Gen­te: Al­ba Ca­rri­llo, con­tra Nie­ves Ál­va­rez

La mo­de­lo, pre­sen­ta­do­ra y ex­mu­jer de Fe­li­ciano Ló­pez cuen­ta, du­ran­te una se­sión de be­lle­za en una co­no­ci­da pe­lu­que­ría ma­dri­le­ña, que su ma­tri­mo­nio se rom­pió por una in­fi­de­li­da in­fi­de­li­dad del te­nis­ta con Nie­ves Ál­va­rez.

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS MA­RI­ÑAS

Y no so­lo eso. Ra­zo­na sin en­fa­dos, re­po­sa­da, su­peran­do el des­tem­pla­do y na­da ca­ba­lle­ro­so “ahí te quedas” de Fe­li­ciano Ló­pez. Pa­ra mu­chos es­ta­ba can­ta­do por­que lo for­za­ron –me pre­gun­to quién– a dar­le el sí, quie­ro sin ga­nas de ha­cer­lo. Con lo via­ja­do que es­tá, des­pués de de­jar en la cu­ne­ta em­bau­ca­do­ra a mu­je­res tan re­mar­ca­das co­mo una jo­ven­ci­ta Ale­jan­dra Prat, que aho­ra ríe al re­cor­dar sus cin­co me­ses “que pa­re­cie­ron cin­co años” so­por­tan­do las ni­ñe­rías del hoy cam­peón. Igual le pa­sa a una más nos­tál­gi­ca Ma­ría Jo­sé Suá­rez que vie­ne de mu­chas equi­vo­ca­cio­nes sen­ti­men­ta­les. Tie­ne el co­ra­zón tan in­men­so co­mo ella, le ca­be to­do in­clu­so aho­ra, lan­za­dí­si­ma con su lí­nea pour fem­me que po­ne ele­gan­cia al sa­le­ro an­da­luz. La gua­pí­si­ma tam­bién triun­fa co­mo em­pre­sa­ria de fus­te. Con­ser­va bue­na ima­gen de sus cin­co años con Fe­li –le si­gue lla­man­do así–, “in­clu­so con sus chi­qui­lla­das, que eran mu­chas e in­su­pe­ra­bles. Me po­nían de los ner­vios”, al­go que ya no ocu­rre con la Al­ba Ca­rri­llo en prin­ci­pio im­pac­ta­da y do­li­da, lue­go ca­brea­da y aho­ra ani­ma­da al de­bu­tar en Ha­ble con ellas, pro­gra­ma­do en pri­me ti­me su­peran­do en co­lo­ca­ción an­te­rio­res edi­cio­nes. Va a ser com­ba­te de do­bles pa­re­jas fe­me­ni­nas, dos en el can­de­le­ro del no­ti­cia­rio sen­ti­men­tal: Al­ba lle­van­do su cruz y Ro­cío Ca­rras­co pre­pa­ran­do –¡al fin, des­pués de 16 años!– bo­da con un Fi­del Al­biach que aca­ba de ter­mi­nar la ca­rre­ra de De­re­cho. “Siem­pre es bueno te­ner un abo­ga­do en la fa­mi­lia. Sa­brá de­fen­der­nos”, dice ella, fe­liz por lo con­se­gui­do. “Ya es li­sen­sia­do”, bro­mea ella con su ma­dre adop­ti­va Ma­ría Te­re­sa Cam­pos, que en el ca­so­rio lan­za­rá el pri­mer ¡vi­van los no­vios!, se­gún anun­ció pro­me­tién­do­se­lo an­te mis na­ri­ces hoy des­bi­go­ta­das a ver si me­jo­ro mi cas­ca­da ima­gen.

De­rro­che de fe­li­ci­dad. Ter­mi­na­do De­re­cho y pre­pa­ran­do bo­dón, el mo­zo adel­ga­zó sie­te ki­los. De­rro­chan fe­li­ci­dad y fu­man cual ca­rre­te­ros co­mo no hace Al­ba que, sin em­bar­go, si­gue echan­do hu­mo. Que­dó re­que­ma­da y no su­pera esa brus­ca y sú­bi­ta des­pe­di­da tan so­lo diez me­ses des­pués de pro­me­ter­se amor eterno: “Me cons­ta que du­ran­te dos años es­tu­vo con Nie­ves Ál­va­rez. Lia­dos o en­ro­lla­dos, me da lo mis­mo”, sos­tu­vo cuan­do le plan­teé el fo­llón mon­ta­do dos días an­tes cuan­do fue a que le pu­sie­ran me­chas en la pe­lu­que­ría de Mon­cho Moreno: “Se mon­tó show por lo que in­dig­na­da lar­gas­te ba­jo los pa­pe­les pla­ta. Tu­vis­te al sa­lón pen­dien­te de ti. No per­die­ron nin­gu­na de tus pa­la­bras”, le di­je. “No lo en­tien­do, yo es­ta­ba aba­jo con Ga­vi, que ya me pei­nó en la bo­da por­que so­mos ami­gos”. “Ya, pe­ro subía y ba­ja­ban ope­ra­rias y clien­tes pa­ra ha­cer­se las ma­nos. Ni te dis­te cuen­ta, ce­ga­da co­mo es­ta­bas”, con­ti­nué. “Me en­te­ro aho­ra”. Y se­guí in­for­mán­do­le: “Te am­plío de­ta­lles: ese me­dio­día pa­ra­ron los se­ca­do­res, ce­rra­ron los gri­fos con que la­van ca­be­zas, re­ba­ja­ron el hi­lo mu­si­cal y tu voz subía ní­ti­da, cla­ra y ca­brea­dí­si­ma. Un nú­me­ro que nun­ca ol­vi­da­rán. Lo pa­sa­ron en

gran­de con esa in­for­ma­ción di­rec­tí­si­ma y de vi­va voz nun­ca tré­mu­la”.

Al­ba es jo­ven y aca­so no ha vis­to aquel clá­si­co de Geor­ge Cu­kor lla­ma­do Mu­je­res con re­par­to ex­cep­cio­nal. Ro­sa­lind Russell, Joan Craw­ford –la en­ga­ña­do­ra– Jean Fon­tai­ne, Nor­ma Shea­rer –la trai­cio­na­da– y Pau­let­te Go­dard. Cu­kor re­tra­tó so­cie­dad y cos­tum­bres. Un fil­me di­ver­ti­dí­si­mo e in­tem­po­ral don­de una pro­ta­go­nis­ta oye a su ma­ni­cu­ra que “fu­lano de tal es­tá lia­do con aque­lla ofi­cia­la”. La sor­pren­di­da, sin des­com­po­ner­se, re­pli­ca: “Pues es mi ma­ri­do”. “Per­do­ne, se­ño­ra, lo sien­to, yo no sa­bía” y es que po­ner­se el pro­tec­tor de­lan­tal, que te co­lo­quen los chu­fos y el ca­lor­ci­llo que crea, ge­ne­ra ca­be­za­das, som­no­len­cia o con­fi­den­cia­li­dad .

Una tris­te fies­ta na­cio­nal. Am­bien­te co­mo el que reinó en la em­ba­ja­da fran­ce­sa an­tes del te­rro­rí­fi­co y ase­sino 14 de ju­lio con la cén­tri­ca em­ba­ja­da prác­ti­ca­men­te “to­ma­da”, pro­te­gi­da por vein­te fur­go­ne­tas po­li­cia­les y va­llas. Su­pe­ra­ban an­te­rio­res aten­ta­dos lla­ma­dos a can­tar La Mar­se­lle­sa. Lo hi­cie­ron des­de las ra­dian­tes Se­gre­lles ver­sión ma­dre- hi­ja con fes­ti­vos ama­ri­llos, has­ta Elsa An­ka, em­pa­re­ja­da pro­fe­sio­nal­men­te con el cirujano bar­ce­lo­nés Iván Ma­ñe­ro. Con­tó que hoy ob­se­sio­na ha­cer­se los pe­chos por en­ci­ma de la­bios. Lle­ga­ba de La Habana don­de Raúl Cas­tro le en­car­gó tra­ta­mien­to y su­per­vi­sión de los tran­se­xua­les, vía su hi­ja Ma­rie­la, que sa­be de qué va la co­sa. Le pu­sie­ron tal nom­bre co­mo homenaje al bar­co re­vo­lu­cio­na­rio. Es cu­rio­so, en la Chi­pio­na po­pu­la­ri­za­da por Ro­cío lla­man así a la zo­na del li­go­teo pla­ye­ro ca­mino de las Tres Pie­dras y el huerto de na­ran­jos ge­ne­ra­dor de po­lé­mi­cas he­re­di­ta­rias. Lo co­no­cí bien, guia­do por Juan Ló­pez de la Ro­sa, leal se­cre­ta­rio y con­fi­den­te de la Ju­ra­do.

Mu­chos año­ra­ron a Bruno De­la­ye, un em­ba­ja­dor cas­ti­zo a 40 gra­dos. Elsa se re­ves­tía con bai­lo­nes pai­lle­tes ro­sa­dos de Pi­lar Opor­to en los que re­pa­ró el ele­gan­te mi­nis­tro de Jus­ti­cia. So­bre­sa­le por chic en el ga­bi­ne­te, in­clu­so con cal­ce­ti­nes ne­gros ba­jo el ca­lor. Ca­ba­lle­ro de fi­na es­tam­pa, que can­ta la Pra­de­ra, sin po­der sa­lir des­de hace dos años. Año­ra­mos su sen­ti­do del hu­mor y gra­cia. Bien los co­no­ce Car­men Mau­ra, en blu­són fuc­sia pa­re­jo al tai­lleur de Ca­ro­li­na Chá­va­rri, ma­dras­tra de la so­bri­na de Na­ta­lia Fi­gue­roa. Fue sex-symbol en los 90 opa­ca­do por los años. Mau­ra es

La hi­ja de Or­te­ga Cano, Glo­ria Ca­mi­la, pre­ci­sa de un cur­so de bue­nas ma­ne­ras

más ído­lo de Fran­cia que con­si­de­ra­da aquí. Pe­ro si has­ta la ca­si des­gua­za­da Aca­de­mia de Ci­ne pro­yec­ta qui­tar­le los Go­ya ga­na­dos con tan­to ar­te. In­creí­ble. “¿Qué te pa­re­ce, Car­men?”. “Una bo­ba­da sin im­por­tan­cia”. “Los con­se­guis­te con ar­te y es­fuer­zo. Pa­re­ce un ver­da­de­ro dis­pa­ra­te in­jus­to o ven­ga­ti­vo”. “Me da lo mis­mo. Adel­ga­cé por­que ma­ña­na sal­go pa­ra Fran­cia y em­pie­zo otra pe­lí­cu­la. Es lo que cuen­ta, no los pre­mios”, aca­so va de tre­ta aca­dé­mi­ca pa­ra des­viar su caos: di­mi­tió de pre­si Antonio Re­si­nes, que no lle­gó a rei­nar un año. Lo re­em­pla­za Ivon­ne Bla­ke. Suer­te que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra dio el Pre­mio Na­cio­nal de Ci­ne a Ángela Mo­li­na, de la que Bu­ñuel se enamoró.

Un me­re­ci­do pre­mio. La equi­pa­ró a An­na Mag­na­ni, una ca­ra úni­ca que lo mis­mo hace co­me­die­tas que es El os­cu­ro ob­je­to del de­seo. En tea­tro la vi­mos co­mo se­duc­to­ra en El gra­dua­do y es­tos días re­vi­ve má­gi­ca­men­te a Cleo­pa­tra. Es una Ángela ma­gis­tral y se­duc­to­ra que lo mis­mo can­ta que bai­la o iro­ni­za. Cau­ti­va co­mo Plá­ci­do Do­min­go, in­can­sa­ble en su 75 aniversario. Con Ca­ba­llé for­mó pa­re­ja mí­ti­ca y su Aida jun­tos se con­si­de­ra “la me­jor del si­glo XX”.

“Esa com­pe­ne­tra­ción no la tu­ve con Tuc­ker, Di Ste­fano, Co­re­lli o Pa­va­rot­ti. Can­tar con él era di­fe­ren­te”, re­co­no­ció co­mo los asis­ten­tes a I due Fos­ca­ri en con­cier­to di­ri­gi­do por He­ras, re­cién es­tre­na­do y jo­ven ma­ri­do de An­ne Igartiburu. Acu­dió con su pe­que­ño Ni­co­lás de cin­co se­ma­nas pa­ra ha­bi­tuar­lo a la bue­na mú­si­ca. No fal­ta­ron el mi­nis­tro de Cul­tu­ra, a quien la so­bra­ba tra­je por­que adel­ga­zó; Jo­sé Ma­ría Mi­cha­vi­la edu­can­do a Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va; Nu­ria Gon­zá­lez –ya de va­ca­cio­nes en Vi­go con Fer­nan­do Fer­nán­dez Ta­pias– con pantalones tal ro­sa­da Sa­mant­ha Va­lle­jo-Ná­je­ra, que aún no cree lo que es­tá ob­te­nien­do. Des­ban­có a su her­mano Co­la­te an­te los di­se­ña­do­res Al­varno y Juan­jo Oli­va jun­to a las Mas­su­meh, ya res­tau­ra­do­ras his­tó­ri­cas de mo­nu­men­tos pa­trios de car­ne, hue­so y arru­gas –em­pe­zan­do por Var­gas Llo­sa, la Preys­ler, Car­men Mar­tí­nez- Bor­diú o Marta Or­te­ga–. Ma­ría Bra­vo sa­có mus­lo, pe­chu­ga e hi­zo de­bu­tar a su no­vio mar­be­lle­ro 14 años más jo­ven. No lo pa­re­ce, y ella ra­zo­nó des­de sus apa­ren­tes 48 años: “Be­bo mu­chí­si­ma agua por­que me en­cuen­tro en ple­na me­no­pau­sia. Pe­ro en vez de afec­tar­me, me es­ti­mu­la. Die­ron pre­mios a la solidaridad y uno fue des­ti­na­do a Pa­co Aran­go y su Fun­da­ción Ala­di­na, que in­ten­ta re­for­mar una UCI in­fan­til del hos­pi­tal Ni­ño Je­sús. An­te una Jo­sé To­le­do lla­ma­ti­va en fuc­sia, re­pe­ti­do co­lor del ve­rano, la siem­pre im­pos­ta­da Nu­ria March re­pre­sen­tó a Fo­llie-Fo­llie y una pla­tea­da Tony Acos­ta co­gió el de co­ra­zón so­li­da­rio. ¿O era so­li­ta­rio?, no creo Lle­vó re­mi­ra­do pa­la­bra de ho­nor na­da ha­bi­tual.

“De mi ex ni si­quie­ra ha­blo, y to­da­vía me­nos de sus pa­dres”. Se re­fe­ría a Na­ta­lia y Rap­hael, a pun­to de enor­me con­cier­to ma­dri­le­ño. Tony cam­bió de es­ti­lo, de per­so­na­li­dad y has­ta de voz. Ya no ce­cea co­mo al ha­cer tea­tro con Lo­li­ta, que si­gue ex­pri­mien­do La pla­za del dia­man­te co­mo en­tre ova­cio­nes Jor­ge Javier Vázquez es­tre­nó en Bar­ce­lo­na su au­to­bio­gra­fía Iba en se­rio con la per­so­nal Ki­ti Man­ver.

Ibi­cen­ca hippy, acu­dió la dul­ce Ca­ri­ti­na Go­ya­nes, las mo­re­nas Pa­tri­cia Ce­re­zo e Isa­bel Ab­du y con Mó­ni­ca Mar­tín Lu­que ton­teó un Pa­lo­mo Li­na­res Jr. que no en­ca­ja en na­da y va de fo­tó­gra­fo. Iba con pri­sas pa­ra cui­dar a su ma­dre Fio­na Fe­rrer y Ma­ría Mu­ñoz ex­hu­mó un Puc­ci ori­gi­nal del ves­tua­rio ma­terno digno de unir­se a un en­cor­ba­ta­do Jo­sé Or­te­ga Cano con la res­pon­do­na Glo­ria Ca­mi­la, que pre­ci­sa de un cur­so ace­le­ra­do de bue­nas ma­ne­ras pa­ra po­der ser co­mo quien la adop­tó.

Sa­mant­ha Va­lle­jo-Ná­je­ra con Mas­si Mas­su­meh, su hi­ja Nas­rin e Isa­bel Ab­do An­ne Igartiburu

Plá­ci­do Do­min­go

Al­fon­so Cor­ti­na con su mu­jer, Mi­riam La­pi­que, y Nu­ria Gon­zá­lez Los em­ba­ja­do­res de Fran­cia con Car­men Mau­ra Jo­sé Or­te­ga Cano con su hi­ja Glo­ria Ca­mi­la Jo­se To­le­do To­ni Acos­ta

Ro­cío Ca­rras­co Ma­ría Bra­vo con su no­vio, Ni­co­lás Es­cá­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.