CON­FIE­SO QUE NO SOY EL REY DE ES­PA­ÑA

Tiempo - - CONFIDENCIAL -

En­tre las in­ve­ro­sí­mi­les anéc­do­tas de la bu­ro­cra­cia en Es­pa­ña se en­cuen­tra el for­mu­la­rio que los dipu­tados del Par­la­men­to as­tu­riano tie­nen que re­lle­nar al ha­cer su de­cla­ra­ción de bie­nes. A la ho­ra de de­cla­rar las po­si­bles in­com­pa­ti­bi­li­da­des, los dipu­tados se en­cuen­tran con una ca­si­lla pa­ra que pon­gan una cruz en el ca­so de que sean, por ejem­plo, el rey de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.