Ga­briel Elo­rria­ga

Tiempo - - SUMARIO - GA­BRIEL ELO­RRIA­GA

Los acuer­dos al­can­za­dos pa­ra la con­fi­gu­ra­ción de las Me­sas del Con­gre­so y el Se­na­do han lle­va­do a mu­chos a pen­sar que la in­ves­ti­du­ra de un nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno es­tá ya muy cer­ca. Se ol­vi­da con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad que una vo­ta­ción y otra tie­nen muy po­co en co­mún. Las Me­sas re­sul­tan inevi­ta­ble­men­te cons­ti­tui­das el pri­mer día de la legislatura; pues­to que no exis­te la po­si­bi­li­dad de ve­to –ya que re­sul­ta ele­gi­do pa­ra ca­da uno de los pues­tos aquel que reúne más vo­tos– to­dos se ven im­pe­li­dos a bus­car acuer­dos. Los pac­tos al­can­za­dos, sin em­bar­go, no son tras­la­da­bles más allá de sus pro­pios tér­mi­nos. Es im­pen­sa­ble que Con­ver­gèn­cia, apun­ta­la­da por ERC y la CUP en la Ge­ne­ra­li­tat, pue­da en­con­trar es­pa­cio pa­ra el en­ten­di­mien­to con el Par­ti­do Po­pu­lar de ca­ra a la pró­xi­ma legislatura.

Es­te es­pe­jis­mo ha desata­do un en­tu­sias­mo pue­ril en el en­torno de Pe­dro Sán­chez. Con­ven­ci­dos de que su úni­ca ba­za an­te la mi­li­tan­cia so­cia­lis­ta es co­lo­car­se en una po­si­ción in­tran­si­gen­te an­te cual­quier for­ma de en­ten­di­mien­to con Ma­riano Ra­joy, sue­ñan con una ma­yo­ría al­ter­na­ti­va que apar­te de ellos el amar­go cá­liz de la ne­go­cia­ción res­pon­sa­ble y evi­te una nueva re­pe­ti­ción de elec­cio­nes. Pe­ro se equi­vo­can; en es­ta co­yun­tu­ra la ca­pa­ci­dad efec­ti­va de go­ber­nar pa­sa in- de­fec­ti­ble­men­te por la co­la­bo­ra­ción o, al me­nos, una cier­ta com­pli­ci­dad en­tre so­cia­lis­tas y po­pu­la­res. Tras la fir­ma de la Cons­ti­tu­ción han si­do muy po­cos los acuer­dos im­por­tan­tes al­can­za­dos por los pro­ta­go­nis­tas del bi­par­ti­dis­mo. Los pac­tos au­to­nó­mi­cos de 1992, el Pac­to de To­le­do so­bre las pen­sio­nes en 1995, el acuer­do pa­ra el in­gre­so en la es­truc­tu­ra mi­li­tar de la OTAN en 1996, el pac­to antiterrorista del año 2000 o la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 2011 son ca­si los úni­cos ejem­plos. Y to­dos ellos, sal­vo nues­tro pa­pel en la Alian­za Atlán­ti­ca, han si­do pos­te­rior­men­te cues­tio­na­dos por el PSOE.

Mu­chos con­si­de­ran que los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas han te­ni­do un pe­so ex­ce­si­vo en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la a lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das. Se ofre­ce así una ex­cu­sa fá­cil que per­mi­te a los gran­des par­ti­dos na­cio­na­les ocul­tar su in­men­sa res­pon­sa­bi­li­dad en lo ocu­rri­do. En de­ma­sia­das oca­sio­nes, se han an­te­pues­to las prio­ri­da­des par­ti­dis­tas al in­te­rés ge­ne­ral arro­jan­do al ad­ver­sa­rio en ma­nos de gru­pos na­cio­na­lis­tas mi­no­ri­ta­rios, in­ten­tan­do mi­nar la cohe­ren­cia po­lí­ti­ca del otro y pro­te­gien­do la ex­pec­ta­ti­va de una al­ter­nan­cia fu­tu­ra. Con es­tas tác­ti­cas, ade­más, se ha de­ja­do en­ten­der a los votantes de los res­pec­ti­vos te­rri­to­rios que el res­pal­do a los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas era la me­jor op­ción pa­ra la de­fen­sa de sus le­gí­ti­mos in­tere­ses te­rri­to­ria­les. Que so­cia­lis­tas y po­pu­la­res su­men hoy, con­jun­ta­men­te, me­nos del 30% de los vo­tos en Ca­ta­lu­ña y el País Vas­co no es fru­to del azar sino de la per­se­ve­ran­cia en el error. El pro­ta­go­nis­mo a las fuer­zas na­cio­na­lis­tas se lo han re­ga­la­do quie­nes han si­do in­ca­pa­ces de abor­dar con­jun­ta­men­te los ele­men­tos bá­si­cos que or­de­nan nues­tra con­vi­ven­cia y, la­men­ta­ble­men­te, al­gu­nos exi­gen con­ti­nuar por la sen­da equi­vo­ca­da.

Han trans­cu­rri­do 80 años des­de que co­men­zó la Gue­rra Ci­vil, 60 des­de los sucesos de 1956 que plas­ma­ron el pri­mer in­ten­to cla­ro de re­con­ci­lia­ción en­tre los hi­jos de los com­ba­tien­tes, 40 des­de el arran­que de la Tran­si­ción y to­da­vía hay quien pre­ten­de que no es po­si­ble el en­ten­di­mien­to ca­bal y cons­truc­ti­vo en­tre los que de­fien­den op­cio­nes ideo­ló­gi­cas di­fe­ren­tes. Con­fie­mos en que la rea­li­dad les des­mien­ta.

EN ES­TA CO­YUN­TU­RA, LA CA­PA­CI­DAD EFEC­TI­VA DE GO­BER­NAR PA­SA IN­DE­FEC­TI­BLE­MEN­TE POR LA CO­LA­BO­RA­CIÓN O, AL ME­NOS, UNA CIER­TA COM­PLI­CI­DAD EN­TRE SO­CIA­LIS­TAS Y PO­PU­LA­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.