Las me­da­llas es­pa­ño­las ten­drán nom­bre de mu­jer

GAR­BI­ÑE, MI­REIA, CA­RO­LI­NA, RUTH, MA­RI­NA…

Tiempo - - PORTADA - Por Ri­chi Es­qui­las

El año 2012 fue muy im­por­tan­te pa­ra el de­por­te fe­me­nino es­pa­ñol por­que, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, la ma­yo­ría de las me­da­llas ob­te­ni­das por Es­pa­ña en unos Jue­gos Olím­pi­cos fue­ron ob­te­ni­das por mu­je­res. En con­cre­to, en Lon­dres la de­le­ga­ción fe­me­ni­na lo­gró 11 de las 17 pre­seas. Cua­tro años des­pués, la his­to­ria po­dría re­pe­tir­se en Río de Ja­nei­ro, pues las de­por­tis­tas es­pa­ño­las lle­gan mejor que nunca.

En tér­mi­nos ab­so­lu­tos, los de Río son ya los Jue­gos Olím­pi­cos más fe­me­ni­nos de la his­to­ria del de­por­te es­pa­ñol, por­que el 47% de to­da la de­le­ga­ción son mu­je­res, una ci­fra diez pun­tos su­pe­rior a la de ha­ce cua­tro años. De los 305 atle­tas que com­po­nen el equi­po olím­pi­co, 142 son fé­mi­nas y 163 hom­bres, por lo que po­dría ha­blar­se de una si­tua­ción de casi pa­ri­dad.

Pe­ro no que­da ahí la co­sa. Co­mo ya ocu­rrie­ra en Lon­dres, las mar­cas y da­tos pre­li­mi­na­res per­mi­ten au­gu­rar que en Río vol­ve­rá a ha­ber más me­da­llas fe­me­ni­nas que mas­cu­li­nas. Los ex­per­tos del Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol (COE) se­ña­lan que nues­tro país po­dría ob­te­ner en­tre 15 y 20 me­da­llas, de las que al­re­de­dor de

11 se­rían de mu­je­res. Las op­cio­nes más cla­ras tie­nen que ver con nom­bres ya muy po­pu­la­res pa­ra el pú­bli­co es­pa­ñol du­ran­te los úl­ti­mos años: Ca­ro­li­na Ma­rín, Ruth Bei­tia, Gar­bi­ñe Muguruza o Mi­reia Belmonte. Y a ni­vel co­lec­ti­vo es­tán los equi­pos de gim­na­sia rít­mi­ca, balonmano, baloncesto o natación sin­cro­ni­za­da. Por no ha­blar de dis­ci­pli­nas mi­no­ri­ta­rias don­de el de­por­te fe­me­nino es­pa­ñol es una po­ten­cia, co­mo el taekwondo, el judo, la ve­la, el ti­ro o el pi­ra­güis­mo.

Por es­te mo­ti­vo, TIEM­PO ha reuni­do a al­gu­nas de las de­por­tis­tas es­pa­ño­las que más op­cio­nes tie­nen de col­gar­se una me­da­lla en es­tos jue­gos. Ellas han po­sa­do pa­ra nues­tros lec­to­res y, ade­más, ha­blan so­bre sus op­cio­nes y sen­ti­mien­tos an­tes de la ci­ta olímpica. No es­tán to­das las que son, pe­ro to­das las que apa­re­cen en es­te re­por­ta­je ocu­pan ya un lu­gar des­ta­ca­do en nues­tro de­por­te y fi­gu­ran en to­das las qui­nie­las pa­ra su­bir­se al po­dio en sus di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas.

Apar­te de las ci­ta­das en las pró­xi­mas pá­gi­nas, con­ven­dría no ol­vi­dar tam­po­co a Ta­ma­ra Eche­go­yen y Ber­ta Be­tan­zos, que po­drían con­se­guir el oro en la ca-

te­go­ría 49er FX de ve­la; a Fá­ti­ma Gál­vez, que po­dría ha­cer lo pro­pio en la mo­da­li­dad trap de ti­ro; a la se­lec­ción fe­me­ni­na de wa­ter­po­lo; a las pi­ra­güis­tas Maialen Chourraut (sla­lom K1) y Te­re­sa Por­te­la (K1-200); a la se­lec­ción de baloncesto; a la cam­peo­na de halterofilia Lidia Valentín; a las dos pa­re­jas del tenis (Anabel Me­di­na-Arantxa Pa­rra y Gar­bi­ñe Muguruza-Car­la Suá­rez); a las ju­do­cas Ju­lia Figueroa y Ma­ría Ber­na­béu; a la se­lec­ción de balonmano; y a las na­da­do­ras Gem­ma Men­gual, Ona Car­bo­nell y Jes­si­ca Vall.

To­do em­pe­zó en Bar­ce­lo­na.

La evo­lu­ción de Es­pa­ña en los Jue­gos Olím­pi­cos ha ido cre­cien­do con el pa­so de las edi­cio­nes. No fue has­ta Bar­ce­lo­na 92 cuan­do los atle­tas es­pa­ño­les su­pe­raron las 20 me­da­llas (se lo­gra­ron 22 pre­seas: 13 de oro, 7 de pla­ta y 2 de bron­ce), co­lo­can­do a Es­pa­ña sex­ta en el me­da­lle­ro, la mejor po­si­ción ob­te­ni­da has­ta la fe­cha. En to­das las edi­cio­nes an­te­rio­res los es­pa­ño­les no su­pe­raron la de­ce­na de me­ta­les.

La par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en unos jue­gos tar­dó en lle­gar. Has­ta Am­be­res 1920 nin­gu­na mu­jer ha­bía com­pe­ti­do en es­te even­to de ma­ne­ra ofi­cial. En el ca­so de Es­pa­ña, los Jue­gos de Bar­ce­lo­na de 1992 su­pu­sie­ron un an­tes y un des­pués pa­ra el de­por­te fe­me­nino, por­que fue en esa oca­sión cuan­do la pri­me­ra es­pa­ño­la con­si­guió una me­da­lla: el oro de la ju­do­ka Mi­riam Blas­co, en la ca­te­go­ría de 52 ki­lo­gra­mos. En esos mis­mos jue­gos las es­pa­ño­las con­si­guie­ron seis me­da­llas más (tres de oro y tres de pla­ta).

El nú­me­ro de me­da­llas ob­te­ni­das por las es­pa­ño­las en las pos­te­rio­res edi­cio­nes olím­pi­cas se man­tu­vo al­re­de­dor de esa ci­fra, has­ta que en la úl­ti­ma ci­ta (Lon­dres, 2012) las mu­je­res die­ron un gol­pe so­bre la me­sa y la ca­te­go­ría fe­me­ni­na se im­pu­so a la mas­cu­li­na. De las 17 me­da­llas es­pa­ño­las en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, 11 fue­ron ob­te­ni­das por mu­je­res: dos de oro, cin­co de pla­ta y cua­tro de bron­ce.

Con vis­tas a los Jue­gos de Río, el ob­je­ti­vo de Es­pa­ña es­tá bien cla­ro. Co­mo país, in­ten­tar man­te­ner el mis­mo nú­me­ro de me­da­llas de las úl­ti­mas seis edi­cio­nes (en­tre 11 y 19). E in­clu­so, por qué no, in­ten­tar su­pe­rar, o al me­nos igua­lar, las 22 con­se­gui­das en Bar­ce­lo­na. El re­to se an­to­ja bo­ni­to y no com­pli­ca­do.

Ape­nas que­dan po­cos días pa­ra que lle­gue el an­sia­do pri­mer viernes de agos­to. An­sia­do por­que es la gran ci­ta que to­do aman­te del de­por­te es­tá es­pe­ran­do: los Jue­gos Olím­pi­cos. Tan­to los mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res re­par­ti­dos por to­do el mundo que es­ta­rán pen­dien­tes des­de el 3 de agos­to (día que co­mien­zan al­gu­nas com­pe­ti­cio­nes, aun­que es el 5 de agos­to cuan­do se inau­gu­ran) has­ta el do­min­go 21 de agos­to (cuan­do se clau­su­ran) de la te­le­vi­sión, la ra­dio, los pe­rió­di­cos... in­clu­so de las re­des so­cia­les, pa­ra sa­ber con to­do ti­po de de­ta­lles to­do lo que acon­te­ce en esos 19 días, co­mo los más de 10.000 atle­tas que van a com­pe­tir du­ran­te esos días

BEI­TIA, ALABAU, BELMONTE, MA­RÍN Y MUGURUZA SON CAN­DI­DA­TAS CLA­RAS A LO­GRAR ME­DA­LLA

LOS ATLE­TAS ES­PA­ÑO­LES BUS­CA­RÁN IGUA­LAR LAS 22 ME­DA­LLAS DE BAR­CE­LO­NA 92

en Río de Ja­nei­ro, la pri­me­ra ciu­dad de Amé­ri­ca del Sur que or­ga­ni­za unos Jue­gos Olím­pi­cos.

Más de 200 paí­ses miem­bros del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI) com­pe­ti­rán en Bra­sil. Mu­cha emo­ción y gran­des mo­men­tos es­ta­rán ase­gu­ra­dos en los 40 de­por­tes en los que ha­brá prue­bas. Y dos son las gran­des no­ve­da­des con res­pec­to a los Jue­gos de Lon­dres: el golf, que se­rá olím­pi­co por ter­ce­ra vez y tras 112 años, y el rugby 7, que se­rá olím­pi­co por pri­me­ra vez, aun­que a prin­ci­pios del si­glo XX el rubgy 15 sí tu­vo par­ti­ci­pa­ción en una ci­ta olímpica. Du­ran­te los 19 días de com­pe­ti­ción, un to­tal de 306 prue­bas da­rán me­da­llas: 161 en ca­te­go­ría mas­cu­li­na, 136 en ca­te­go­ría fe­me­ni­na y nue­ve en ca­te­go­ría mix­ta. En to­tal, se re­par­ti­rán 2.012 me­ta­les en­tre las tres ca­te­go­rías que exis­ten: oro, pla­ta y bron­ce.

Los de Río de Ja­nei­ro se­rán la vi­gé­si­mo oc­ta­va edi­ción de unos Jue­gos Olím­pi­cos. Pa­ra cual­quier deportista, to­do un re­to. Mu­chas son las mo­ti­va­cio­nes que tie­nen los atle­tas, pe­ro des­de el pun­to de vis­ta del es­pec­tácu­lo, unas olim­pia­das son si­nó­ni­mo de éxi­to. Dos se­ma­nas de pu­ra y sa­na com­pe­ti­ti­vi­dad don­de la emo­ción en ca­da una de las prue­bas es­tá más que ase­gu­ra­da. Es el gran es­ca­pa­ra­te del de­por­te mun­dial.

Prin­ci­pa­les pro­ble­mas.

A fal­ta de po­cos días pa­ra que co­mien­cen los jue­gos, Bra­sil se en­cuen­tra in­mer­so en cua­tro pro­ble­mas no me­no­res: una si­tua­ción eco­nó­mi­ca com­pli­ca­da; una cri­sis po­lí­ti­ca que ha obli­ga­do a sus­ti­tuir a su an­ti­gua pre­si­den­ta, Dil­ma Rous­seff; el fa­mo­so vi­rus zi­ka; y la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. Es­tos dos úl­ti­mos son los que más preo­cu­pan a las di­fe­ren­tes de­le­ga­cio­nes, pe­ro tam­po­co hay que des­pre­ciar la in­ci­den­cia que tie­nen los dos pri­me­ros en cues­tio­nes co­mo el caos or­ga­ni­za­ti­vo o la si­tua­ción de la vi­lla olímpica, don­de los pri­me­ros de­por­tis­tas que han lle­ga­do es­tán su­frien­do al­gu­nos pro­ble­mas. De he­cho, la de­le­ga­ción aus­tra­lia­na ha de­ci­di­do alo­jar­se en ho­te­les an­te el es­ta­do en el que se en­cuen­tran los edi­fi­cios des­ti­na­dos por la or­ga­ni­za­ción pa­ra el alo­ja­mien­to de los de­por­tis­tas.

El te­ma de la se­gu­ri­dad preo­cu­pa mu­cho a los di­fe­ren­tes paí­ses. El co­mi­té or­ga­ni­za­dor de los jue­gos ha pac­ta­do una tre­gua con la prin­ci­pal fa­ve­la de Río de Ja­nei­ro pa­ra evi­tar que sus ha­bi­tan­tes cau­sen pro­ble­mas du­ran­te la ce­le­bra­ción a cambio de di­ne­ro. Pe­ro al pro­ble­ma de se­gu­ri­dad que ha­bi­tual­men­te su­fre Bra­sil, y en es­ta ca­so con­cre­to la ciu­dad de Río, se su­ma ade­más en es­ta oca­sión la ame­na­za te­rro­ris­ta que re­pre­sen­ta el Es­ta­do Is­lá­mi­co, que po­dría apro­ve­char la di­men­sión mun­dial de un even­to tan re­le­van­te. Raúl Jung­mann, mi­nis­tro de De­fen­sa bra­si­le­ño, ha anun-

EL GOLF Y EL RUGBY 7 SE­RÁN LAS DOS PRIN­CI­PA­LES NO­VE­DA­DES EN LOS JUE­GOS DE RÍO

cia­do que se des­ple­ga­rán 3.000 sol­da­dos extras pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad. Es de­cir, de 18.000 se pa­sa­rán a 21.000 efec­ti­vos de las fuer­zas ar­ma­das pa­ra in­ter­ve­nir en ope­ra­cio­nes an­ti­te­rro­ris­tas, pa­tru­llar en los pun­tos más tu­rís­ti­cos, co­mo el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal o es­ta­cio­nes de tren, así co­mo ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los in­vi­ta­dos que acu­dan du­ran­te esos días a Río pa­ra dis­fru­tar de cual­quie­ra de los de­por­tes que se es­tén dispu­tan­do.

Se­gún el pro­pio Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, do­ce bu­ques, 29 he­li­cóp­te­ros y 70 vehícu­los blin­da­dos ayu­da­rán a ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad. Otros 20.000 efec­ti­vos es­ta­rán rea­li­zan­do las dis­tin­tas ta­reas de se­gu­ri­dad en las cin­co ciu­da­des que se­rán sub­se­des del fút­bol y un to­tal de casi 90.000 miem­bros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad (47.000 po­li­cías y 41.000 efec­ti­vos mi­li­ta­res) es­ta­rán ope­ra­ti­vos du­ran­te el even­to.

El otro pro­ble­ma que es­tá su­po­nien­do un ver­da­de­ro que­bra­de­ro de ca­be­za al país sud­ame­ri­cano es el vi­rus zi­ka. Tam­bién co­no­ci­do por las si­glas ZIKV, se tra­ta de una en­fer­me­dad que se trans­mi­te por la pi­ca­du­ra de mosquitos. Su ori­gen da­ta de me­dia­dos del si­glo XX en Áfri­ca tro­pi­cal, pe­ro es en 2007 cuan­do se ex­ten­dió al Pa­cí­fi­co, al Sud­es­te Asiá­ti­co y, el año pasado, a Bra­sil. Los sín­to­mas son le­ves: fie­bre no muy al­ta, do­lo­res mus­cu­la­res y de ca­be­za... Des­apa­re­cen por sí so­los y se tra­tan co­mo un ca­ta­rro co­mún: pa­ra­ce­ta­mol, mu­cho líquido y re­po­so. Es­ta en­fer­me­dad se pue­de pre­ve­nir to­man­do las me­di­das que sue­len ser las más ha­bi­tua­les con­tra las pi­ca­du­ras de mosquitos: re­pe­len­tes, mos­qui­te­ras y cu­brir­se bra­zos y pier­nas. El pro­ble­ma más gra­ve del zi­ka es que en el ca­so de mu­je­res em­ba­ra­za­das el vi­rus pue­de pro­vo­car mal­for­ma­cio­nes en el fe­to.

Las gran­des au­sen­cias.

Una de las mu­chas co­sas que ha­cen gran­des los Jue­gos Olím­pi­cos es que du­ran­te los días que se dispu­tan con­gre­gan a los me­jo­res atle­tas de ca­da de­por­te. Si no es a to­dos, a casi to­dos. A la gran ma­yo­ría. Siem­pre hay con­si­de­ra­bles au­sen­cias por di­fe­ren­tes mo­ti­vos. En el ca­so de Río 2016 son va­rias las ra­zo­nes por las que al­gu­nos de­por­tis­tas no van a acu­dir a la gran ci­ta del de­por­te.

En lo que a Es­pa­ña se re­fie­re, hay ba­jas sig­ni­fi­ca­ti­vas tan­to en la dis­ci­pli­na fe­me­ni­na, co­mo la de San­cho Lyttle en baloncesto, co­mo en la mas­cu­li­na: Al­ber­to Con­ta­dor en ci­clis­mo, el triatle­ta Ja­vi Gó­mez No­ya y Marc Ga­sol en baloncesto. Otra au­sen­cia en la dis­ci­pli­na fe­me­ni­na ha si­do la de Jen­ni­fer Pa­re­ja. La ca­pi­ta­na del equi­po de wa­ter­po­lo ha si­do des­car­ta­da por el se­lec­cio­na­dor, Mi­ki Oca.

A ni­vel co­lec­ti­vo, las se­lec­cio­nes mas­cu­li­nas de balonmano y fút­bol tam­po­co es­ta­rán en Río lu­chan­do por una me­da­lla por no ha­ber con­se­gui­do su­pe­rar la fa­se de cla­si­fi­ca­ción. Por esa mis­ma ra­zón, Ti­ger Woods se

ha que­da­do fue­ra. La ba­ja for­ma por la que atra­vie­sa el gol­fis­ta es­ta­dou­ni­den­se ha he­cho que no con­si­ga uno de los pues­tos pa­ra acu­dir a la ci­ta. Otro de los ca­sos más sor­pren­den­tes ha si­do el de Cé­sar Cie­lo. El na­da­dor bra­si­le­ño, cam­peón olím­pi­co y mun­dial, tam­bién se ha que­da­do fue­ra y no po­drá de­fen­der la me­da­lla de bron­ce que con­si­guió en los 50 me­tros en Lon­dres en 2012. Y la úl­ti­ma gran au­sen­cia es la del te­nis­ta sui­zo Ro­ger Fe­de­rer, aque­ja­do de mo­les­tias en una ro­di­lla.

El ca­so del vi­rus zi­ka tam­po­co ha pasado des­aper­ci­bi­do pa­ra los atle­tas. En un pri­mer mo­men­to, la par­ti­ci­pa­ción de Pau Ga­sol con la se­lec­ción de baloncesto es­tu­vo en en­tre­di­cho por es­ta cau­sa. Fi­nal­men­te, el nue­vo ju­ga­dor de los San An­to­nio Spurs acu­di­rá a Río. El ma­yor nú­me­ro de au­sen­cias por el zi­ka se con­cen­tra

en el golf, des­ta­can­do las del aus­tra­liano Ja­son Day y el no­rir­lan­dés Rory Mcil­roy. Tan­to es así que so­lo nue­ve de los 30 pri­me­ros del mundo acu­di­rán.

El do­pa­je ru­so.

Pe­ro lo que real­men­te es­tá mar­can­do la pre­via de es­tos jue­gos es el es­cán­da­lo de do­pa­je des­ta­pa­do en Ru­sia y que im­pli­ca al Go­bierno de Vla­di­mir Pu­tin. El In­for­me McLa­ren, que ha sa­ca­do a la luz el ca­so, no da nom­bres con­cre­tos de de­por­tis­tas do­pa­dos, por lo que el COI ha de­ja­do en ma­nos de las fe­de­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les la de­ci­sión de per­mi­tir o no par­ti­ci­par a los de­por­tis­tas ru­sos. De mo­men­to, la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Atletismo (IAAF,), ha de­ja­do fue­ra de los jue­gos a los atle­tas ru­sos, en­ca­be­za­dos por Ye­le­na Isin­bá­ye­va, a los que el Tri­bu­nal de Ar­bi­tra­je

De­por­ti­vo ha de­ne­ga­do la ra­zón a pe­sar de que hay de­por­tis­tas co­mo la ac­tual cam­peo­na olímpica de sal­to con pér­ti­ga que nunca han da­do po­si­ti­vo en un con­trol an­ti­do­pa­je. Por su par­te, la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Natación tam­bién ha pu­bli­ca­do la lis­ta de los na­da­do­res que no cum­plen con los re­qui­si­tos del COI so­bre do­pa­je y ha ve­ta­do la par­ti­ci­pa­ción de sie­te de­por­tis­tas ru­sos. Aje­na a es­te in­for­me, tam­po­co es­ta­rá en Río la te­nis­ta Ma­ría Sha­ra­po­va, quien dio po­si­ti­vo a prin­ci­pios de año en el Abier­to de Aus­tra­lia.

Tam­bién hay de­por­tis­tas que de­ci­den no acu­dir a es­ta edi­ción olímpica por mo­ti­vos per­so­na­les, co­mo los ju­ga­do­res de baloncesto Ko­be Br­yant (que a fi­na­les de 2015 anun­ció su re­ti­ra­da de las can­chas), Step­hen Curry o LeB­ron Ja­mes. En el fút­bol, las gran­des au­sen­cias se­rán las del por­tu­gués Cris­tiano Ro­nal­do y el ar­gen­tino Leo Mes­si, en la ca­te­go­ría mas­cu­li­na, mien­tras que en

JA­VI GÓ­MEZ NO­YA, MARC GA­SOL, JEN­NI­FER PA­RE­JA Y AL­BER­TO CON­TA­DOR, PRIN­CI­PA­LES AU­SEN­CIAS

la com­pe­ti­ción fe­me­ni­na Syd­ney LeRoux, una de las es­tre­llas de Es­ta­dos Uni­dos (vi­gen­te cam­peo­na olímpica), tam­po­co acu­di­rá al es­tar em­ba­ra­za­da.

Y, por úl­ti­mo, es­tá el ca­so de Mi­chael Dia­mond, que se per­de­rá el even­to por te­ner pro­ble­mas con la Jus­ti­cia. El ti­ra­dor aus­tra­liano fue arres­ta­do por con­du­cir bo­rra­cho y por po­se­sión ile­gal de armas de fue­go, lo que ha pro­vo­ca­do que la Fe­de­ra­ción Aus­tra­lia­na de Ti­ro ha­ya ve­ta­do su par­ti­ci­pa­ción.

Es­tos mo­ti­vos ha­cen que mu­chos de ellos se pier­dan una de las gran­des ci­tas del de­por­te. Mu­chos atle­tas se pre­pa­ran, úni­ca y ex­clu­si­va­men­te, du­ran­te bas­tan­te tiem­po pa­ra lle­gar a es­ta ci­ta en las me­jo­res con­di­cio­nes. Y es que unos Jue­gos Olím­pi­cos son al­go más que una com­pe­ti­ción de­por­ti­va, un even­to di­fí­cil de des­cri­bir y en el que to­dos los de­por­tis­tas sue­ñan con par­ti­ci­par al­gún día.

Ruth Bei­tia Edad: 37 Sal­to de al­tu­ra Se­rán sus úl­ti­mos jue­gos y los afron­ta con el sue­ño de con­se­guir su an­sia­da me­da­lla olímpica.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.