Je­sús Sán­chez-Qui­ño­nes

La ban­ca y los aho­rra­do­res tam­bién su­fren efec­tos se­cun­da­rios de los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos.

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS SÁN­CHEZ-QUI­ÑO­NES

El ti­po de in­te­rés es el pre­cio del di­ne­ro. Los ne­ga­ti­vos son una ano­ma­lía his­tó­ri­ca que ni si­quie­ra es­tá con­tem­pla­da en los li­bros de eco­no­mía. Tan­to es así, que in­clu­so en la pro­pia pá­gi­na web del Ban­co de Es­pa­ña, en su sec­ción del por­tal del clien­te ban­ca­rio de­fi­ne el in­te­rés (o ti­po de in­te­rés) co­mo “el pre­cio que se pa­ga por con­se­guir di­ne­ro du­ran­te un cier­to pe­rio­do de tiem­po. In­te­rés es lo que pa­ga us­ted a una en­ti­dad de cré­di­to a cam­bio de que le pres­te di­ne­ro, y tam­bién lo que le pa­ga la en­ti­dad a us­ted por de­jar­le una can­ti­dad de­ter­mi­na­da (en for­ma de de­pó­si­to o de tí­tu­los de ren­ta fi­ja, por ejem­plo)”. Es­ta de­fi­ni­ción no da op­ción a que se co­bre por pe­dir pres­ta­do di­ne­ro, es de­cir, a los ti­pos ne­ga­ti­vos.

El sis­te­ma eco­nó­mi­co en el que vi­vi­mos no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra li­diar con ti­pos de in­te­rés ce­ro o in­clu­so ne­ga­ti­vos. El ne­go­cio tra­di­cio­nal de la ban­ca se ha ba­sa­do en to­mar di­ne­ro pres­ta­do de los de­po­si­tan­tes a cam­bio de un de­ter­mi­na­do ti­po de in­te­rés y pres­tar di­chas can­ti­da­des a ma­yo­res pla­zos y un ti­po de in­te­rés su­pe­rior. Cuan­to ma­yor es la di­fe­ren­cia en­tre los ti­pos a lar­go pla­zo y los ti­pos a cor­to pla­zo, más cre­ce el be­ne­fi­cio ban­ca­rio. Cuan­do los ti­pos a cor­to y a lar­go pla­zo es­tán en ni­ve­les pa­re­ci­dos el mar­gen ban­ca­rio es in­fe­rior. A su vez, cuan­to me­no­res son los ti­pos de in­te­rés

ob­via­men­te me­nor es el mar­gen de beneficios de la ban­ca.

Ac­tual­men­te, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo co­bra a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras un 0,4% por las can­ti­da­des de­po­si­ta­das en el BCE (sí, sí, les co­bra, no les pa­ga). Pa­ra los ban­cos es muy di­fí­cil tras­la­dar di­cho cos­te a sus clien­tes. Ya han co­men­za­do a ha­cer­lo con las gran­des cuen­tas, car­gan­do in­tere­ses ne­ga­ti­vos a los saldos por en­ci­ma de cin­co mi­llo­nes de eu­ros. Cuan­to más tiem­po pa­se con ti­pos ne­ga­ti­vos au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de tras­pa­sar el cos­te de los ti­pos ne­ga­ti­vos a ma­yor nú­me­ro de clien­tes. Ca­da eu­ro de­po­si­ta­do en cuen­tas o de­pó­si­tos ban­ca­rios sin re­mu­ne­rar, tie­ne un cos­te ini­cial pa­ra el ban­co en cues­tión de al me­nos el 0,4%.

An­te los me­no­res már­ge­nes y el cos­te de man­te­ner li­qui­dez, los ban­cos pue­den ver­se ten­ta­dos a re­la­jar sus cri­te­rios de riesgos en la con­ce­sión de cré­di­to pa­ra evi­tar el cos­te de te­ner que de­po­si­tar la li­qui­dez so­bran­te en el BCE. La ex­pe­rien­cia re­cuer­da qué ocu­rre cuan­do se es de­ma­sia­do la­xo con los cré­di­tos.

Deu­da pú­bli­ca.

En los úl­ti­mos años la ban­ca ha con­se­gui­do una par­te no des­pre­cia­ble de sus beneficios fi­nan­cián­do­se a ti­pos ex­tre­ma­da­men­te re­du­ci­dos en el BCE, in­vir­tien­do di­chas can­ti­da­des en bo­nos so­be­ra­nos a ti­pos de in­te­rés con­si­de­ra­ble­men­te su­pe­rio­res (carry tra­de). Los bo­nos man­te­ni­dos en car­te­ra to­da­vía con­ser­van cuan­tio­sas plus­va­lías la­ten­tes acu­mu­la­das. Sin em­bar­go, se­gún ven­cen los bo­nos en car­te­ra se tor­na im­po­si­ble re­pe­tir la ope­ra­ción con la ad­qui­si­ción de nue­vos bo­nos so­be­ra­nos. La mi­tad de ellos se si­túan ya con ti­pos ne­ga­ti­vos en la Eu­ro­zo­na. Pa­ra lo­grar ape­nas un 1% de ren­ta­bi­li­dad en un bono emi­ti­do por el Te­so­ro es­pa­ñol es ne­ce­sa­rio acu­dir a pla­zos de 10 años.

Los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos equi­va­len a un im­pues­to so­bre la ban­ca y so­bre el aho­rro más con­ser­va­dor, que se ve for­za­do a asu­mir ries­go. Son una ano­ma­lía his­tó­ri­ca con per­ni­cio­sos efec­tos se­cun­da­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.