Ra­di­ca­lis­mo en Ca­ta­lu­ña

Au­men­ta la preo­cu­pa­ción por las ac­ti­tu­des ra­di­ca­les de al­gu­nos jó­ve­nes mu­sul­ma­nes re­si­den­tes en Es­pa­ña.

Tiempo - - SUMARIO - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

En el mun­do hay en­tre 1.500 y 1.700 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes. Los cálcu­los más sol­ven­tes coin­ci­den en ci­frar en unos 425 mi­llo­nes el nú­me­ro de ellos iden­ti­fi­ca­dos co­mo fun­da­men­ta­lis­tas par­ti­da­rios de cu­brir las ac­cio­nes de los yiha­dis­tas. Apro­xi­ma­da­men­te una quin­ta par­te de es­tos úl­ti­mos, al­re­de­dor de 75 mi­llo­nes, es­tá dis­pues­ta a per­pe­trar ac­tos te­rro­ris­tas, se­gún un in­for­me ela­bo­ra­do por Pew Re­search Cen­ter, Re­li­gion & Pu­blic Li­fe, un think tank con se­de en Was­hing­ton que ci­tan los pe­rio­dis­tas Eduar­do Mar­tín de Po­zue­lo y Jor­di Bor­das en su libro Ob­je­ti­vo: Ca­li­fa­to Uni­ver­sal.

Des­de el aten­ta­do con­tra las Torres Ge­me­las del 11 de sep­tiem­bre de 2001, en Oc­ci­den­te es­ta­mos su­frien­do con es­pe­cial in­ten­si­dad el im­pac­to de es­ta rea­li­dad: más de 8.000 muer­tos des­de en­ton­ces, de acuer­do con los da­tos que ma­ne­ja la Glo­bal Te­rro­rism Da­ta­ba­se. Un gua­ris­mo de­men­cial, pe­ro muy in­fe­rior al re­cuen­to que es­ta mis­ma or­ga­ni­za­ción hace de las víc­ti­mas de la bar­ba­rie yiha­dis­ta en los paí­ses mu­sul­ma­nes: unas 70.000 per­so­nas ase­si­na­das en­tre aque­lla fe­cha y lo que lle­va­mos de 2016.

Na­da nue­vo ba­jo el sol en paí­ses co­mo Si­ria, Af­ga­nis­tán, Irak, In­dia, Ni­ge­ria, Egip­to, Tú­nez y otros en los que, co­mo di­cen Mar­tín de Po­zue­lo y Bor­das, su­fren un 11-M ca­si a dia­rio. Des­de que exis­ten es­ta­dís­ti­cas más o me­nos fia­bles, allá por 1948, al­re­de­dor de 11 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes han si­do ase­si­na­dos vio­len­ta­men­te en sus paí­ses, la in­men­sa ma­yo­ría de ellos en en­fren­ta­mien­tos re­li­gio­sos.

Es es­te, el fa­na­tis­mo re­li­gio­so, el fac­tor sin el cual na­da se en­tien­de. El ne­xo de unión de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) y los mal lla­ma­dos “lo­bos so­li­ta­rios”. Co­mo es­cri­bía Ber­nard-Hen­ri Lévy tras el aten­ta­do de Ni­za, “se pue­de ser un sol­da­do del nue­vo ejér­ci­to y no ha­ber si­do re­clu­ta­do, ni adies­tra­do, ni si­quie­ra con­tac­ta­do nun­ca”. Así es. El EI no pi­de el car­né de te­rro­ris­ta cuan­do reivin­di­ca la ac­ción cri­mi­nal de al­guien cu­ya exis­ten­cia des­co­no­cía. In­da­ga so­bre

De­ten­ción de un in­te­gran­te de una red de cap­ta­ción de yiha­dis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.