Re­lax en ple­na na­tu­ra­le­za

En el ho­tel Viñas de Lá­rre­de, con vis­tas es­pec­ta­cu­la­res al Pi­ri­neo, se pue­de dis­fru­tar de un en­torno pri­vi­le­gia­do. Ade­más, es un es­tu­pen­do pun­to de par­ti­da de ex­cur­sio­nes y de mul­ti­tud de ac­ti­vi­da­des.

Tiempo - - VIVIR - Ce­lia Lorente

En la puer­ta del Pi­ri­neo ara­go­nés, a 24 ki­ló­me­tros de la es­ta­ción de es­quí más gran­de de Es­pa­ña, For­mi­gal-Pan­ti­co­sa, a dos mi­nu­tos de Bies­cas y a cin­co de Las Mar­gas Golf Club, en un pue­blo en­can­ta­dor jun­to al Gá­lle­go, Lá­rre­de, se en­cuen­tra el ho­tel Viñas de Lá­rre­de, ba­jo un pre­cio­so to­rreón vi­gía y fren­te a la jo­ya del ro­má­ni­co, la igle­sia de San Pe­dro. Su be­lla fa­cha­da de am­plios ven­ta­na­les, so­bre una cons­truc­ción don­de pre­do­mi­nan los ma­te­ria­les no­bles co­mo la ma­de­ra y la pie­dra de re­cu­pe­ra­ción, ofre­ce unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res al Pi­ri­neo y al va­lle, en un es­pa­cio de paz y tran­qui­li­dad en ple­na na­tu­ra­le­za. En el jar­dín, su huer­to, su pis­ci­na y sus rin­co­nes pa­ra de­te­ner­se en el tiem­po con un buen li­bro y dis­fru­tar de las pues­tas de sol.

En­cla­ve úni­co. Cuan­do uno lle­ga a Lá­rre­de, pue­blo del si­glo X, jun­to al Gá­lle­go, en la puer­ta del Pi­ri­neo ara­go­nés, se que­da pren­da­do del lu­gar. En es­te en­cla­ve úni­co, ro­dea­do por su To­rra­za, pre­cio­so to­rreón vi­gía en lo al­to del ce­rro, y la igle­sia ro­má­ni­ca de San Pe­dro de Lá­rre­de (si­glo X), se en­cuen­tra el ho­tel Viñas de Lá­rre­de, con vis­tas es­pec­ta­cu­la­res al Pi­ri­neo, pun­to de par­ti­da de ex­cur­sio­nes y de mul­ti­tud de ac­ti­vi­da­des. A 24 ki­ló­me­tros de la es­ta­ción de es­quí For­mi­ga­lPan­ti­co­sa y de gran in­te­rés cul­tu­ral por su con­jun­to his­tó­ri­co, Lá­rre­de, es uno de esos rin­co­nes del mundo que tie­nen al­go má­gi­co, por su en­cla­ve, su luz, su olor a cam­po, y sus ca­sas del si­glo X, que nos trans­por­tan fá­cil­men­te al pasado.

En es­te be­llo pa­ra­je, que an­ta­ño era una plan­ta­ción de vi­ñe­dos, se le­van­ta el ho­tel Viñas de Lá­rre­de, una ca­sa cons­trui­da con no­bles ma­te­ria­les y una fa­cha­da de pie­dra re­cu­pe­ra­da de una an­ti­gua ca­so­na de­rrui­da, don­de se apre­cian las hue­llas que la me­teo­ro­lo­gía ha ido la­bran­do y la ma­de­ra de aler­ce pro­ve­nien­te de Si­be­ria, un ár­bol muy to­le­ran­te al frío, ca­paz de so­bre­vi­vir a tem­pe­ra­tu­ras in­ver­na­les por de­ba­jo de los -50º C. Una cons­truc­ción con am­plios ven­ta­na­les por los que dis­fru­tar de las vis­tas del Va­lle y de sus pi­cos de más de 3.000 me­tros de al­ti­tud.

Uno de los as­pec­tos que re­sul­tan más agra­da­bles de las re­si­den­cias ru­ra­les es esa dua­li­dad vi­da ex­te­rior-vi­da in­te­rior. Dis­fru­tar del ai­re li­bre es­tan­do en ca­sa es un lu­jo. En el ex­te­rior, más allá de la tran­qui­li­dad que se res­pi­ra en el me­dio na­tu­ral, nos in­va­de el es­pec­tácu­lo vi­sual de la na­tu­ra­le­za que se trans­for­ma día a día y es­ta­ción tras es­ta­ción, esos ins­tan­tes de vi­da con­tem­pla­ti­va que re­sul­tan tan pla­cen­te­ros ale­ja­dos del es­trés de las ciu­da­des, del rui­do y de las pri­sas.

Un lu­gar aco­ge­dor. Den­tro, la ca­sa, se con­vier­te en un lu­gar aco­ge­dor, una fuente de hos­pi­ta­li­dad pa­ra to­do aquel que la vi­si­ta, crean­do at­mós­fe­ras de se­re­ni­dad y ca­li­dez, abier­tas a la con­tem­pla­ción o a la co­mu­ni­ca­ción, don­de po­der re­unir­se con la fa­mi­lia y los ami­gos, com­par­tien­do me­sa y vi­ven­cias, don­de sen­tir­se có­mo­do y que los hués­pe­des se sien­tan co­mo en su ca­sa, pe­ro sin las preo­cu­pa­cio­nes de la mis­ma. Un as­pec­to en el que el ho­tel Viñas de Lá­rre­de po­ne to­do su cui­da­do y su ca­ri­ño, cons­tru­yen­do un lu­gar en el mundo, y un ho­gar. Una ta­rea re­con­for­tan­te que de­fi­ne lo que es­te es­ta­ble­ci­mien­to pre­ten­de trans­mi­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.