Ani­ma­les que he­re­dan

Sus amos les han in­clui­do en sus tes­ta­men­tos, ha­cién­do­les be­ne­fi­cia­rios de bue­na par­te de sus for­tu­nas.

Tiempo - - SUMARIO - Ma­cu Llo­ren­te

Tie­nen más suer­te que la ma­yo­ría de los mor­ta­les. Po­si­ble­men­te ellos no tie­nen ni idea, pe­ro vi­ven en man­sio­nes y se pa­sean en li­mu­si­nas. Pa­ra mu­chos aman­tes de los ani­ma­les, su mas­co­ta es prác­ti­ca­men­te uno más en la fa­mi­lia, pe­ro tam­bién hay quien no en­tien­de de lí­mi­tes a la ho­ra de in­cluir­los en sus pla­nes y no los ol­vi­dan ni des­pués de muer­tos. Y aun­que a más de uno le pa­rez­ca una lo­cu­ra, al­gu­nos han si­do ca­pa­ces de lle­var has­ta el más allá su in­men­sa pa­sión por sus ani­ma­les de com­pa­ñía nom­brán­do­les be­ne­fi­cia­rios en su tes­ta­men­to.

Uno de ellos es Karl La­ger­feld, quien ha de­ci­di­do ofi­cia­li­zar el amor que sien­te por su ga­ta Choup­pet­te re­ser­van­do par­te de su for­tu­na pa­ra que la ga­ta la he­re­de cuan­do él mue­ra. De he­cho, to­do el di­ne­ro que el di­se­ña­dor ha ga­na­do con la pu­bli­ci­dad no lo ha to­ca­do, lo tie­ne guar­da­do con el pro­pó­si­to de ase­gu­rar que la vi­da del fe­lino no se vea afec­ta­da y con­ti­núe vi­vien­do en las mis­mas con­di­cio­nes que aho­ra cuan­do él fal­te. Y no es el úni­co fa­mo­so que mues­tra un afec­to des­me­di­do ha­cia sus mas­co­tas. La pre­sen­ta­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na Oprah Win­frey tam­bién ha he­cho pla­nes en la mis­ma di­rec­ción. Los be­ne­fi­cia­rios son sus cin­co pe­rros, a los que tras su muer­te de­ja­rá 30 mi­llo­nes de dó­la­res, lo que equi­va­le a al­go más de 5 mi­llo­nes de eu­ros por ca­be­za pe­rru­na, y a los que ya les es­pe­ra una vi­da de pe­rros tan en­vi­dia­ble que mu­chos la que­rrían pa­ra sí. Y es que de­jar los bie­nes en he­ren­cia a un ani­mal

es una ex­cen­tri­ci­dad que en oca­sio­nes se hace rea­li­dad. Y aun­que en nues­tro país una si­tua­ción así no es ad­mi­ti­da por la le­gis­la­ción, que ex­clu­ye de un mo­do im­plí­ci­to la do­na­ción de bie­nes a ani­ma­les, hay otros paí­ses, co­mo Fran­cia o Ita­lia, don­de los ani­ma­les no pue­den ser he­re­de­ros di­rec­tos, pe­ro sí en­tra den­tro de lo le­gal de­jar el di­ne­ro a una per­so­na o aso­cia­ción que se ha­ga car­go del ani­mal y de su cui­da­do. Sin em­bar­go, en Es­ta­dos Uni­dos el te­ma no sue­na tan ex­tra­ño e in­clu­so en mu­chos ca­sos es des­me­di­do. De he­cho, en­tre el 12% y 27% de los due­ños de mas­co­tas se acuer­dan de ellas a la ho­ra de re­dac­tar su tes­ta­men­to, se­gún un in­for­me de la Uni­ver­si­dad de Le­yes de Was­hing­ton, y es al­go tan fre­cuen­te que 39 Es­ta­dos cuen­tan con una re­gu­la­ción es­pe­cí­fi­ca en es­te te­ma.

Una vi­da pe­rru­na de lu­jo. En la ma­yo­ría de los ca­sos es­te ti­po de do­na­cio­nes son re­la­ti­va­men­te pe­que­ñas, en torno a los 30.000 dó­la­res (26.973 eu­ros), pe­ro tam­bién hay ex­cep­cio­nes que ha­cen que al­gu­nas mas­co­tas ter­mi­nen co­mo pro­pie­ta­rios de mi­llo­nes de dó­la­res, ca­sas, jo­yas y con una vi­da de lu­jo ase­gu­ra­da has­ta su muer­te. In­clu­so yen­do un pa­so más allá, los es­ta­dou­ni­den­ses pue­den le­gar su for­tu­na a un ani­mal des­he­re­dan­do a los pro­pios hi­jos, co­mo su­ce­dió con Trou­ble, un afor­tu­na­do bi­chón mal­tés neo­yor­quino a quien su due­ña, Leo­na Hems­ley, le­gó na­da me­nos que 12 mi­llo­nes de dó­la­res (10,78 mi­llo­nes de eu­ros), que­dan­do el her­mano de la fa­lle­ci­da en­car­ga­do de ad­mi­nis­trar se­me­jan­te for­tu­na. La mul­ti­mi­llo­na­ria le de­jó a su que­ri­da mas­co­ta mu­cho más di­ne­ro que a al­gu­nos de sus nie­tos e in­clu­so a al­guno de ellos lo des­he­re­dó.

Otro ani­mal afor­tu­na­do es Tom­ma­sino, un fe­lino ita­liano que de es­tar aban­do­na­do y bus­cán­do­se la vi­da en la ca­lle, pa­só a con­ver­tir­se en to­do un pri­vi­le­gia­do mi­llo­na­rio. Su ama lo en­con­tró va­gan­do por la ca­lle y lo lle­vó a su ca­sa. La an­cia­na, que no te­nía fa­mi­lia pe­ro sí mu­chas pro­pie­da­des, de­ci­dió que al fal­tar ella su ga­to con­ti­nua­ría dis­fru­tan­do de su for­tu­na, que as­cen­día a más de 13 mi­llo­nes de dó­la­res (11, 68 mi­llo­nes de eu­ros), con­vir­tién­do­lo de la no­che a la ma­ña­na en el ani­mal más ri­co del pla­ne­ta. Al más pu­ro es­ti­lo de Pan­cho, el pe­rro mi­llo­na­rio de los anun­cios, hay mas­co­tas que gra­cias a la ge­ne­ro­si­dad y ex­cen­tri­ci­dad de sus amos se han ase­gu­ra­do una vi­da de pe­rros y ga­tos ver­da­de­ra­men­te en­vi­dia­ble.

El mo­dis­to Karl La­ger­feld es uno de los que ha de­ci­di­do le­gar par­te de su for­tu­na a su ga­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.