ALI­CIA CAS­TRO

Tiempo - - VIVIR -

A Cris­tiano Ro­nal­do le han da­do un dis­gus­to de ta­les di­men­sio­nes que no sé yo si se re­cu­pe­ra­rá el po­bre­ci­to. En la te­le­vi­sión na­cio­na­lis­ta ca­ta­la­na, TV3, hay un pro­gra­ma de deportes en el que, aun­que sea de vez en cuan­do, tie­nen que dar no­ti­cias del Real Ma­drid y del fut­bo­lis­ta por­tu­gués, por­que no les que­da más re­me­dio. Pues bien, el otro día pu­sie­ron una foto de Ro­nal­do con la ca­mi­se­ta a me­dio su­bir... y le ha­bían des­apa­re­ci­do los ab­do­mi­na­les. To­das sa­be­mos lo or­gu­llo­so que es­tá el chi­co de su ta­ble­ta de nestlé, que no hace más que en­se­ñar­la ca­da vez que pue­de y so­bre to­do ca­da vez que no de­be­ría. Pues lle­gó el lis­to de turno, aga­rró el pho­tos­hop, le qui­tó los ab­do­mi­na­les y le pu­so gor­de­zue­lo y ca­si ba­rri­gón. Aho­ra de­ci­da­mos quién es más ton­to de los dos: el que vi­ve pen­dien­te de su mus­cu­la­tu­ra to­rá­ci­ca o el que le hace la ¡gra­cio­sí­si­ma! bro­ma de qui­tár­se­la so­lo pa­ra ha­cer­le ra­biar, jo, jo, jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.