Je­sús Ri­va­sés

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Pe­né­lo­pe, en la Odi­sea de Ho­me­ro, es la es­po­sa de Odi­seo –Uli­ses–, rey de Ita­ca, al que es­pe­ra y es fiel du­ran­te vein­te años, has­ta que su ma­ri­do vuel­ve de la gue­rra de Tro­ya. Molly Bloom, en la no­ve­la Uli­ses de Ja­mes Joy­ce, es la mo­der­na Pe­né­lo­pe que, a di­fe­ren­cia de la rei­na de Ita­ca, es in­fiel a su ma­ri­do Leo­pol­do Bloom, tras diez años de ce­li­ba­to au­to­im­pues­to en su pro­pio ma­tri­mo­nio.

Ma­riano Ra­joy, des­pués de ha­ber con­se­gui­do –y no es un lo­gro me­nor– co­lo­car a su más que fiel Ana Pas­tor, a prue­ba de to­da co­rrup­ción, en la pre­si­den­cia del Con­gre­so de los Dipu­tados, si­gue ade­lan­te con su par­ti­cu­lar cortejo de ve­rano a otros lí­de­res po­lí­ti­cos con el ob­je­ti­vo de ser in­ves­ti­do pre­si­den­te del Go­bierno y ale­jar el fan­tas­ma –que es real y es­tá ahí– de unas ter­ce­ras elec­cio­nes en el pla­zo de un año, al­go más que bo­chor­no­so, pe­ro que so­lo asus­ta a al­gu­nos.

El lí­der del PP, el lí­der po­lí­ti­co con más ofi­cio y ex­pe­rien­cia de to­dos los que si­guen en ac­ti­vo en Es­pa­ña, ha vuel­to a sa­car un co­ne­jo de la chis­te­ra y ha lo­gra­do re­sol­ver el sudoku de la for­ma­ción de la Me­sa del Con­gre­so. Ha te­ni­do el apo­yo de Al­bert Ri­ve­ra y Ciu­da­da­nos y los no des­ve­la­dos pe­ro reales de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes y vas­cos. Fran­cesc Homs nie­ga tres y mil ve­ces ha­ber vo­ta­do jun­to con el PP, mien­tras es­bo­za una son­ri­sa de com­pli­ci­dad. Otra vez la men­ti­ra co­mo fuer­za que di­ri­ge el mun­do, co­mo es­cri­bió Jean-Fra­nçois Re­vel. Jo­seph S. Nye, pro­fe­sor de Harvard, au­tor de ¿Ter­mi­nó el si­glo de Es­ta­dos Uni­dos?, ex­pli­ca aho­ra que “es cier­to que en al­gu­nos ca­sos pre­fe­ri­mos que los po­lí­ti­cos no di­gan to­da la ver­dad. (...) A ve­ces, los lí­de­res tie­nen ob­je­ti­vos que di­fie­ren de los de gran par­te de sus se­gui­do­res, así que op­tan por en­ga­ñar­los, en vez de mos­trar las di­fe­ren­cias”.

Ra­joy ha da­do un pa­so más ha­cia la in­ves­ti­du­ra y pa­re­ce que im­por­tan­te, pe­ro le que­dan más. Gran par­te de los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas –qui­zá Pe­dro Sán­chez ha­ya si­do el úl­ti­mo en man­te­ner la fe en sus po­si­bi­li­da­des– cree que, al fi­nal, go­ber­na­rá el PP y to­dos pa­re­cen ha­ber­se con­ju­ra­do en que el aho­ra in­qui­lino en fun­cio­nes de La Mon­cloa ten­drá que su­dar lo que no es­tá es­cri­to pa­ra ser in­ves­ti­do. Y tam­bién al día si­guien­te, por­que la es­tra­te­gia del PSOE, con Sán­chez y sin Sán­chez, es ejer­cer una opo­si­ción tan fé­rrea co­mo tre­men­da si la legislatura si­gue ade­lan­te, con un do­ble ob­je­ti­vo: re­cu­pe­rar re­sue­llo elec­to­ral y no de­jar es­pa­cio po­lí­ti­co a Uni­dos Po­de­mos y Pa­blo Igle­sias. Por eso, en el úl­ti­mo mi­nu­to, cuan­do el ár­bi­tro es­té a pun­to de pi­tar el fi­nal del par­ti­do, Sán­chez y los so­cia­lis­tas, por ac­ción u omi­sión, pue­den ser in­fie­les, por un ra­to, a los su­yos y per­mi­tir que Ra­joy si­ga en La Mon­cloa.

El di­le­ma de Sán­chez es gran­de, pe­ro Al­bert Ri­ve­ra pa­re­ce con­de­na­do, tras un cortejo más o me­nos lar­go, a dar su bra­zo a tor­cer y si Ciu­da­da­nos ha vo­ta­do con el PP pa­ra ele­gir pre­si­den­ta del Con­gre­so, to­do in­di­ca que es cues­tión de tiem­po que tam­bién sus dipu­tados per­mi­tan que Ra­joy si­ga en La Mon­cloa. Las ter­ce­ras elec­cio­nes, que po­pu­la­res y so­cia­lis­tas han con­tem­pla­do, son uno de los peo­res es­ce­na­rios que po­dría ima­gi­nar el lí­der de Ciu­da­da­nos y lo evi­ta­rá, al­go en lo que es­ta­rá de acuer­do Igle­sias, que no tie­ne un gran pa­pel en es­ta fun­ción pe­ro que tras otro pa­so por las ur­nas to­da­vía po­dría ser me­nor.

LOS SO­CIA­LIS­TAS, CON CIER­TA RE­SIG­NA­CIÓN, AUN­QUE AL­GU­NOS NO DES­CAR­TAN TER­CE­RAS ELEC­CIO­NES, EM­PIE­ZAN A ACEP­TAR QUE RA­JOY VOL­VE­RÁ A GO­BER­NAR, PE­RO LE HA­RÁN SU­DAR LO IN­DE­CI­BLE HAS­TA LO­GRAR LA IN­VES­TI­DU­RA Y LUE­GO LE PRE­PA­RAN UNA LEGISLATURA IN­FER­NAL, DU­RE LO QUE DU­RE.

La sor­pre­sa na­cio­na­lis­ta –esos diez vo­tos des­co­no­ci­dos e ines­pe­ra­dos, qui­zá de Con­ver­gèn­cia y del PNV– que apun­ta­la­ron el pac­to PP-Ciu­da­da­nos pa­ra la Me­sa del Con­gre­so abre horizontes que pa­re­cían ce­rra­dos pe­ro, cla­ro, en po­lí­ti­ca na­da es im­po­si­ble. No obs­tan­te, no es lo mis­mo un vo­to que no se pue­de iden­ti­fi­car por mu­chas evi­den­cias que ha­ya, que otro pro­cla­ma­do de vi­va voz, co­mo tie­nen que ser los que ha­ya en una se­sión de in­ves­ti­du­ra. Aho­ra mis­mo pa­re­ce im­po­si­ble ver a Fran­cesc Homs vo­tar Sí a la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy, pe­ro si el lí­der del PP se presenta en esa se­sión con 170 vo­tos –los su­yos, los de Ciu­da­da­nos y el de Coa­li­ción Ca­na­ria– mu­chos pue­den te­ner la coar­ta­da que pre­ci­san, aun­que sea con una abs­ten­ción, pa­ra desatas­car la si­tua­ción po­lí­ti­ca y, so­bre to­do, en­ce­rrar de­fi­ni­ti­va­men­te el fan­tas­ma de unas ter­ce­ras elec­cio­nes. Lue­go, to­dos, Pe­dro Sán­chez, Al­bert Ri­ve­ra, Fran­cesc

Homs, Ai­tor Es­te­ban (PNV) e in­clu­so Ana Ora­mas ya ten­drán tiem­po y opor­tu­ni­da­des pa­ra ser in­fie­les a Ra­joy en el me­jor de los ca­sos o, co­mo sue­ñan en el PSOE, ha­cer­le una opo­si­ción de­mo­le­do­ra. El lí­der del PP, ca­si con to­da pro­ba­bi­li­dad, se­gui­rá en La Mon­cloa, pe­ro ini­cia­rá una legislatura que pue­de ser un cal­va­rio, en la que se mul­ti­pli­ca­rán, por ejem­plo, las co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción y en la que, sin ga­ran­tía de éxi­to, ten­drá que pac­tar to­das y ca­da una de las me­di­das. Ra­joy pue­de lo­grar un pri­mer pac­to pa­ra sa­car ade­lan­te los pró­xi­mos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les, por­que es al­go que in­tere­sa a to­dos, pe­ro po­co más. Ca­lor afri­cano en Ma­drid. Sán­chez y

Ri­ve­ra, so­bre to­do, ha­cen cuen­tas y mien­tras afi­lan su es­tra­te­gia, re­pa­san el so­li­lo­quio de Molly Bloom, la mo­der­na e in­fiel Pe­né­lo­pe del Uli­ses de Joy­ce: “y yo pen­sé bueno tan­to da uno co­mo otro y des­pués le pe­dí con los ojos que me lo pre­gun­ta­ra otra vez y des­pués el me pre­gun­tó si yo que­ría sí pa­ra que di­je­ra sí (...) y sí yo di­je sí”. Y sí, aho­ra tam­bién al­guien di­rá “sí”, por­que, aun­que no da tan­to uno co­mo otro, es ne­ce­sa­rio, y lue­go siem­pre ha­brá tiem­po pa­ra ser in­fiel o lo que sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.