His­to­rias de la his­to­ria

París, 23 de ju­lio de 1945. Co­mien­za el jui­cio a Pé­tain. Se­rá con­de­na­do a muer­te.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS RE­YES

Le ha­bían lla­ma­do “el sal­va­dor de la pa­tria” en dos oca­sio­nes, en 1916 y en 1940. Na­die po­nía en du­da sus mé­ri­tos en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, cuan­do de­tu­vo en Ver­dun la más te­rri­ble ofen­si­va ale­ma­na, y la ma­yo­ría del país –De Gau­lle apar­te– lo re­ci­bió co­mo un me­sías en la Se­gun­da, cuan­do se hi­zo car­go del po­der en el mo­men­to en que la in­va­sión ale­ma­na era im­pa­ra­ble y ha­bía ba­rri­do al Ejér­ci­to fran­cés. Pe­ro lue­go, du­ran­te la ocu­pa­ción na­zi, Philippe Pé­tain, el vie­jo mariscal, asu­mió un pa­pel la­ca­yo de los na­zis, en­vian­do in­clu­so a los ju­díos fran­ce­ses al cam­po de ex­ter­mi­nio.

Si Hitler hu­bie­se ga­na­do la gue­rra, la His­to­ria ha­bría enal­te­ci­do al vie­jo mariscal co­mo la fi­gu­ra pru­den­te y be­ne­fac­to­ra que ve­ló por Fran­cia en sus peo­res ho­ras. Pe­ro al per­der Hitler apa­re­cía sim­ple­men­te co­mo el co­la­bo­ra­cio­nis­ta nú­me­ro uno, el gran trai­dor. An­te el avan­ce alia­do, Pé­tain se ha­bía re­ti­ra­do en agos­to de 1944 a Ale­ma­nia, es­ta­ble­cien­do un “Go­bierno en el exi­lio” en el cas­ti­llo de Sig­ma­rin­gen. Pe­ro en abril del 45, cuan­do to­do es­ta­ba per­di­do pa­ra los na­zis, de­ci­dió re­gre­sar a Fran­cia.

De Gau­lle cuen­ta en sus Me­mo­rias de gue­rra que “desea­ba que cual­quier pe­ri­pe­cia hu­bie­se man­te­ni­do ale­ja­do de Fran­cia a es­te acu­sa­do de 89 años”, an­te el cual ha­bía sen­ti­mien­tos tan opues­tos. Los pe­rió­di­cos de la Re­sis­ten­cia re­cla­ma­ban el fu­si­la­mien­to del trai­dor, pe­ro mi­llo­nes de fran­ce­ses le veían co­mo una fi­gu­ra pa­ter­nal, por no ha­blar de su an­ti­guo pa­pel co­mo hé­roe na­cio­nal. De Gau­lle or­de­nó un jui­cio rá­pi­do, pa­ra po­der sol­tar la pa­ta­ta ca­lien­te, y de he­cho la ins­truc­ción ju­di­cial fue una cha­pu­za, pues no bus­có tes­ti­gos ni prue­bas do­cu­men­ta­les, y los in­te­rro­ga­to­rios al acu­sa­do tro­pe­za­ban con su pér­di­da se­nil de la me­mo­ria.

Lo mis­mo pue­de de­cir­se del jui­cio en sí, pues aun­que Fran­ce-Soir ti­tu­la­se “El más gran­de pro­ce­so de nues­tra His­to­ria ha co­men­za­do”, el es­cri­tor y pe­rio­dis­ta Jo­seph Kes­sel, ju­dío y com­ba­tien­te de la Fran­cia Li­bre, lo ca­li­fi­có de “po­bre dra­ma bur­gués”. El pro­ce­so se ce­le­bra­ría en el im­po­nen­te Pa­lais de Jus­ti­ce de París, don­de ha­bían juz­ga­do a Ma­ría An­to­nie­ta, pe­ro se eli­gió una sa­la pe­que­ña pa­ra que no cu­pie­se mu­cho pú­bli­co. El tri­bu­nal lu­cía to­da su pa­ra­fer­na­lia de to­gas ro­jas y ar­mi­ños, pe­ro se for­mó un ju­ra­do es­pe­cial que ofre­cie­se ga­ran­tías... de con­de­na. Es­ta­ba for­ma­do por do­ce dipu­tados y se­na­do­res de par­ti­dos de iz­quier­das, y por do­ce miem­bros de la Re­sis­ten­cia.

Al­ta tem­pe­ra­tu­ra. El 23 de ju­lio, con París ba­jo un ca­lor so­fo­can­te y ma­ni­fes­ta­cio­nes por los Cam­pos Elí­seos de su­per­vi­vien­tes de los cam­pos na­zis con sus tra­jes a ra­yas de pri­sio­ne­ros, co­mien­za la vis­ta. Pé­tain se presenta im­pe­ca­ble en su uni­for­me de mariscal, con guan­tes blan­cos de piel de ca­me­llo. El pre­si­den­te del tri­bu­nal, el ma­gis­tra­do Mon­gi­beaux, im­pre­sio­nan­te en su to­ga ro­ja y bar­ba blan­ca, hace una pre­sen­ta­ción sig­ni­fi­ca­ti­va: “Si no­so­tros juz­ga­mos aquí a un acu­sa­do, la His­to­ria juz­ga­rá un día a los jue­ces”. Es­tá cla­ro que es­te ac­to es mu­cho más que un pro­ce­so ju­di­cial, que más allá de im­par­tir jus­ti­cia se es­tá ha­cien­do His­to­ria.

In­me­dia­ta­men­te, el abo­ga­do de Pé­tain plan­tea que el tri­bu­nal es in­com­pe­ten­te. El tri­bu­nal re­cha­za esa ale­ga­ción y lee las acu­sa­cio­nes que pe­san so­bre Pé­tain, que ha te­ni­do “una vo­lun­tad de com­pla­cen­cia [con el enemi­go] equi­va­len­te a la trai­ción”, y co­mo je­fe del Es­ta­do ha si­do “un aso­cia­do a las ór­de­nes del Füh­rer”. En de­fi­ni­ti­va se pre­sen­tan dos car­gos, “aten­ta­do con­tra la se­gu­ri­dad in­te­rior del Es­ta­do” e “in­te­li­gen­cia con el enemi­go”. Son car­gos ge­né­ri­cos, pues las pri­sas por aca­bar el pro­ce­so elu­den las acu­sa­cio­nes con­cre­tas. No se en­tra, por ejem­plo, en de­ta­llar la per­se­cu­ción de los ju­díos por el Go­bierno de Vichy, su ma­yor cri­men.

El tri­bu­nal pro­ce­de a con­ti­nua­ción al in­te­rro­ga­to­rio del reo, pe­ro el vie­jo mariscal pi­de leer una de­cla­ra­ción que lle­va es­cri­ta. Afir­ma que ha si­do el pue­blo fran­cés quien le en­tre­gó el po­der, y que se sien­te obli­ga­do a res­pon­der an­te ese pue­blo, pe­ro no an­te el tri­bu­nal. En con­se­cuen­cia, dice, “no res­pon­de­ré a nin­gu­na pre­gun­ta” del tri­bu­nal. Con­clu­ye afir­man­do que el po­der que le en­tre­gó el pue­blo “lo he usa­do co­mo un es­cu­do pa­ra pro­te­ger al pue­blo fran­cés”. Des­pués se re­fu­gia en un si­len­cio que po­cas ve­ces rom­pe­rá en las si­guien­tes se­sio­nes.

A fal­ta de au­tén­ti­cos tes­ti­gos pro­ce­sa­les, por el es­ca­ño de los tes­ti­gos van a pa­sar las gran­des fi­gu­ras po­lí­ti­cas co­mo los ex je­fes de Go­bierno He­rriot, Blum, Da­la­dier, Rey­naud, o el úl­ti­mo pre­si­den­te de la III Re­pú­bli­ca, Le­brun. Edouard Da­la­dier de­cla­ra a una pre­gun­ta de la de­fen­sa: “En con­cien­cia creo que el mariscal Pé­tain ha trai­cio­na­do los de­be­res de su car­go”. El an­ciano Léon Blum, ju­dío y so­cia­lis­ta, dice que “trai­cio­nar es en­tre­gar” y que Pé­tain le ha en­tre­ga­do a los na­zis to­do lo que han que­ri­do. Qui­zá pien­se en los 120.000 ju­díos fran­ce­ses en­tre­ga­dos a la Ges­ta­po, de los que so­lo han so­bre­vi­vi­do 1.500. Emo­ti­va re­sul­ta la de­cla­ra­ción de Paul Arrig­hi, pre­si­den­te del co­le­gio de

La pe­na de muer­te de Pé­tain se con­mu­tó por ca­de­na per­pe­tua a cau­sa de sus 89 años

abo­ga­dos, re­sis­ten­te y de­por­ta­do, que ha vis­to mo­rir a su hi­jo en el cam­po de Maut­hau­sen, pe­ro la que des­pier­ta más ex­pec­ta­ción es la de Pie­rre La­val, el je­fe de Go­bierno de Pé­tain, en­tu­sias­ta co­la­bo­ra­cio­nis­ta, a quien los abo­ga­dos del mariscal in­ten­tan ha­cer car­gar con las cul­pas. La­val no acep­ta el pa­pel de chi­vo ex­pia­to­rio y acu­sa a Pé­tain, pa­ra que cai­ga con él –tres me­ses des­pués el pro­pio La­val se­rá juz­ga­do y fu­si­la­do–.

El turno del fis­cal es de­mo­le­dor. Echa por tie­rra la tesis de los par­ti­da­rios de Pé­tain se­gún la cual gra­cias a su co­la­bo­ra­ción ha aho­rra­do su­fri­mien­tos a los fran­ce­ses. “No me lo creo”, dice el fis­cal, que enu­me­ra los 150.000 fran­ce­ses fu­si­la­dos por los ale­ma­nes, los 750.000 tra­ba­ja­do­res for­zo­sos, los 100.000 exi­la­dos y el cuar­to de mi­llón de de­por­ta­dos, con el ex­ter­mi­nio de ca­si 120.000 ju­díos. A la Bél­gi­ca ocu­pa­da le ha ido mu­cho me­jor sin un Pé­tain co­la­bo­ran­do con Hitler.

La sentencia se de­ci­de a las 4 de la ma­ña­na del 15 de agos­to, y sa­can de la ca­ma al vie­jo mariscal pa­ra que la es­cu­che. Por 14 vo­tos fren­te a 13 (3 ma­gis­tra­dos y 24 ju­ra­dos) es con­de­na­do “a muer­te y a la in­dig­ni­dad na­cio­nal”. Pé­tain, ago­ta­do, som­no­lien­to y se­nil, no se en­te­ra y le pre­gun­ta a su abo­ga­do: “¿Qué es lo que pa­sa?”.

El tri­bu­nal re­co­mien­da con­mu­tar la sentencia por ca­de­na per­pe­tua, a cau­sa de la avan­za­da edad –89 años– del reo, y De Gau­lle, a quien re­pug­na fu­si­lar a un mariscal de Fran­cia, se aga­rra a la ex­cu­sa. Philippe Pé­tain fa­lle­ce­rá en su pri­sión de la Is­la de Yeu seis años más tar­de.

Pé­tain, en uni­for­me de mariscal, com­pa­re­ce an­te el tri­bu­nal en una sa­la pe­que­ña y aba­rro­ta­da de gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.