Un DNI ca­ta­lán por so­lo 6 eu­ros

El ne­go­cio de los do­cu­men­tos de iden­ti­dad ca­ta­la­nes ha cre­ci­do co­mo la es­pu­ma en los úl­ti­mos años.

Tiempo - - SUMARIO - A. Fer­nán­dez www.tiem­po­dehoy.com

Va­rias webs y em­pre­sas dis­tri­bu­yen do­cu­men­tos de iden­ti­dad na­cio­nal ca­ta­la­na tan­to en tien­das co­mo a tra­vés de In­ter­net. Ca­re­cen de va­lor le­gal, pe­ro el fer­vor in­de­pen­den­tis­ta ha pro­pi­cia­do un ne­go­cio que tie­ne mi­les de se­gui­do­res.

El pri­me­ro fue di­se­ña­do por el sa­cer­do­te Jo­sep Dal­mau en 1981 y se pue­de ad­qui­rir en la li­bre­ría Les Vol­tes, en Ge­ro­na, o bien se pue­de so­li­ci­tar a tra­vés de In­ter­net. La tien­da es­tá re­gen­ta­da por la Fun­da­ción Lli­bre­ria Les Vol­tes. El do­cu­men­to lle­va en su an­ver­so el es­cu­do de Sant Jor­di y en su re­ver­so, el “de­cá­lo­go del na­cio­na­lis­ta ca­ta­lán”. En­tre los man­da­mien­tos, uno dice: “La tie­rra es sa­gra­da. Trai­dor quien ose pro­fa­nar­la”. Otro: “No sir­vas a los ene­mi­gos de tu pue­blo. Son ene­mi­gos de to­dos los pue­blos del mun­do”. Tam­bién re­za: “Sé crí­ti­co: Ca­ta­lu­ña no es la me­jor tie­rra, es sim­ple­men­te la tu­ya” y “No im­pon­gas a na­die tu na­cio­na­li­dad. Ca­ta­lu­ña es tie­rra de li­ber­tad”. Cues­ta 10 eu­ros.

“La idea fue del sa­cer­do­te Jo­sep Dal­mau en 1981 y des­de el pri­mer mo­men­to co­la­bo­ra­mos en esa ini­cia­ti­va. Era una ma­ne­ra de in­cen­ti­var el in­de­pen­den­tis­mo, que en­ton­ces es­ta­ba en pa­ña­les, una ma­ne­ra de dis­tin­guir­se y de ha­cer cam­pa­ña de con­cien­cia­ción de la gen­te”, ex­pli­ca a TIEM­PO Joan Ma­ta­ma­la, ac­tual di­rec­tor de la li­bre­ría y nie­to de Fe­liu Ma­ta­ma­la, uno de los 43 fun­da­do­res del pro­yec­to cul­tu­ral en 1963. La fun­da­ción que am­pa­ra el pro­yec­to ha re­par­ti­do más

de 93.000 car­nés y no guar­da nin­gún ar­chi­vo de los ti­tu­la­res de los do­cu­men­tos.

El mis­mo ori­gen tu­vo otro DNI que co­mer­cia­li­za una em­pre­sa de Te­rras­sa, Salph Mul­ti­me­dia, pro­pie­dad de Sal­va Puig, don­de se ubi­ca la As­so­cia­ció dni. cat. Cues­ta 11 eu­ros, y es de los Paï­sos Ca­ta­lans. Tam­bién se rea­li­za un do­cu­men­to ca­si idén­ti­co, el Cer­ti­fi­ca­do de Iden­ti­dad de Ca­ta­lu­ña. La idea na­ció en 2004. Se pu­so en mar­cha en 2008 y has­ta el 14 de ju­lio úl­ti­mo, ha­bía ven­di­do 2.783 do­cu­men­tos.

El ori­gen de es­te do­cu­men­to, ase­gu­ran en la As­so­cia­ció DNI.cat, es el de Jo­sep Dal­mau con al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes. Los da­tos –dice la web– se guar­dan “en un ar­chi­vo confidencial, que en un fu­tu­ro, siem­pre de­pen­dien­do del nú­me­ro de usua­rios, usa­re­mos pa­ra pe­dir su le­ga­li­dad”. En­tre los pos­tu­la­dos de esa aso­cia­ción es­tá el “ex­po­lio” de Ca­ta­lu­ña por par­te de Es­pa­ña y que los es­tu­dian­tes ca­ta­la­nes re­ci­ben so­lo el 5% de las be­cas del Es­ta­do mien­tras que los de Ma­drid re­ci­ben el 58%.

La web ra­coin­de­pen­den­tis­ta.cat lle­va el DNI a la pro­pia ca­sa por 7,5 eu­ros. Es­ta pá­gi­na de In­ter­net co­mer­cia­li­za tam­bién ad­he­si­vos con la es­te­la­da, la ba­rre­ti­na, el bu­rro ca­ta­lán o pe­ga­ti­nas con el CAT pa­ra la ma­trí­cu­la de los co­ches. Pa­ra ha­cer­se es­te do­cu­men­to so­lo hace fal­ta en­viar una ima­gen di­gi­tal con un mí­ni­mo de 500 pí­xe­les y en­viar los da­tos. Com­pran­do uno re­ga­lan un ejem­plar de la Cons­ti­tu­ción de Ca­ta­lu­ña y un jue­go de ocho ad­he­si­vos en vi­ni­lo.

Si­mi­lar al es­pa­ñol.

En 1988, el Par­tit per la In­de­pen­dèn­cia (PI), una es­ci­sión de ERC que ha­bían pro­ta­go­ni­za­do Àn­gel Co­lom y Pi­lar Raho­la, edi­tó tam­bién un do­cu­men­to si­mi­lar del que se re­par­tie­ron más de 10.000 ejem­pla­res. En 1999, cuan­do el PI des­apa­re­ció, se de­ja­ron de emi­tir es­tos do­cu­men­tos. La Fundació Nous Ca­ta­lans, en­cua­dra­da den­tro de Con­ver­gèn­cia, emi­tió un do­cu­men­to lla­ma­do Car­net de Na­cio­na­li­dad Ca­ta­la­na, muy si­mi­lar al DNI es­pa­ñol, con un pre­cio de 6 eu­ros.

En 2008, Iden­ti­tat.cat emi­tió una tar­je­ta de PVC con chip, si­mi­lar a los DNI eu­ro­peos. Fue el bar­ce­lo­nés Lluís Ma­ta quien im­pul­só es­te pro­yec­to, al que aña­dió tam­bién el pa­sa­por­te ca­ta­lán. La no­ve­dad, en es­te ca­so, era que el 20% de los beneficios de la ven­ta de do­cu­men­tos iban a pa­rar a aso­cia­cio­nes que pro­mo­cio­nan la len­gua y la cul­tu­ra de los Paï­sos Ca­ta­lans. Ac­tual­men­te, es­ta en­ti­dad ya no re­par­te car­nés.

El pri­mer pro­yec­to na­ció hace ya más de tres dé­ca­das por ini­cia­ti­va pri­va­da

su ori­gen y aco­ge en su seno al te­rro­ris­ta es­pon­tá­neo por­que en­tre sus nor­mas es­tá una que dice que per­te­ne­cer a la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta es so­lo cues­tión de vo­lun­tad.

In­ter­net ha con­ver­ti­do en pres­cin­di­ble el con­tac­to fí­si­co; in­clu­so el ver­bal. El men­sa­je yiha­dis­ta lle­ga a to­das par­tes por cen­te­na­res de vías. No hace fal­ta nin­gún ac­to de fe. La coor­di­na­do­ra de la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta en la Au­dien­cia Na­cio­nal, la fis­cal Do­lo­res Del­ga­do, lo ha des­cri­to con cla­ri­dad: “In­ter­net y las re­des so­cia­les cons­ti­tu­yen en sí mis­mas una he­rra­mien­ta te­rro­ris­ta ma­te­rial que mar­ca un an­tes y un des­pués de un te­rro­ris­mo que se ha con­ver­ti­do en muy tec­no­ló­gi­co”. Y en un te­rro­ris­mo que ca­si ac­túa en tiem­po real. Lo que Lévy ha lla­ma­do la “ube­ri­za­ción” de “un te­rro­ris­mo de pro­xi­mi­dad y de ma­sas: Daesh es el ca­li­fa­to más Twit­ter”.

El ca­so ca­ta­lán.

Ya des­cu­bri­mos que una de las ba­ta­llas del EI es la de la co­mu­ni­ca­ción. No ha­cen fal­ta ór­de­nes pre­ci­sas, so­lo so­fla­mas a tra­vés de las re­des so­cia­les. En Fran­cia han gol­pea­do con es­pe­cial per­sis­ten­cia por­que hay un cal­do de cul­ti­vo con­tra el que na­da se hi­zo du­ran­te dé­ca­das. Y por­que es don­de, de mo­men­to, más fá­cil lo tie­nen. En Fran­cia hay unos seis mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes, la ma­yo­ría pa­cí­fi­cos. Pe­ro bas­ta con uno. Co­mo el re­fu­gia­do af­gano de 17 años que apu­ña­ló el pa­sa­do lu­nes a cua­tro per­so­nas en un tren al sur de Ale­ma­nia.

En Es­pa­ña au­men­ta la preo­cu­pa­ción por las ac­ti­tu­des de al­gu­nos jó­ve­nes mu­sul­ma­nes, es­pe­cial­men­te en Ca­ta­lu­ña. Du­ran­te mu­cho tiem­po la po­lí­ti­ca de los Go­bier­nos de la Ge­ne­ra­li­tat fue fa­vo­re­cer el re­agru­pa­mien­to fa­mi­liar de per­so­nas de ori­gen ma­gre­bí cu­yos idio­mas ma­ter­nos eran el ára­be y el fran­cés. No se que­rían la­ti­nos que ya ve­nían con el cas­te­llano apren­di­do y no iban a es­for­zar­se por sa­ber ca­ta­lán. Hoy vi­ven en Ca­ta­lu­ña más de 600.000 mu­sul­ma­nes vi­si­bles, una ter­ce­ra par­te de los re­si­den­tes en Es­pa­ña; hay unos 75.000 pa­quis­ta­níes y el nú­me­ro de mez­qui­tas sa­la­fis­tas –des­de don­de se pre­di­ca la con­ver­sión al is­lam de to­da la hu­ma­ni­dad por los me­dios que sea– ya al­can­za las 68, apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de las de­tec­ta­das en to­do el país. En los co­le­gios pú­bli­cos ca­da vez son más fre­cuen­tes las ac­ti­tu­des ra­di­ca­les, co­mo las de ado­les­cen­tes que se nie­gan a dar la mano a una pro­fe­so­ra por ser mu­jer o aque­llos otros que pi­den a sus pa­dres cam­biar a una es­cue­la que no sea mix­ta.

Nues­tra rea­li­dad mi­gra­to­ria es muy dis­tin­ta a la de Fran­cia, pe­ro eso ya no es ga­ran­tía de na­da. Y sin em­bar­go, aún es­ta­mos a tiem­po. La in­te­li­gen­cia y la re­pre­sión de las con­duc­tas vio­len­tas no bas­tan. Hay que ac­ti­var to­dos los me­ca­nis­mos pre­ven­ti­vos, em­pe­zan­do por las es­cue­las. Tam­po­co así es­ta­re­mos a sal­vo, pe­ro al me­nos ha­bre­mos in­ten­ta­do fre­nar el alar­man­te de­te­rio­ro de la con­vi­ven­cia que ya se de­tec­ta en al­gu­nos paí­ses y que pue­de con­du­cir­nos, co­mo ha aler­ta­do Jean-Ma­rie Co­lom­ba­ni, a una nueva gue­rra ci­vil en el co­ra­zón de Eu­ro­pa im­pul­sa­da por la ex­tre­ma de­re­cha y con no po­co apo­yo po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.