Na­ti­vel Pre­cia­do

Tiempo - - SUMARIO - @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

La otra tar­de me per­dí en la ca­rre­te­ra que va des­de Gra­na­da a An­te­que­ra, por lo mal que es­tá se­ña­li­za­da la es­ta­ción de San­ta Ana, don­de pa­ra el AVE pro­ce­den­te de Málaga. So­lo hay un le­tre­ro im­per­cep­ti­ble don­de in­di­ca que de­bes ha­cer un gi­ro brus­co pa­ra to­mar el ca­mino de la es­ta­ción que, pa­ra ma­yor di­fi­cul­tad, que­da en sen­ti­do con­tra­rio. Es la úni­ca so­lu­ción pa­ra co­ger el AVE des­de Gra­na­da, una de las ciu­da­des con más atrac­ti­vo tu­rís­ti­co-cul­tu­ral del mun­do. No hay más que ver los fo­lle­tos tu­rís­ti­cos que in­clu­yen pla­yas con cli­ma sub­tro­pi­cal, ci­mas ne­va­das don­de prac­ti­car deportes de in­vierno, el le­ga­do de poe­tas y mú­si­cos ilus­tres y, por su­pues­to, el com­ple­jo pa­la­cie­go de la épo­ca an­da­lu­sí, La Al­ham­bra, el mo­nu­men­to más vi­si­ta­do de Es­pa­ña. La pro­pa­gan­da no dice una pa­la­bra de la pé­si­ma co­mu­ni­ca­ción de la ciu­dad an­da­lu­za a la que el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to se com­pro­me­tió a lle­var la al­ta ve­lo­ci­dad en 2015. A es­tas al­tu­ras no que­da ras­tro del com­pro­mi­so. No qui­sie­ra per­der­me en las pro­me­sas in­cum­pli­das del Go­bierno de turno, por­que mi que­ja va por otro ca­mino. A va­rios via­je­ros les su­ce­dió lo mis­mo que a mí, se per­die­ron y co­gie­ron el tren en el úl­ti­mo mo­men­to. Ya en ru­ta nos pu­si­mos de acuer­do pa­ra de­nun­ciar an­te Fo­men­to la desas­tro­sa se­ña­li­za­ción. La pro­tes­ta ini­cial que­dó di­lui­da en­tre va­rios ma­les­ta­res aña­di­dos. Un via­je­ro de 80 años se que­dó un buen ra­to en­ce­rra­do en el aseo por­que se blo­queó el sis­te­ma elec­tró­ni­co de aper­tu­ra de la puer­ta. A la al­tu­ra de Cór­do­ba, el ai­re acon­di­cio­na­do de­jó de fun­cio­nar. Los afec­ta­dos, evi­den­te­men­te, nos que­ja­mos y pe­di­mos ex­pli­ca­cio­nes al per­so­nal. La úni­ca res­pues­ta pa­ra am­bos ca­sos es que se tra­ta­ba de una ave­ría irre­pa­ra­ble en es­te mo­men­to y nos in­di­ca­ron los trá­mi­tes (por cier­to, na­da fá­ci­les) que de­be­ría­mos ha­cer pa­ra la re­cla­ma­ción al lle­gar a la es­ta­ción Ma­drid Puer­ta de Ato­cha.

To­do es­to su­ce­dió el 18 de ju­lio, a más de 40 gra­dos al sol. Lle­ga­mos a nues­tro des­tino su­do­ro­sos, ago­ta­dos, arras­tran­do el equi­pa­je por la ter­mi­nal, y sin la me­nor ga­na de ini­ciar el lar­go ca­mino de la pro­tes­ta. Nos so­me­ti­mos co­mo cor­de­ros a la si­guien­te tor­tu­ra de es­pe­rar el turno pa­ra co­ger el ta­xi, sin aña­dir más pro­ble­mas a los ya acu­mu­la­dos, y al­gu­nos nos hi­ci­mos la va­ga pro­me­sa de pre­sen­tar la re­cla­ma­ción más ade­lan­te. Me li­mi­to a re­se­ñar­lo en es­tas lí­neas por si, ca­sual­men­te, las le­ye­ra al­gún di­rec­ti­vo de Adif o Ren­fe o Fo­men­to o quien co­rres­pon­da, y tu­vie­ra a bien, al me­nos, se­ña­li­zar un po­co me­jor las in­di­ca­cio­nes de la ca­rre­te­ra. Lo cuen­to co­mo sín­to­ma de desáni­mo, es­cep­ti­cis­mo y de­cai­mien­to ge­ne­ra­li­za­do que nos in­va­de. Con­fia­mos po­co en un sis­te­ma que po­ne to­do ti­po de obs­tácu­los pa­ra es­cu­char el ma­les­tar co­lec­ti­vo y aten­der sus reivin­di­ca­cio­nes. Y aun­que nos gus­ta te­ner la fies­ta en paz, cuan­do no hay vías de es­ca­pe, el des­con­ten­to se va acu­mu­lan­do has­ta que el día mas ines­pe­ra­do ex­plo­ta y en­ton­ces na­die se lo ex­pli­ca.

CUAN­DO NO HAY VÍAS DE ES­CA­PE EL DES­CON­TEN­TO SE ACU­MU­LA Y ACA­BA EX­PLO­TAN­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.