Por la es­cua­dra

Ocho dé­ca­das des­pués del fi­nal de la Gue­rra Ci­vil per­ma­ne­ce la di­vi­sión en­tre es­pa­ño­les que es­ta­lló en 1936.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS AL­GO­RRI

No la co­noz­co pe­ro do­ña Ma­ría Te­les­fo­ra Ruiz Ro­drí­guez tie­ne que ser, por fuer­za, una mu­jer de ca­rác­ter. Y no es nin­gu­na ton­ta, eso se­gu­ro. Se li­cen­ció en De­re­cho y en Psi­co­lo­gía. Ha si­do du­ran­te vein­te años fun­cio­na­ria de al­to ni­vel en el Ayun­ta­mien­to de Gra­na­da. Ha ocu­pa­do car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en las áreas de Em­pleo y Deportes. Hace cin­co años sal­tó la ba­rre­ra y en­tró en la pe­lea de la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal en las lis­tas del PP: fue ele­gi­da y ha con­se­gui­do ser te­nien­te de al­cal­de en esa ca­pi­tal. Y la su­po­si­ción de que es una mu­jer na­da fá­cil de ame­dren­tar me na­ce de que ha te­ni­do la osa­día de ha­cer sus pi­ni­tos co­mo es­cri­to­ra y pu­bli­car una no­ve­la, que se ti­tu­la La de­ci­sión de No­ra, lla­mán­do­se co­mo se lla­ma: Te­les­fo­ra. Eso vie­ne a ser lo mis­mo que pro­po­ner­se triun­far en la mú­si­ca pop o ser ele­gi­do ar­zo­bis­po de To­le­do lla­mán­do­se, pues yo qué se, Co­jon­ciano, nom­bre que no era de­ma­sia­do ra­ro en León y Ga­li­cia hace si­glo y pi­co. A cau­sa de esa gra­cia cri­mi­nal que le ases­ta­ron sus pa­dres en el Re­gis­tro, Te­les­fo­ra Ruiz sa­be bien, sin du­da, lo im­por­tan­te que es la co­rrec­ta elec­ción de las pa­la­bras.

Te­les­fo­ra, que aho­ra es con­ce­ja­la de la opo­si­ción por­que en Gra­na­da go­bier­na la iz­quier­da, in­ter­vino el otro día en una reunión mien­tras ha­bla­ba su com­pa­ñe­ro con­ce­jal Fran­cis­co Puen­te­du­ra, por­ta­voz de IU, cuan­do es­te ex­pli­ca­ba lo que pa­só en Es­pa­ña el 18 de ju­lio de 1936 y lo ca­li­fi­có de “su­ble­va­ción fas­cis­ta”. Te­les­fo­ra in­te­rrum­pió:

–Se dice Glorioso Al­za­mien­to Na­cio­nal.

Na­tu­ral­men­te, se ar­mó. La iz­quier­da di­jo de la con­ce­ja­la del PP co­sas que ha­cían pen­sar que le desea­ban la mis­ma suer­te que al san­to de su nom­bre, San Te­les­fo­ro, pa­pa, el que prohi­bió a los cris­tia­nos la lec­tu­ra de Ci­ce­rón, que fue tor­tu­ra­do y de­ca­pi­ta­do en tiem­pos del

em­pe­ra­dor An­to­nino Pío (si­glo II). La de­re­cha, en ho­nor a la ver­dad, no ha sa­li­do en de­fen­sa de su enér­gi­ca con­ce­ja­la con los bríos de otros tiem­pos o con los que aún mues­tra, de cien­to en vien­to, el por tan­tos mo­ti­vos ilus­tre don Rafael Her­nan­do cuan­do dice que, tan­tas dé­ca­das des­pués, la iz­quier­da so­lo se acuer­da de los hue­sos de sus pa­dres ti­ra­dos en las cu­ne­tas cuan­do hay sub­ven­cio­nes de por me­dio.

Es­ta­mos, pues, an­te un ejem­plo más de jue­go de pa­la­bras apli­ca­do a la his­to­ria. Pa­ra la ma­yo­ría de los his­to­ria­do­res, aque­llo fue una su­ble­va­ción mi­li­tar que desem­bo­có en una gue­rra ci­vil. Otros han ha­bla­do y ha­blan, con pas­mo­sa inexac­ti­tud, de gol­pe de Es­ta­do fas­cis­ta, cuan­do no fue, en su ori­gen, ni lo uno ni lo otro. El pa­pa Pío XI, Achi­lle Rat­ti, ben­di­jo aque­llo –a pe­ti­ción del cle­ro es­pa­ñol– co­mo “cru­za­da”, co­mo si quie­nes se man­tu­vie­ron lea­les al Go­bierno de la Re­pú­bli­ca hu­bie­sen si­do sa­rra­ce­nos. Hoy hay quien ha­bla de ge­no­ci­dio. Otros, co­mo la indómita Te­les­fo­ra, re­pi­ten la vie­ja ja­cu­la­to­ria del “glorioso al­za­mien­to (o Mo­vi­mien­to) na­cio­nal”. Los su­ble­va­dos, tras su vic­to­ria en la que lla­ma­ron tam­bién “gue­rra de li­be­ra­ción”, tu­vie­ron la san­gre fría de acu­sar de “re­be­lión mi­li­tar” a quie­nes no se ha­bían le­van­ta­do con­tra el Go­bierno.

La pre­gun­ta que yo me ha­go, con el per­mi­so de us­te­des, es es­ta: có­mo pue­de ser que es­te­mos ha­blan­do de es­tas co­sas ochen­ta años des­pués. Có­mo es po­si­ble que el pa­so de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de es­pa­ño­les no ha­ya bas­ta­do pa­ra si­tuar aquel des­di­cha­do acon­te­ci­mien­to don­de es­tán ca­si to­dos los de­más: en la his­to­ria. Por qué na­die dis­cu­te en los ayun­ta­mien­tos, con la mis­ma pa­sión y pa­re­ci­dos jue­gos de pa­la­bras, si lo de Rie­go en 1820 fue un pro­nun­cia­mien­to, una su­ble­va­ción o una aso­na­da; o lo del prín­ci­pe Car­los con­tra su pa­dre Fe­li­pe II, o lo de Juana la Lo­ca, o lo de Vi­ria­to, ya pues­tos.

La res­pues­ta que se me ocu­rre no es fá­cil. Aque­llo no fue una gue­rra ci­vil más, de las que Es­pa­ña te­nía muy lar­ga ex­pe­rien­cia. Aque­llo fue un en­con­tro­na­zo de­ci­si­vo en el que uno de los ban­dos, el su­ble­va­do, te­nía la in­ten­ción de­cla­ra­da y ex­plí­ci­ta de ex­ter­mi­nar al otro; si no fí­si­ca­men­te, por­que era im­po­si­ble, sí al me­nos en lo mo­ral y en lo po­lí­ti­co, me­dian­te el uso del te­rror. Nun­ca an­tes, en con­tien­das ci­vi­les, uno de los ban­dos ha­bía ne­ga­do al otro su con­di­ción esen­cial de es­pa­ño­les. Nun­ca an­tes la Igle­sia ca­tó­li­ca, que du­ran­te si­glos siem­pre su­po quié­nes eran los su­yos y quié­nes no, ha­bía to­ma­do par­ti­do tan fe­roz­men­te por una de las fac­cio­nes. Nun­ca an­tes el odio en­tre es­pa­ño­les ha­bía lle­ga­do a ex­tre­mos tan de­men­cia­les. Y ten­dría que lle­gar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y ten­drían que lle­gar epi­so­dios ma­ca­bros co­mo la dic­ta­du­ra de Vi­de­la en Argentina o la de Pi­no­chet en Chi­le, pa­ra que el cle­ro con­for­ta­se a los ven­ce­do­res ex­pli­cán­do­les que lo que ellos ha­cían (los cam­pos de ex­ter­mi­nio, los vue­los de la muer­te, las tor­tu­ras y ase­si­na­tos) no eran, en rea­li­dad, crí­me­nes, sino vio­len­cia jus­ti­fi­ca­ble en aras de un bien ma­yor. Los crí­me­nes eran los que co­me­tían los otros. Lo que ha­cían los su­yos era de­fen­der la ci­vi­li­za­ción cris­tia­na, la oc­ci­den­tal, la pa­tria, lo que fue­ra. De nue­vo el ma­ca­bro jue­go de las pa­la­bras pa­ra aca­llar las con­cien­cias.

Aquel fu­ror no se ha apla­ca­do en ocho dé­ca­das por la sen­ci­lla ra­zón de que los con­ser­va­do­res que lle­ga­ron des­pués de la dic­ta­du­ra han sen­ti­do siem­pre que los ven­ce­do­res de la gue­rra eran, de al­gún mo­do, su­yos; y nun­ca les im­por­tó de­ma­sia­do que hu­bie­se mi­les de ca­dá­ve­res en las cu­ne­tas. Los otros, mu­chos hi­jos y nie­tos de los ven­ci­dos, han guar­da­do en­cen­di­da la lla­ma de la ven­gan­za. Creí­mos que la Tran­si­ción ha­bía aca­ba­do por fin con aque­llo. Nos equi­vo­ca­mos. Y así se­gui­mos, ju­gan­do con pa­la­bras cu­yos in­ven­to­res, do­ña Te­les­fo­ra, se­ñor Puen­te­du­ra, se han muer­to ya to­dos.

Có­mo pue­de ser que, cua­tro ge­ne­ra­cio­nes des­pués, si­ga­mos dis­cu­tien­do de aque­llo

Fran­co, ba­jo pa­lio en los fu­ne­ra­les por Al­fon­so XIII ce­le­bra­dos en Ma­drid en 1941.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.