Juan Bo­lea

Tiempo - - SUMARIO - JUAN BO­LEA

Las en­cues­tas so­bre los há­bi­tos cul­tu­ra­les de los es­pa­ño­les nos col­man de in­quie­tud. La ma­yo­ría de nues­tros com­pa­trio­tas so­lo lee tres li­bros al año (o nin­guno), van po­co (o na­da) a mu­seos y ex­po­si­cio­nes y ape­nas fre­cuen­tan cines y tea­tros. Con se­me­jan­te pa­no­ra­ma, los sec­to­res de la in­dus­tria cul­tu­ral, gra­ve­men­te afec­ta­dos por la cri­sis, la po­lí­ti­ca im­po­si­ti­va y las nue­vas fór­mu­las de ocio, no le­van­ta­rán ca­be­za.

Bus­can­do so­lu­cio­nes, y cen­trán­do­nos en el há­bi­to lec­tor, ha vuel­to a con­mo­ver­me la re­lec­tu­ra de las con­fe­ren­cias de John Rus­kin, que Cá­te­dra ha edi­ta­do ba­jo el tí­tu­lo de Sé­sa­mo y li­rios con pró­lo­go y re­vi­sión de Javier Al­co­ri­za.

En sus ideas y ar­gu­men­tos, un Rus­kin ma­du­ro, ex­pre­sán­do­se en un tono más fi­lo­só­fi­co que el li­te­ra­ria­men­te be­llí­si­mo de Las pie­dras de Ve­ne­cia, tan in­flu­yen­te en Mar­cel Proust, con­den­só su ex­pe­rien­cia co­mo lec­tor en una se­rie de pa­rá­me­tros tan cer­te­ros co­mo úti­les pa­ra su apli­ca­ción hoy en día.

Sos­te­nía Rus­kin, en­tre otros con­se­jos, que no es im­pres­cin­di­ble pa­ra ac­ce­der a una bue­na edu­ca­ción leer mu­chos li­bros, cuan­tos más me­jor, sino asi­mi­lar bien los que lea­mos, in­cor­po­ran­do sus sig­ni­fi­ca­dos y gi­ros y re­le­yen­do, ano­tan­do y “lle­gan­do a amar” aque­llos vo­lú­me­nes que sig­ni­fi­quen al­go ex­tra­or­di­na­rio pa­ra no­so­tros. Pe­ro an­tes, pa­ra lle­gar a ser ta­les li­bros ex­cep­cio­na­les, de­be­rían, opi­na­ba Rus­kin, ha­ber si­do es­cri­tos por au­to­res igual­men­te re­le­van­tes –gran­des hom­bres, gran­des lí­de­res– que hu­bie­ran de­po­si­ta­do en sus páginas no la me­ra es­pe­ran­za pu­bli­ci­ta­ria de una ma­yor trans­mi­sión de sus pa­la­bras, sino lo me­jor, más no­ble e ín­ti­mo de sus pen­sa­mien­tos, con­den­sán­do­los en un len­gua­je de la ma­yor pre­ci­sión, ar­mo­nía y be­lle­za.

Así, ca­da bi­blio­te­ca fa­mi­liar, el lu­gar, se­gún Rus­kin, más im­por­tan­te del ho­gar, se­rá un es­pa­cio má­gi­co, es­pi­ri­tual, for­ma­ti­vo; un ver­da­de­ro al­tar.

El en­sa­yis­ta y crí­ti­co ad­ver­tía a los lectores de 1870, a sus con­tem­po­rá­neos, que, pa­ra ac­ce­der a los pla­ce­res del co­no­ci­mien­to de­bían po­ner es­fuer­zo de su par­te. Lo peor era la ig­no­ran­cia con­sen­ti­da, es­ta­bu­la­da. “La esen­cia de la vul­ga­ri­dad re­si­de en la fal­ta de sen­sa­ción –sen­ten­ció–. En la au­tén­ti­ca vul­ga­ri­dad in­na­ta hay una in­sen­si­bi- li­dad te­mi­ble que, lle­va­da a su ex­tre­mo, re­sul­ta ca­paz de to­do ti­po de há­bi­tos y crí­me­nes bes­tia­les, sin te­mor, sin pla­cer, sin ho­rror y sin lás­ti­ma”.

Rus­kin ad­vir­tió a su país, a aque­lla or­gu­llo­sa, mer­can­til, mi­li­tar In­gla­te­rra ávi­da de li­bras y dó­la­res, so­bre los pe­li­gros de en­tre­gar­se a las le­yes del mer­ca­do y des­cui­dar las nor­mas de edu­ca­ción. “Es im­po­si­ble pa­ra el pú­bli­co in­glés com­pren­der nin­gún es­cri­to re­fle­xi­vo –de­nun­cia­ba–; tan in­ca­paz de pen­sar se ha vuel­to en su lo­ca ava­ri­cia. No pue­de una na­ción se­guir des­pre­cian­do la li­te­ra­tu­ra, la cien­cia, el ar­te y la na­tu­ra­le­za, y con­cen­tran­do el al­ma en el pe­ni­que”.

Co­mo se ve, nues­tros ma­les vie­nen de lejos.

RUS­KIN AD­VIR­TIÓ A IN­GLA­TE­RRA SO­BRE LOS PE­LI­GROS DE LAS LE­YES DEL MER­CA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.