do ciu­da­dano lle­va den­tro”.

La ci­fra de 2.029 co­mu­ni­ca­cio­nes ciu­da­da­nas, de las cua­les 805 han si­do con­si­de­ra­das re­le­van­tes, lle­ga has­ta la ma­ña­na del 19 de ju­lio, cuan­do TIEM­PO vi­si­ta la se­de de tra­ba­jo del CCIR. Co­mo to­do lo que ro­dea las la­bo­res de in­te­li­gen­cia po­li­cial, su ubi­ca­ción, fue­ra de Ma­drid, es muy dis­cre­ta, y su es­truc­tu­ra, se­cre­ta. Tam­bién se con­vier­ten en do­cu­men­tos se­cre­tos to­das las co­mu­ni­ca­cio­nes que des­de di­ciem­bre re­ci­ben de los ciu­da­da­nos. Por in­cohe­ren­tes que sean. Co­mo nor­ma ge­ne­ral, to­do se gra­ba y to­do se cla­si­fi­ca. Tam­bién es­tá ga­ran­ti­za­do el se­cre­to so­bre la iden­ti­dad de quie­nes se po­nen en con­tac­to con ellos. A ex­cep­ción de la apli­ca­ción Aler­tCops, don­de es ne­ce­sa­rio re­gis­trar­se, el co­rreo elec­tró­ni­co o el te­lé­fono son abier­tos y anó­ni­mos. Aun­que por re­gla ge­ne­ral a la gen­te no le im­por­ta dar da­tos. De he­cho, los agentes cons­ta­tan que aque­llos que más ce­lo­sos son de su iden­ti­dad sue­len dar in­for­ma­cio­nes más va­gas que quie­nes no tie­nen re­pa­ros en de­cir quié­nes son o de dón­de lla­man. “La gen­te tie­ne mie­do y con­fía en los Cuer­pos y Fuer­zas de Se­gu­ri­dad, en que se va a res­pe­tar

to­tal­men­te su ano­ni­ma­to”, di­cen en el CCIR. De he­cho, en oca­sio­nes, una mis­ma per­so­na que­da en vol­ver a lla­mar con más in­for­ma­ción des­pués de una pri­me­ra co­mu­ni­ca­ción con los agentes. Otras ve­ces se sor­pren­den al re­ci­bir men­sa­jes que son tex­tos per­fec­ta­men­te es­truc­tu­ra­dos y ela­bo­ra­dos y que di­fí­cil­men­te pue­den ser pro­duc­to del mie­do o de un pron­to de lla­mar a la Policía. De las pin­ce­la­das au­to­bio­grá­fi­cas que ca­da uno quie­re dar, los agentes ase­gu­ran que re­cu­rre a Stop Ra­di­ca­lis­mos “to­do ti­po de gen­te de una so­cie­dad nor­mal”, lo que, por su­pues­to, tam­bién in­clu­ye a mu­sul­ma­nes, que se ven a sí mis­mos co­mo las pri­me­ras víc­ti­mas, no so­lo del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta, sino tam­bién de la aso­cia­ción que se es­ta­ble­ce en­tre es­te y la re­li­gión que pro­fe­san. En­tre di­ciem­bre y fe­bre­ro, la ma­yo­ría de las co­mu­ni­ca­cio­nes se re­ci­bie­ron des­de el ar­co me­di­te­rrá­neo (35%), Ma­drid (19%) y Bar­ce­lo­na (14%).

Sos­pe­chas.

Con las sal­ve­da­des que im­po­ne el se­cre­to de las la­bo­res de in­te­li­gen­cia, el CCIR tam­bién cree que es­ta he­rra­mien­ta es ade­cua­da pa­ra que ma­dres y otros fa­mi­lia­res de­nun­cien sus sos­pe­chas de que un jo­ven es­té pre­pa­ran­do un via­je a paí­ses co­mo Si­ria o Irak, feu­dos del Es­ta­do Is­lá­mi­co. Pre­ci­sa­men­te, es­te era uno de los prin­ci­pa­les te­mas so­bre los que tra­tan las co­mu­ni­ca­cio­nes de los ciu­da­da­nos, se­gún da­tos ofre­ci­dos por el CCIR el pa­sa­do mes de fe­bre­ro. El 27% te­nían que ver con la de­tec­ción de sig­nos de ra­di­ca­li­za­ción o cam­bios de con­duc­tas en per­so­nas de su en­torno; el 15%, con cen­tros de cul­to “ile­ga­les”;

NO SE ANA­LI­ZA SI UN MEN­SA­JE ES CIER­TO, SINO SI ES PRO­BA­BLE: “NO ANA­LI­ZA­MOS LA VE­RO­SI­MI­LI­TUD, SINO LA PE­LI­GRO­SI­DAD”

el 12%, con pro­ble­mas de con­vi­ven­cia; el 11%, con me­no­res y o su au­sen­cia o des­apa­ri­ción; y el 4%, con po­si­bles com­ba­tien­tes que ha­bían po­di­do via­jar a zo­nas de con­flic­to.

No to­dos los men­sa­jes que lle­gan tie­nen el mis­mo tra­ta­mien­to. Ca­da vez que al­guien lla­ma, en­vía un co­rreo o un men­sa­je a tra­vés de la web o de la apli­ca­ción Aler­tCorps tie­ne al otro la­do de la lí­nea a al­guien mu­cho más cua­li­fi­ca­do que un te­le­ope­ra­dor. Agentes de la Policía, Guar­dia Ci­vil o del CNI re­ci­ben sus men­sa­jes y de­ter­mi­nan en pri­me­ra ins­tan­cia si lo que se les es­tá con­tan­do tie­ne al­gu­na ba­se. De­trás de ellos hay to­do un dis­po­si­ti­vo pa­ra po­der dar cual­quier ti­po de res­pues­ta a cual­quier in­for­ma­ción que pu­die­ra lle­gar por la vía de la co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na, que, en tér­mi­nos de pre­pa­ra­ción, es com­pa­ra­ble a las even­tua­li­da­des que pue­den pro­du­cir­se en to­da in­ves­ti­ga­ción po­li­cial. Los agentes no es­pe­ran sa­ber si una in­for­ma­ción es cier­ta, sino si es pro­ba­ble. “No ana­li­za­mos la ve­ro­si­mi­li­tud, sino la pe­li­gro­si­dad. Se ana­li­za la pro­ba­bi­li­dad, por mí­ni­ma que sea”, ex­pli­ca un agen­te. En mu­chas oca­sio­nes –las más, 1.224 de 2.029– se tra­ta de con­tac­tos mo­vi­dos por el mie­do o in­clu­so por pre­jui­cios. Por ejem­plo, es un “clá­si­co” que al­guien lla­me por­que su

ve­ci­na lle­va ve­lo. En es­tos ca­sos, los agentes tie­nen que ser ana­lis­tas de da­tos pe­ro tam­bién psi­có­lo­gos o edu­ca­do­res pa­ra ex­pli­car que el ries­go ce­ro no exis­te o de­jar cla­ra la di­fe­ren­cia en­tre or­to­do­xia re­li­gio­sa y ra­di­ca­li­za­ción y que el ve­lo no tie­ne por qué es­tar vin­cu­la­do a ella. En rea­li­dad, se tar­da más en aten­der es­tos men­sa­jes que los otros, los que apor­tan in­for­ma­ción va­lio­sa. Son los 805 men­sa­jes has­ta el 19 de ju­lio que die­ron lu­gar a la ac­ti­va­ción de uno de los cua­tro pro­to­co­los. Co­mo ca­si to­do en la ac­ti­vi­dad del CCIR, son se­cre­tos, pe­ro van des­de la ac­tua­ción de los ser­vi­cios so­cia­les de la lo­ca­li­dad en cues­tión has­ta una in­ter­ven­ción po­li­cial. Es­tos son los ca­sos “más ca­lien­tes”, a los que se apli­ca el pro­to­co­lo “pa­ra ac­tuar in­me­dia­ta­men­te” y que re­quie­ren pa­sar al ter­cer ni­vel de aná­li­sis pa­ra lle­gar a quie­nes to­man las de­ci­sio­nes eje­cu­ti­vas. El CCIR no ofre­ce da­tos de cuán­tos ca­sos “ca­lien­tes” se han da­do, pe­ro ase­gu­ran que las in­for­ma­cio­nes sir­ven de mu­cho a los cuer­pos po­li­cia­les, que en mu­chas oca­sio­nes ya co­no­cen los da­tos que ofre­cen los ciu­da­da­nos, lo que pa­ra el CCIR es una mues­tra de su “do­mi­nio del es­ce­na­rio”. “El ni­vel de coin­ci­den­cia es muy gran­de”, di­cen. Ca­ro­la Gar­cía-Cal­vo, in­ves­ti­ga­do­ra de Te­rro­ris­mo Glo­bal del Real Ins­ti­tu­to El­cano, pu­bli­có a prin­ci­pios de año que de las 907 co­mu­ni­ca­cio­nes de ciu­da­da­nos que se re­gis­tra­ron en­tre di­ciem­bre y enero, el 49% fue de in­te­rés y de es­tas, un 1%, es de­cir, al me­nos cua­tro, des­en­ca­de­na­ron una in­ter­ven­ción in­me­dia­ta.

Pi­cos tras los aten­ta­dos.

La re­cep­ción de los men­sa­jes y la pri­me­ra va­lo­ra­ción de có­mo pro­ce­der tie­ne lu­gar en una sa­li­ta de no más de 10 me­tros cua­dra­dos. Dos me­sas y tres or­de­na­do­res. En un rin­cón, un ca­ble que sa­le del sue­lo in­di­ca que se ha autorizado un pues­to más de tra­ba­jo allí mis­mo, aun­que ya se es­tá acon­di­cio­nan­do otra sa­la más gran­de. En la ma­ña­na del 19 de ju­lio hay dos agentes a la es­pe­ra de re­ci­bir men­sa­jes. Han si­do seis co­mu­ni­ca­cio­nes, de las que han

des­car­ta­do cua­tro. Es el dis­po­si­ti­vo mí­ni­mo pa­ra aten­der a los ciu­da­da­nos, que va­ría –se am­plía– en fun­ción de las ne­ce­si­da­des con más o me­nos agentes del CCIR.

Stop Ra­di­ca­lis­mos fun­cio­na sie­te días a la se­ma­na, 24 ho­ras al día. Los ciu­da­da­nos pue­den ser aten­di­dos en cual­quier mo­men­to por agentes. No hay una ho­ra del día o un día de la se­ma­na, por ejem­plo, sá­ba­dos y do­min­gos, cuan­do se con­cen­tre un ma­yor nú­me­ro de co­mu­ni­can­tes. Sí tie­nen com­pro­ba­do que a ca­da aten­ta­do le ha se­gui­do un pi­co de men­sa­jes de los ciu­da­da­nos. Así, por ejem­plo, el 22 de mar­zo tu­vie­ron lu­gar los aten­ta­dos del ae­ro­puer­to y el me­tro el Bru­se­las y ese mes se ce­rró con el se­gun­do nú­me­ro más ele­va­do de co­mu­ni­ca­cio­nes –306, una me­dia de más de diez al día– des­de el es­treno de es­ta he­rra­mien­ta, cuan­do se re­gis­tra­ron 661 en­tre el 4 y el 31 de di­ciem­bre, una me­dia de 24 diarios. Y des­pués del aten­ta­do de Ni­za del jue­ves 14 de ju­lio, los agentes del CCIR vi­vie­ron un fin de se­ma­na “de lo­cos”. El 19 de ju­lio ya se ha­bían re­gis­tra­do 158 co­mu­ni­ca­cio­nes, de ma­ne­ra que a un rit­mo con­ti­nua­do po­dría su­pe­rar­se es­te mes el nú­me­ro de reac­cio­nes ciu­da­da­nas de mar­zo. El efec­to que tie­nen los aten­ta­dos so­bre los ciu­da­da­nos va en un do­ble sen­ti­do. Por una par­te, ver ata­ques en otros lu­ga­res azu­za la sen­sa­ción de mie­do, de “in­se­gu­ri­dad sub­je­ti­va”, lo que hace que, ade­más de pi­cos de co­mu­ni­ca­cio­nes, ha­ya pi­cos de co­mu­ni­ca­cio­nes que no re­vis­ten in­te­rés pa­ra los agentes. “Si un ciu­da­dano se sien­te en peligro tam­bién lla­ma”. Sin em­bar­go, el CCIR tam­bién ha de­tec­ta­do que en oca­sio­nes un aten­ta­do y las in­for­ma­cio­nes que du­ran­te va­rios días si­guen so­bre él sir­ve pa­ra que gen­te que lle­va tiem­po me­di­tan­do co­mu­ni­car­se con los cuer­pos po­li­cia­les dé de­fi­ni­ti­va­men­te el pa­so y se pon­ga con con­tac­to con ellos.

Pio­ne­ros.

El CCIR, que ges­tio­na Stop Ra­di­ca­lis­mos, for­ma par­te del Cen­tro de In­te­li­gen­cia Con­tra el Te­rro­ris­mo y el Cri­men Or­ga­ni­za­do (Cit­co), que en enero de 2015 uni­fi­có en un so­lo ór­gano el Cen­tro Na­cio­nal de Coor­di­na­ción Antiterrorista y el Cen­tro de In­te­li­gen­cia con­tra el Cri­men Or­ga­ni­za­do (ver re­cua­dro), te­nien­do en cuen­ta que am­bas ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas es­tán ca­da vez más vin-

LAS LLA­MA­DAS AU­MEN­TAN TRAS UN ATEN­TA­DO. PA­SÓ DES­PUÉS DEL DE BRU­SE­LAS Y EL FIN DE SE­MA­NA DES­PUÉS DEL DE NI­ZA FUE “DE LO­COS”

cu­la­das y que hay que lu­char con­tra ellas de ma­ne­ra con­jun­ta. Ade­más de la “in­te­li­gen­cia a la vie­ja usan­za” pa­ra lu­char con­tra el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta en la que tra­ba­jan agentes del Cuerpo Na­cio­nal de Policía, Guar­dia Ci­vil, CNI y pri­sio­nes, el Cit­co abrió una ve­ta en un ám­bi­to pio­ne­ro, la pre­ven­ción de ac­tos te­rro­ris­tas des­de las cau­sas, evi­tan­do la ra­di­ca­li­za­ción yiha­dis­ta que hace que al­guien per­pe­tre una ma­sa­cre en una sa­la de con­cier­tos de París, se pre­sen­te en el ae­ro­puer­to de Bru­se­las con una ma­le­ta lle­na de ex­plo­si­vos, arro­lle con un ca­mión a una mul­ti­tud en Ni­za o se aba­lan­ce so­bre los pa­sa­je­ros de un tren con un cu­chi­llo y un ha­cha, tal y co­mo aca­ba de pa­sar en Wurz­bur­go, al sur de Ale­ma­nia. A ello se pu­so el CCIR, a ir a “los fo­cos de ra­di­ca­li­za­ción”. Es­ta ta­rea se in­clu­ye en la Es­tra­te­gia Na­cio­nal de Lu­cha con­tra la Ra­di­ca­li-

za­ción Vio­len­ta apro­ba­da en enero de 2015 y que pre­ten­de ir a las cau­sas de por qué una per­so­na se ra­di­ca­li­za has­ta, en oca­sio­nes, lle­gar a co­me­ter un aten­ta­do. En­tre los ex­per­tos en la ma­te­ria exis­te el con­sen­so de que no hay un per­fil tí­pi­co de yiha­dis­ta. Ya no va­len los mo­de­los de jó­ve­nes sin es­tu­dios e in­adap­ta­dos que se per­fi­la­ban hace años. Por ejem­plo, se­gún el es­tu­dio re­cien­te del Real Ins­ti­tu­to El­cano El Es­ta­do Is­lá­mi­co en Es­pa­ña, en­tre los de­te­ni­dos por cues­tio­nes li­ga­das al te­rro­ris­mo yiha­dis­ta des­de 2012 hay per­so­nas con es­tu­dios pri­ma­rios, se­cun­da­rios y uni­ver­si­ta­rios; pa­ra­dos, asa­la­ria­dos y au­tó­no­mos; in­mi­gran­tes y na­ci­dos en Es­pa­ña, o que se co­mu­ni­can más por In­ter­net o por re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les.

Me­cha de la ra­di­ca­li­za­ción.

Sin em­bar­go, en el CCIR tie­nen cla­ro que un ele­men­to co­mún a dis­tin­tos per­fi­les sí pue­de ser la sen­sa­ción de re­cha­zo, xe­no­fo­bia o des­arrai­go que pue­de en­cen­der la me­cha de la ra­di­ca­li­za­ción, a la que con­si­de­ran el pun­to de par­ti­da de una lí­nea de tiem­po que en oca­sio­nes pue­de ter­mi­nar en el in­ci­den­te más ex­tre­mo, que se­ría el ata­que te­rro­ris­ta. La du­ra­ción de es­ta lí­nea de tiem­po es dis­tin­ta en ca­da per­so­na, es al­go muy sub­je­ti­vo y de la mis­ma for­ma que unos tar­dan más o nun­ca lle­gan a ata­car, tam­bién pue­de ser muy rá­pi­da. Por ejem­plo, la Policía fran­ce­sa ha de­tec­ta­do que Moha­med Lahouaiej Nouh­lel, el te­rro­ris­ta de Ni­za, se pu­do ha­ber ra­di­ca­li­za­do en ape­nas 14 días, des­de que el 1 de ju­lio hi­zo sus pri­me­ras bús­que­das yiha­dis­tas en In­ter­net. En to­do ca­so, el CCIR con­si­de­ra que ca­da uno de los pun­tos que for­man esa lí­nea de tiem­po pue­de ser un buen mo­men­to pa­ra ac­tuar con­tra la ra­di­ca­li­za­ción. En el úl­ti­mo ca­so, me­dian­te ope­ra­cio­nes po­li­cia­les, pe­ro pue­de bas­tar con me­dios so­cia­les y edu­ca­ti­vos que fre­nen el pro­ce­so. Se tra­ta, ex­pli­can en el cen­tro, de “re­du­cir la ener­gía so­cial pa­ra evi­tar las cau­sas que ter­mi­nen ge­ne­ran­do el bro­te de te­rro­ris­mo. Nos sa­li­mos del clá­si­co plan­tea­mien­to po­li­cial”.

Ade­más de es­tar pre­pa­ran­do gru­pos lo­ca­les don­de tra­ba­ja­rán ayun­ta­mien­tos, ser­vi­cios so­cia­les, juz­ga­dos, Policía Mu­ni­ci­pal y au­to­nó­mi­ca, cen­tros es­co­la­res y en­ti­da­des so­cia­les, con Stop Ra­di­ca­lis­mos cuen­tan con la co­la­bo­ra­ción de los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les que, igual que las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad, es­tán bas­tan­te más cur­ti­dos en te­rro­ris­mo que otros eu­ro­peos.

Ac­ti­tud fren­te al te­rro­ris­mo.

Mu­chos agentes del CCIR tra­ba­ja­ron an­tes en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo de ETA y tie­nen muy cla­ra la ven­ta­ja que exis­te en Es­pa­ña fren­te a otros paí­ses. Ven có­mo aho­ra otros paí­ses eu­ro­peos es­tán desa­rro­llan­do o in­clu­so em­pe­zan­do a po­ner en mar­cha una po­lí­ti­ca antiterrorista que no te­nían por­que no te­nían un pro­ble­ma de te­rro­ris­mo. Es el ca­so de Bél­gi­ca o Paí­ses Ba­jos, por ejem­plo. “Es­tán en los años 80”, dice un agen­te que, de to­dos mo­dos, ase­gu­ra en va­rios mo­men­tos de la con­ver­sa­ción que el ries­go ce­ro de su­frir aten­ta­dos no exis­te. Es­te ma­yor co­no­ci­mien­to de la ma­te­ria en Es­pa­ña tam­bién tie­ne que ver con el con­ven­ci­mien­to de que los ac­tos te­rro­ris­tas tie­nen cau­sas so­cia­les. Pe­ro el te­rro­ris­mo de ETA tam­bién ha crea­do en la so­cie­dad es­pa­ño­la una ac­ti­tud que no tie­nen otros ciu­da­da­nos eu­ro­peos. Ex­pli­can que mien­tras que en Fran­cia o en Bél­gi­ca la reac­ción de los ciu­da­da­nos tras ca­da aten­ta­do es la pre­gun­ta de có­mo le ha po­di­do pa­sar eso a ellos, en Es­pa­ña es dis­tin­to. Por una par­te, de­tec­tan que los es­pa­ño­les tie­nen el mis­mo re­cha­zo y el mis­mo mie­do al te­rro­ris­ta yiha­dis­ta que el que sen­tían por el de ETA, pe­ro aho­ra se sien­ten más li­bres pa­ra co­mu­ni­car­se. ETA, ex­pli­can, for­jó en la so­cie­dad es­pa­ño­la una ca­pa­ci­dad de aguan­te an­te la ad­ver­si­dad, la lla­ma­da re­si­lien­cia, que fran­ce­ses, bel­gas o ale­ma­nes aún no tie­nen. Tam­bién un con­ven­ci­mien­to que es es­pe­cial­men­te va­lio­so pa­ra una he­rra­mien­ta de co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na co­mo Stop Ra­di­ca­lis­mos, la sen­sa­ción de que “pue­des vi­vir al la­do de un te­rro­ris­ta”.

Aun así, los es­pa­ño­les tam­bién tie­nen mie­do. Es uno de los mo­ti­vos por los que el CCIR no ha pu­bli­ci­ta­do más Stop Ra­di­ca­lis­mo. Son cons­cien­tes de que un car­tel pi­dien­do co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na con­tra la ra­di­ca­li­za­ción yiha­dis­ta pue­de te­ner el mis­mo efec­to di­sua­so­rio de ver va­rias fur­go­ne­tas de la Policía en una ca­lle. En el otro ex­tre­mo, in­sis­tir de­ma­sia­do pue­de pro­vo­car una ava­lan­cha de men­sa­jes in­ser­vi­bles. Aun así, tie­nen in­ten­ción de pu­bli­ci­tar­la más mien­tras pre­pa­ran una pla­ta­for­ma pa­ra coor­di­nar el tra­ba­jo de dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes, edu­ca­do­res y ser­vi­cios so­cia­les pa­ra pre­ve­nir y aler­tar de pro­ce­sos de ra­di­ca­li­za­ción.

En su in­for­me, el Real Ins­ti­tu­to El­cano se­ña­la­ba que más de un ter­cio de los 113 de­te­ni­dos en­tre ju­nio de 2013 y ma­yo de 2016, es de­cir, unos 40, for­ma­ban par­te de una cé­lu­la con vo­lun­tad de aten­tar en Es­pa­ña. Una ci­fra de pre­sun­tos ata­ques frus­tra­dos en la que el CCIR no quie­re en­trar, pe­ro des­li­za que si des­de mar­zo de 2014 Es­pa­ña no ha su­fri­do nin­gún “bom­ba­zo” no es por­que el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta se ha­ya ol­vi­da­do de no­so­tros. Y an­te eso, cual­quier ayu­da es po­ca, tam­bién de los ciu­da­da­nos.

ETA CREÓ UNA SEN­SA­CIÓN EN LOS ES­PA­ÑO­LES QUE NO TIE­NEN OTROS EU­RO­PEOS: LA DE QUE EL VE­CINO PUE­DE SER UN TE­RRO­RIS­TA

La Guar­dia Ci­vil de­tie­ne a un pre­sun­to yiha­dis­ta en Me­li­lla en 2015.

Una mul­ti­tud guar­da un mi­nu­to de si­len­cio en Ni­za por las víc­ti­mas del aten­ta­do en la ciu­dad fran­ce­sa.

Una ima­gen del aten­ta­do en el ae­ro­puer­to de Bru­se­las el 22 de mar­zo.

Homenaje en París a los fa­lle­ci­dos en el ata­que a la sa­la de con­cier­tos Ba­ta­clan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.