Has­ta el in­fi­ni­to y... Más allá

Lle­ga la de­ci­mo­ter­ce­ra pe­lí­cu­la de la se­rie Star Trek. Aho­ra ya sa­be­mos que no se aca­ba­rá nun­ca.

Tiempo - - SUMARIO - Je­sús Ca­sa­ñas

Al pin­char la agu­ja, una gui­ta­rra gor­da y so­li­ta­ria rom­pe el si­len­cio con Tu co­ra­zón, don­de Ro­be Inies­ta plas­ma su tor­tuo­sa for­ma de ver las re­la­cio­nes amo­ro­sas. Ro­sen­do Mer­ca­do pres­ta su voz a La can­ción de los ofi­cios, a la que ni si­quie­ra los arre­glos de piano lo­gran ablan­dar. Pre­cio­sa y des­car­na­da Que­man­do tus re­cuer­dos, la más re­cor­da­da, cu­ya acús­ti­ca pri­me­ra par­te ter­mi­na de­vo­ra­da por el an­sia vi­va do­mi­nan­te. De­nun­cia de la bar­ba­rie co­lo­ni­za­do­ra en V Cen­te­na­rio an­tes de J. D. La cen­tral nu­clear y su im­pa­ga­ble jo­ti­lla po­pu­lar de aper­tu­ra, que (al igual que en Ex­tre­may­du­ra) aca­ba tam­bién en­gu­lli­da por la ca­ña bu­rra.

La ca­ra B arranca con la par­te más ári­da del tra­ba­jo, don­de las de­cla­ra­cio­nes de prin­ci­pios de Ni prín­ci­pes ni prin­ce­sas dan pa­so a las des­ven­tu­ras he­roi­nó­ma­nas de Pe­rro ca­lle­je­ro. La fres­cu­ra vuel­ve con De­sidia y sus li­gues dis­co­te­que­ros (par­te bai­lon­ga in­clui­da) pa­ra ac­to se­gui­do vo­mi­tar su des­pre­cio so­cial en Re­so­lu­ción. Aca­ba igual que em­pie­za, con la gui­ta­rra más in­tui­ti­va que téc­ni­ca de Ro­be ju­gue­tean­do en so­li­ta­rio has­ta lle­gar al riff del me­jor cor­te del ál­bum, Ne­ce­si­to dro­ga y amor, cu­yo tí­tu­lo re­su­me bas­tan­te bien es­ta etapa del mú­si­co pla­cen­tino.

To­do y na­da tie­ne que ver aque­lla ban­da –in­te­gra­da por Luis, Von Fan­ta (ba­te­ría); Car­los, el Sucio ( ba­jo), y Sa­lo (que se pa­sa­ba a la gui­ta­rra so­lis­ta, de­jan­do a Ro­be la rít­mi­ca pa­ra cen­trar­se en la voz)– con la de aho­ra. Mu­chas vuel­tas da­ría la vi­da del can­tan­te has­ta asen­tar la for­ma­ción ac­tual, con Can­te­ra co­mo ba­te­ris­ta, Mi­guel Colino co­mo ba­jis­ta y Bil­bao co­mo ba­se de ope­ra­cio­nes. To­do, por su­pues­to, gra­cias a Iña­ki, Uoho, Antón, que tras la di­so­lu­ción de Pla­te­ro y tú pu­do de­di­car­se de lleno a las guitarras y arre­glos de Ex­tre­mo­du­ro. Cul­pa su­ya tam­bién que el so­ni­do ac­tual sea to­do lo con­tra­rio al de en­ton­ces: muy pro­du­ci­do, pe­ro mu­cho me­nos fres­co.

Aho­ra en­con­tra­mos a un Ro­be to­tal­men­te lim­pio des­de hace años (al con­tra­rio de lo que mu­chos pien­san) y apa­sio­na­do por la ex­pe­ri­men­ta­ción y el rock sin­fó­ni­co, que man­tie­ne no obs­tan­te su vis­ce­ra­li­dad, su ori­gi­na­li­dad, su au­ten­ti­ci­dad y, so­bre to­do, su vo­lun­tad de ha­cer lo que le vie­ne en ga­na.

Cla­ves de que, a pe­sar de ser alér­gi­co al apa­ra­to pro­mo­cio­nal, Ex­tre­mo­du­ro sea una de las ban­das con más ven­tas de nues­tro país. Dios sal­ve al Rey de Ex­tre­ma­du­ra.

Mu­chas vuel­tas ha da­do la vi­da has­ta lle­gar a la for­ma­ción ac­tual de la ve­te­ra­na ban­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.