Adiós a otro mi­to del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán: el la­do más os­cu­ro de Fran­cesc Cam­bó, an­te­ce­den­te del 3%.

Fue un mi­to pa­ra mu­chos en Ca­ta­lu­ña, pe­ro ha­bía un la­do os­cu­ro que emer­ge aho­ra, una his­to­ria en la que se en­tre­mez­clan in­fluen­cias, co­mi­sio­nes y ga­nan­cias mi­llo­na­rias, que hoy se­rían du­do­sas. Es Fran­cis­co de Asís Cam­bó y Batlle, to­da­vía ve­ne­ra­do por el a

Tiempo - - SUMARIO - Por Luis Al­go­rri lal­go­rri.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

el crea­dor y con­duc­tor de la lli­ga re­gio­na­lis­ta, pre­ce­den­te his­tó­ri­co de lo que has­ta aho­ra mis­mo ha si­do Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya. El hom­bre pru­den­te y sa­bio que, en los años 20 del si­glo pasado, ha­bría lo­gra­do sen­tar los ci­mien­tos de un sis­te­ma au­to­nó­mi­co ba­sa­do en el es­tí­mu­lo de la com­pren­sión en­tre es­pa­ño­les que se re­co­no­cie­ran en la di­ver­sa per­so­na­li­dad de sus re­gio­nes. El hom­bre ín­te­gro, lú­ci­do y ge­ne­ro­so po­lí­ti­co que, so­bre el se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán de ha­ce un si­glo (él con­si­de­ra­ba que eso del se­pa­ra­tis­mo era co­sa de gen­te atra­sa­da y vul­gar), de­cía co­sas tan her­mo­sas co­mo: “La li­ber­tad es pa­ra un pue­blo un don su­pre­mo, al cual de­be sa­cri­fi­car­se to­do en úl­ti­ma ins­tan­cia. Pe­ro la li­ber­tad no es so­lo un fin: es tam­bién un ins­tru­men­to, un ar­ma pa­ra con­se­guir un fin. Y es­te fin es la gran­de­za en el sen­ti­do más am­plio y ele­va­do de la pa­la­bra. Y, pa­ra Ca­ta­lu­ña, la li­ber­tad ne­ce­sa­ria pa­ra ex­pan­dir li­bre­men­te su per­so­na­li­dad no es im­po­si­ble den­tro de Es­pa­ña. He­mos de ha­cer los es­fuer­zos pre­ci­sos pa­ra de­mos­trar que el in­te­rés de Es­pa­ña es­tá en que no lo sea”. El crea­dor, por la mis­ma épo­ca, de una con­sig­na cé­le­bre. “¿Mo­nar­quía? ¿Re­pú­bli­ca? ¡Ca­ta­lun­ya!” El hom­bre que ha me­re­ci­do, de un historiador se­rio co­mo Fer­nan­do Gar­cía de Cortázar, elo­gios co­mo es­te: “Cam­bó no lla­ma­ba al ejer­ci­cio de una mu­tua re­sig­na­ción de uni­for­ma­do­res y se­pa­ra­tis­tas, sino al en­tu­sias­mo com­par­ti­do de quie­nes ha­bían de pro­pi­ciar el en­cuen­tro de ciu­da­da­nos dis­pues­tos a dar for­ma de­fi­ni­ti­va a la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca de la na­ción”.

Un sa­bio, ade­más, enamo­ra­do del ar­te y me­ce­nas tan­to del Mu­seo del Pra­do (él do­nó a la pi­na­co­te­ca las tres tablas de Il nas­ta­glio de­gli ones­ti, de Bot­ti­ce­lli, que va­len por sí so­las un mu­seo) co­mo de lo que hoy es el Mu­seu Na­cio­nal d’Art de Ca­ta­lun­ya, que ex­hi­be sus me­jo­res jo­yas gra­cias a Cam­bó. Un abo­ga­do ge­nial que fue ca­paz de li­be­rar al bai­la­rín Ni­jinsky de la ti­ra­nía eco­nó­mi­ca, se­xual y bui­tres­ca del pro­mo­tor Diag­hi­lev.

Un hom­bre, pues, des­ti­na­do a pa­sar a la his­to­ria gran­de de Ca­ta­lu­ña co­mo uno de los pre­cur­so­res de sus glo­rias. Pre­cur­sor co­mo lo fue­ron Ma­cià y Com­panys, por más que fue­ran ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos su­yos y aca­ba­sen arrin­co­nán­do­lo. Y pre­cur­sor de otros que ven­drían des­pués. Pa­ra un hom­bre des­ti­na­do a pa­sar a la his­to­ria con ta­les mé­ri­tos y pres­ti­gios, es un se­rio in­con­ve­nien­te que le pi­llen ro­ban­do a ma­nos lle­nas. Tam­bién en es­to Fran­cis­co Cam­bó re­sul­tó ser un pre­cur­sor de otros hom­bres ilus­tres, pe­ro al me­nos a él no lo atra­pa­ron en vi­da.

SE TRA­TA­BA DE FIN­GIR QUE UNA EM­PRE­SA ALE­MA­NA ERA ES­PA­ÑO­LA Y EN ESE JUE­GO EN­TRÓ CAM­BÓ

Ha si­do aho­ra cuan­do uno de los ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas en la vi­da y obra del egre­gio Cam­bó, el historiador Bor­ja de Ri­quer i Per­man­yer (hi­jo del le­gen­da­rio aca­dé­mi­co y cer­van­tis­ta Martín de Ri­quer) ha pu­bli­ca­do un li­bro de­mo­le­dor, el quin­to que de­di­ca a la fi­gu­ra del ilus­tre pró­cer: Cam­bó en Ar­gen­ti­na (Ed­ha­sa) en el que, des­pués del ha­llaz­go y aná­li­sis de nu­me­ro­sí­si­mos do­cu­men­tos has­ta aho­ra ocul­tos o iné­di­tos, que­da cla­ro cuá­les eran las otras ac­ti­vi­da­des del prohom­bre, qué ha­cía mien­tras era ab­ne­ga­do y con­ci­lia­dor mi­nis­tro de Fo­men­to ¡y de Ha­cien­da! en el Go­bierno de Es­pa­ña, y na­tu­ral­men­te, de dón­de ha­bía sa­li­do su im­pre­sio­nan­te for­tu­na per­so­nal, que a su muer­te –en abril de 1947- se es­ti­ma­ba en lo que hoy se­rían unos 200 mi­llo­nes de euros. No to­do, pe­ro una gran par­te de aquel te­so­ro pro­ce­día de un si­tio muy po­co ele­gan­te: los bol­si­llos de los ciu­da­da­nos co­rrien­tes de Bue­nos Ai­res ca­da vez que pa­ga­ban el te­rro­rí­fi­co re­ci­bo de la luz.

En el prin­ci­pio fue­ron los ale­ma­nes

A fi­na­les del si­glo XIX, una de las ma­yo­res em­pre­sas in­dus­tria­les del mundo, la ale­ma­na AEG, des­em­bar­có en Ar­gen­ti­na con la pro­pues­ta de po­ner su mo­der­na tec­no­lo­gía al ser­vi­cio de la pro­duc­ción de ener­gía eléc­tri­ca pa­ra la zo­na de Bue­nos Ai­res. Sa­lió bien. Las em­pre­sas ar­gen­ti­nas eran pe­que­ñas y no tar­da­ron en de­jar la pre­pon­de­ran­cia a la Com­pa­ñía Ale­ma­na Tran­satlán­ti­ca de Elec­tri­ci­dad (CA­TE), que fue la so­cie­dad que crea­ron los in­dus­tria­les ger­ma­nos pa­ra tal ac­ti­vi­dad y que es­ta­ba con­tro­la­da muy ma­yo­ri­ta­ria­men­te por ellos. Na­tu­ral­men­te, aque­llas usi­nas –ar­gen­ti­nis­mo que usa De Ri­quer en to­do el li­bro– o cen­tra­les eléc­tri­cas fun­cio­na­ban con car­bón y es­ta­ban ubi­ca­das en la pro­pia ciu­dad, al­go que hoy nos pon­dría los pe­los de punta por lo in­sa­lu­bre pe­ro que en­ton­ces era el col­mo del pro­gre­so.

A la ale­ma­na CA­TE le fue muy bien. El ne­go­cio iba vien­to en po­pa, se pro­du­jo una ex­pan­sión rá­pi­da por to­da La­ti­noa­mé­ri­ca y, gra­cias a hol­dings mul­tin­dus­tria­les co­mo el gru­po bel­ga-ale­mán So­cie­dad Fi­nan­cie­ra de Trans­por­tes y Em­pre­sas In­dus­tria­les (So­fi­na) se me­tie­ron en otros ne­go­cios que, en reali­dad, fa­vo­re­cían el con­su­mo de elec­tri­ci­dad, co­mo los tran­vías. La CA­TE lle­gó a ser la ma­yor in­ver­sión ale­ma­na en el ex­tran­je­ro. Da­ba unos be­ne­fi­cios enor­mes. Y en 1907 lo­gra­ron al­go muy im­por­tan­te: con­si­guie­ron que la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Bue­nos Ai­res les otor­ga­se la con­ce­sión pa­ra pro­du­cir, ven­der y dis­tri­buir ener­gía eléc­tri­ca en to­do el tér­mino mu­ni­ci­pal... na­da me­nos que du­ran­te los si­guien­tes 50 años. Has­ta 1957. Hu­bo quien al­zó una ce­ja, mos­quea­do: un con­tra­to de tal en­ver­ga­du­ra se apro­bó a una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go, en una so­la se­sión.

Pe­ro ocu­rrió al­go que ca­be ca­li­fi­car de cual­quier co­sa me­nos de ines­pe­ra­do: un in­con­ve­nien­te lla­ma­do Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que con­clu­yó con el Tra­ta­do de Ver­sa­lles y la im­po­si­ción a Ale­ma­nia de unas “re­pa­ra­cio­nes de gue­rra” bru­ta­les. El Go­bierno con­si­de­ró la po­si­bi­li­dad de in­cau­tar­se de bie­nes y em­pre­sas con be­ne­fi­cios,

LA CADE (AN­TES CHADE) COM­PRA­BA CUAN­TAS VO­LUN­TA­DES NE­CE­SI­TA­BA EN AR­GEN­TI­NA. PO­COS SE RE­SIS­TÍAN

y los de la AEG-CA­TE eran sen­ci­lla­men­te su­cu­len­tos. Los in­dus­tria­les ale­ma­nes pa­li­de­cie­ron: ¿có­mo evi­tar que les qui­ta­sen la ga­lli­na de los huevos de oro?

Se les ocu­rrió al­go muy cu­rio­so: fin­gir la ven­ta de la CA­TE a una em­pre­sa de un país neu­tral. Los ale­ma­nes se­gui­rían con­tro­lan­do el ne­go­cio pe­ro pon­drían al fren­te, es­plén­di­da­men­te pa­ga­dos, a prohom­bres de ese ter­cer país. La operación fue di­se­ña­da por el hom­bre de ne­go­cios bel­ga-nor­te­ame­ri­cano Dan­nie Hei­ne­man. Y Hei­ne­man sa­bía per­fec­ta­men­te en quién po­día y de­bía con­fiar. El país neu­tral ele­gi­do fue Es­pa­ña y el hom­bre pro­vi­den­cial fue un des­ta­ca­do po­lí­ti­co y abo­ga­do ca­ta­lán: Fran­cis­co de Asís Cam­bó y Batlle, al que co­no­cía des­de quin­ce años an­tes. Así, la CA­TE se sal­vó me­dian­te la asom­bro­sa pi­rue­ta de vol­ver­se es­pa­ño­la: se lla­ma­ría CHADE (Com­pa­ñía His­pano-Ame­ri­ca­na de Elec­tri­ci­dad). Cam­bó se pu­so a tra­ba­jar fe­bril­men­te y pa­ra “ves­tir el muñeco” in­vo­lu­cró a nu­me­ro­sos ban­cos es­pa­ño­les (Cen­tral, Ur­qui­jo, Viz­ca­ya, Bar­ce­lo­na, Ar­nús-Ga­rí) y a per­so­na­li­da­des de mu­cho pe­so po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co en la Es­pa­ña de Al­fon­so XIII, co­mo el mar­qués de Co­mi­llas y el con­de de Ga­ma­zo. De al­go les de­bía de co­no­cer. Cam­bó, po­lí­ti­co re­gio­na­lis­ta (que no se­pa­ra­tis­ta ni mu­cho me­nos), ha­bía si­do mi­nis­tro de Fo­men­to dos años an­tes, du­ran­te unos me­ses de 1918, en un Go­bierno pre­si­di­do por An­to­nio Mau­ra. Re­la­cio­nes no le fal­ta­ban. In­fluen­cias, tam­po­co.

La co­rres­pon­den­cia de Cam­bó em­pie­za a vol­ver­se muy sa­bro­sa. En mar­zo de 1920 es­cri­be des­de Berlín a su gran ami­go y com­pa­ñe­ro en la Lli­ga Re­gio­na­lis­ta, Juan Ven­to­sa Cal­vell, que ha­bía si­do mi­nis­tro (de Ha­cien­da) un año an­tes que el pro­pio Cam­bó. Le di­ce: “El ne­go­cio de la so­cie­dad de Sur de Amé­ri­ca (sic) pue­de dar­se por he­cho (...) He re­ser­va­do pa­ra ti una pla­za en el Con­se­jo (es­te año to­ca­rán 40 o 50.000 pe­se­tas a ca­da con­se­je­ro) y un pa­que­te de ac­cio­nes li­be­ra­das. Es­toy vien­do que tú y yo de­be­ría­mos ve­nir a me­nu­do. Yo te ase­gu­ro que si cie­rran las Cor­tes y no nos te­ne­mos que me­ter en el Go­bierno ni tú ni yo, po­dre­mos ha­cer co­sas ex­tra­or­di­na­rias y crear­nos una si­tua­ción in­ter­na­cio­nal de pri­mer or­den”. Pro­fé­ti­cas pa­la­bras. En 1920, 50.000 pe­se­tas era el cuá­dru­ple de lo que co­bra­ba un mi­nis­tro del Rey. Apro­xi­ma­da­men­te lo que hoy se­rían 700.000 euros. Y pa­ra apa­ren­tar que la CHADE era más es­pa­ño­la que el bo­ti­jo, en el con­se­jo so­lo ha­bía es­pa­ño­les (el pre­si­den­te era el anciano mar­qués de Co­mi­llas, Clau­dio Ló­pez Bru, y el úni­co vi­ce­pre­si­den­te era Cam­bó; pron­to lle­ga­ría a la pre­si­den­cia), aun­que la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca au­tén­ti­ca de la com­pa­ñía era un ver­da­de­ro la­be­rin­to in­ter­na­cio­nal.

El río de oro

Pa­ra los ma­ne­jos que es­ta­ban a pun­to de co­men­zar (o que ha­bían co­men­za­do ya), a los na­da es­cru­pu­lo­sos em­pre­sa­rios de la CHADE les vino en­ci­ma un mi­la­gro en for­ma de ins­ti­tu­ción mu­ni­ci­pal. El Ayun­ta­mien­to de Bue­nos Ai­res es­ta­ba for­ma­do por los con­ce­ja­les, que in­te­gra­ban el lla­ma­do Con­ce­jo De­li­be­ran­te, y por el in­ten­den­te; es de­cir, el al­cal­de. Pe­ro es­te no era ele­gi­do por los con­ce­ja­les ni por los ciu­da­da­nos, sino de­sig­na­do por el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Y te­nía de­re­cho de ve­to so­bre las de­ci­sio­nes del Con­ce­jo De­li­be­ran­te.

La CHADE de­mos­tró ser no una mi­na sino un ma­nan­tial de oro a ca­ño li­bre. Y el re­par­to de co­mi­sio­nes, aten­cio­nes o tan­tiè­mes, co­mo lla­ma­ban los ale­ma­nes a es­tas co­sas, es­ta­ba a la or­den del día. Hei­ne­man, que no te­nía nin­gún car­go ofi­cial en la CHADE pe­ro que era el fac­tó­tum, es­cri­bía a Cam­bó: “Res­pec­to al re­par­to de las co­mi­sio­nes, yo es­toy de acuer­do con us­ted (...) La

mi­tad que co­rres­pon­de al co­mi­té re­par­ti­da de la for­ma si­guien­te: el 50% pa­ra us­ted, Ven­to­sa y yo, y el [otro] 50% a re­par­tir en­tre to­dos los miem­bros del co­mi­té, in­clui­dos us­ted, Ven­to­sa y yo. Es­tos tres úl­ti­mos se­ño­res po­drían dar al­gu­na co­sa a Vidal e in­clu­so ha­cer una par­te es­pe­cial pa­ra el pre­si­den­te del co­mi­té”. Es­ta­mos ha­blan­do de una em­pre­sa que tan so­lo en el año 1921 ob­tu­vo unos be­ne­fi­cios que hoy lle­ga­rían a los 197,5 mi­llo­nes de euros. De eso, el 10% (19,7 mi­llo­nes) se iba en aten­cio­nes y co­mi­sio­nes. El do­ble de lo que se des­ti­na­ba a la re­ser­va de ca­pi­tal pa­ra el fu­tu­ro.

Cam­bó, en 1927, co­bra­ba un suel­do de 100.000 pe­se­tas al año (1,5 mi­llo­nes de euros ac­tua­les) por su tra­ba­jo co­mo pre­si­den­te de la com­pa­ñía. Pe­ro eso era una ba­ga­te­la com­pa­ra­do con la co­mi­sión del 1,52% so­bre los be­ne­fi­cios anua­les de la com­pa­ñía (unos nue­ve mi­llo­nes de euros) y los di­vi­den­dos que sa­ca­ba de las 20.000 ac­cio­nes de la com­pa­ñía que guar­da­ba, en su ma­yo­ría, en ban­cos sui­zos. En to­tal, más o me­nos a me­dia­dos de los años 30, Cam­bó in­gre­sa­ba al­re­de­dor de un mi­llón de pe­se­tas al año; es de­cir, el equi­va­len­te a unos 15 mi­llo­nes de euros de hoy. La CHADE era el mejor ne­go­cio que se po­día ima­gi­nar des­pués de la cue­va de Alí Ba­bá.

Lo evi­den­te es que ese río de oro no se que­da­ba en ca­sa; es de­cir, no se lo lle­va­ban so­la­men­te los di­rec­ti­vos, que con­ta­ban, ade­más, con unos di­vi­den­dos que con fre­cuen­cia pa­sa­ban del 15% y con el co­lo­sal va­lor de sus ac­cio­nes en bol­sa (épo­cas hu­bo en que los tí­tu­los de CHADE lle­ga­ron a co­ti­zar en Zu­rich a más del 700% de su va­lor no­mi­nal). Pa­ra que los bue­nos tiem­pos no ter­mi­na­sen era ne­ce­sa­rio des­ti­nar una im­por­tan­te par­ti­da de pre­su­pues­tos a so­bor­nos. Co­mo sue­na.

Se com­pra­ba a pe­rió­di­cos y pe­rio­dis­tas, co­mo su­ce­dió con El Dia­rio de Bue­nos Ai­res, que se que­ja­ba por­que otro pe­rió­di­co, La Ra­zón, era un­ta­do con mu­cha más generosidad. Se com­pra­ba a fun­cio­na­rios, po­lí­ti­cos y has­ta mi­nis­tros. Y don­de hi­cie­ra fal­ta. Cual­quie­ra su­pon­dría que los es­tra­tos­fé­ri­cos be­ne­fi­cios de la CHADE es­ta­rían ba­jo la aten­ta mi­ra­da de fis­co, ¿no es ver­dad? Pues no lo era. Hay un do­cu­men­to con­fi­den­cial alu­ci­nan­te que re­pro­du­ce Bor­ja de Ri­quer en el que se ano­tan es­cru­pu­lo­sa­men­te las can­ti­da­des no pa­ga­das a Ha­cien­da por la com­pa­ñía du­ran­te un pe­rio­do de 14 años. El in­for­me, que ha apa­re­ci­do en la do­cu­men­ta­ción de Cam­bó, es­tá re­dac­ta­do des­pués de 1937 y alu­de a las “dis­po­si­cio­nes es­pe­cia­les” ob­te­ni­das por la CHADE pa­ra que los Go­bier­nos, en es­te ca­so de Es­pa­ña, le “perdonasen” ge­ne­ro­sí­si­ma­men­te exor­bi­tan­tes can­ti­da­des de im­pues­tos. El pa­pel di­ce que en­tre 1924 y 1937 la com­pa­ñía ob­tu­vo por es­te con­cep­to un “aho­rro” del 65,12% de los im­pues­tos que de­bía ha­ber pa­ga­do; es­to es, 85,7 mi­llo­nes de aque­llas pe­se­tas. Hoy, unos 1.286 mi­llo­nes de euros. Y se ano­ta con to­da tran­qui­li­dad el nom­bre de los “be­ne­fac­to­res” de la fir­ma: el ge­ne­ral Pri­mo de Ri­ve­ra; el mi­nis­tro de Ha­cien­da con­ser­va­dor Ju­lio Wais (ya con la Re­pú­bli­ca); el so­cia­lis­ta In­da­le­cio Prieto; An­to­nio La­ra Zá­ra­te, de Iz­quier­da Re­pu­bli­ca­na; y Ri­co Ave­llo, de cen­tro. To­dos mi­nis­tros de Ha­cien­da. Cam­bó, que no lo­gró ser ele­gi­do dipu­tado ni en 1931 ni en 1936 (sí en 1933) y que vi­vía ya su oca­so po­lí­ti­co, pa­re­ce que con­ser­va­ba in­tac­tas sus in­fluen­cias allí don­de más fal­ta ha­cían.

Las de­nun­cias inú­ti­les

En Ar­gen­ti­na, don­de aún no exis­tía el pe­ro­nis­mo pe­ro sí el Par­ti­do Ra­di­cal, el so­cia­lis­ta y otras for­ma­cio­nes muy va­ria­das co­mo Con­cor­dan­cia, em­pe­za­ban a es­tar más que har­tos de pa­gar unas fac­tu­ras de la luz sen­ci­lla­men­te bru­ta­les. Em­pe­za­ba a ser del do­mi­nio pú­bli­co que los cos­tes de pro­duc­ción ha­bían ba­ja­do mu­chí­si­mo gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, pe­ro el re­ci­bo eléc­tri­co no ba­jó ja­más un cén­ti­mo. Co­mo pa­sa hoy con el pe­tró­leo, na­die acer­ta­ba a ex­pli­car que, cuan­do el pre­cio del car­bón que con­su­mían las usi­nas por mi­les de to­ne­la­das subía, la fac­tu­ra au­men­ta­se ins­tan­tá­nea­men­te; pe­ro cuan­do el pre­cio del car­bón ba­ja­ba, no pa­sa­ba na­da en ab­so­lu­to. Tam­bién en­ton­ces eso era un mis­te­rio. Un mis­te­rio que per­mi­tía al prohom­bre Fran­cesc Cam­bó dis­fru­tar de dos gran­des ca­sas y un so­lar en la Vía Laie­ta­na de Bar­ce­lo­na, dos ca­sas en Berlín, otra en Abaz­zia (cos­ta del Adriá­ti­co), va­rias ca­sas en Ar­gen­ti­na y en Uru­guay (una de ellas lla­ma­da Mon Re­pos), ade­más de ex­ten­sos te­rre­nos en la Pi­ne­da de Ga­vá-Castelldefels (Bar­ce­lo­na) y al fi­nal de la Diagonal bar­ce­lo­ne­sa. Eso,

EN LOS AÑOS 20, CAM­BÓ TE­NÍA UNOS IN­GRE­SOS ANUA­LES QUE HOY EQUIVALDRÍAN A 15 MI­LLO­NES DE EUROS

LA CHADE LO­GRÓ QUE MU­CHOS MI­NIS­TROS, DEL REY O DE LA RE­PÚ­BLI­CA, PERDONASEN IM­PUES­TOS

apar­te de su ya­te Ca­ta­lo­nia, a bor­do del cual na­ve­ga­ba has­ta el Adriá­ti­co pa­ra des­can­sar... y pa­ra ale­jar­se de los pro­ble­mas cuan­do los veía ve­nir. Que era casi siem­pre.

Cuan­do es­ta­lló la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la y Cam­bó se pu­so in­me­dia­ta­men­te del la­do de Fran­co, la CHADE re­pi­tió el nú­me­ro de pres­ti­di­gi­ta­ción que ha­bía he­cho cuan­do ter­mi­nó la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial: se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en la CADE, Com­pa­ñía Ar­gen­ti­na de Elec­tri­ci­dad, una em­pre­sa ilu­so­ria­men­te del país; pe­ro los di­rec­ti­vos es­pa­ño­les (Cam­bó el pri­me­ro) no sol­ta­ron ni el ti­món ni la lla­ve del te­so­ro. Y cuan­do, en 1936, el to­do­po­de­ro­so trust eléc­tri­co se em­pe­ñó en que la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Bue­nos Ai­res le re­no­va­se la con­ce­sión de la pro­duc­ción de elec­tri­ci­dad des­de el año 1957 has­ta casi hoy mis­mo (en al­gu­nos ca­sos), en Bue­nos Ai­res se for­mó un es­cán­da­lo ma­yúscu­lo, por­que ya na­die po­día ig­no­rar los abu­sos. Se reunía el Con­ce­jo De­li­be­ran­te y ocu­rría que los con­ce­ja­les ra­di­ca­les vo­ta­ban a fa­vor de la re­no­va­ción y a cambio de una ri­dí­cu­la re­duc­ción de ta­ri­fas. Y ga­na­ban las vo­ta­cio­nes. Y lue­go no po­dían ex­pli­car de dón­de ha­bían sa­ca­do el di­ne­ro pa­ra com­prar­se las ca­sas que se com­pra­ban.

Y si per­dían (lle­va­ba su­ce­dien­do años), siem­pre ocu­rría que el in­ten­den­te Ma­riano de Ve­dia y Mi­tre ve­ta­ba el re­sul­ta­do, al­go que po­día ha­cer por ley, y la com­pa­ñía sa­ca­ba su sa­bro­sí­si­ma ta­ja­da, y tam­po­co sa­bía na­die de dón­de sa­ca­ba Ve­dia la pla­ta pa­ra vi­vir co­mo vi­vía.

La ele­gan­cia del ma­le­tín

En aquel tre­men­do en­fren­ta­mien­to de 1936, que par­tió en dos el Par­ti­do Ra­di­cal, to­dos sa­bían que la CADE ha­bía so­bor­na­do al lí­der ra­di­cal, Mar­ce­lo Tor­cua­to Al­vear, ex­pre­si­den­te de la na­ción, pro­me­tién­do­le di­ne­ro pa­ra su cam­pa­ña pre­si­den­cial a cambio de for­zar a los con­ce­ja­les de su par­ti­do en el Ayun­ta­mien­to bo­nae­ren­se a vo­tar a fa­vor de los in­tere­ses de la CADE. Pe­ro es que el pro­pio Al­vear se lo sol­tó a al­guien de su par­ti­do que le acu­sa­ba de ha­ber acep­ta­do el so­borno: “¿Quién me va a dar el di­ne­ro que ne­ce­si­to pa­ra go­ber­nar? ¿Us­ted?”.

Co­mo ano­ta De Ri­quer, “la CADE ha­bía con­ta­do con el apo­yo (...) de bue­na par­te de los más des­ta­ca­dos po­lí­ti­cos del país: des­de el pre­si­den­te [ge­ne­ral Agus­tín Pe­dro] Jus­to, los mi­nis­tros Or­tiz y Castillo, el in­ten­den­te Ve­dia, has­ta el se­cre­ta­rio Ra­zo­ni y bue­na par­te de los con­ce­ja­les ra­di­ca­les y de la Con­cor­dan­cia (e in­clu­so tam­bién al­gu­nos so­cia­lis­tas). La com­pa­ñía pa­re­cía te­ner un po­der ili­mi­ta­do a la ho­ra de com­prar vo­lun­ta­des en Ar­gen­ti­na”. An­dan­do el tiem­po, hi­zo lo mis­mo con el ge­ne­ral po­pu­lis­ta Juan Do­min­go Pe­rón.

¿Y có­mo se com­pra­ban? Por el mé­to­do más clá­si­co y ci­ne­ma­to­grá­fi­co del mundo. El po­lí­ti­co o pe­rio­dis­ta de turno re­ci­bía en su ca­sa a un di­rec­ti­vo de la CADE; to­ma­ban ca­fé, char­la­ban un ra­to de es­to y de lo otro, se in­tere­sa­ban por la sa­lud de sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias, co­men­ta­ban en tono alar­ma­do el ex­ce­si­vo frío o ca­lor que iba ha­cien­do (aún no se ha­bía pues­to de mo­da el cambio cli­má­ti­co) y, al fi­nal, el en­via­do de la com­pa­ñía se iba... y se de­ja­ba ol­vi­da­do en el sa­lón un ma­le­tín lleno de di­ne­ro. Más ele­gan­te, im­po­si­ble.

La CADE de Cam­bó ga­nó aque­lla ba­ta­lla de las con­ce­sio­nes, pe­ro des­de en­ton­ces, y pa­ra mu­chos años, el tér­mino cha­dis­ta pa­só a sig­ni­fi­car, en el len­gua­je po­pu­lar ar­gen­tino, coime­ro, ven­di­do, so­bor­na­dor o so­bor­na­do, ve­nal, co­rrup­to. Hoy di­ría­mos gur­te­le­ro o, en aten­ción al lu­gar de na­cen­cia del prohom­bre ca­ta­lán, ha­bla­ría­mos del tres por cien­to.

Fran­cis­co de Asís Cam­bó y Batlle de­jó Es­pa­ña cuan­do la pren­sa fran­quis­ta em­pe­zó a cu­brir­le de im­pro­pe­rios no so­lo por ca­ta­la­nis­ta sino por la­drón: por ha­ber hur­ta­do al fis­co del ré­gi­men unas gran­des can­ti­da­des de di­vi­sas que los su­ble­va­dos ne­ce­si­ta­ban co­mo ai­re pa­ra res­pi­rar. Eso le di­je­ron a él, que ha­bía re­ga­la­do 10.000 li­bras es­ter­li­nas a los fran­quis­tas.

Se fue a vi­vir a Ar­gen­ti­na. Y vol­vió a pre­si­dir la CADE que le ha­bía con­ver­ti­do, ba­jo sus di­ver­sos nom­bres, en una de las pri­me­ras for­tu­nas del país.

El pre­cur­sor del ca­ta­la­nis­mo ac­tual, aun­que mu­chos in­de­pen­den­tis­tas no lo ten­gan por tal, mu­rió a los 70 años, el 30 de abril de 1947. Ha pasado a la his­to­ria co­mo un po­lí­ti­co mo­de­ra­do, con­ci­lia­dor, cla­ri­vi­den­te y ab­ne­ga­do; co­mo un gran me­ce­nas del ar­te y co­mo un es­plén­di­do ju­ris­ta. Hoy sa­be­mos que fue al­gu­nas co­sas más, en su la­do os­cu­ro. Y que la his­to­ria no de­ja de dar vuel­tas so­bre sí mis­ma.

Cam­bó en los tiem­pos de glo­ria co­mo po­lí­ti­co cla­ri­vi­den­te del re­gio­na­lis­mo ca­ta­la­nis­ta.

Aba­jo a la de­re­cha, el asom­bro­so do­cu­men­to en el que se ano­tan los im­pues­tos eva­di­dos du­ran­te tre­ce años. A la iz­quier­da, el li­bro de Bor­ja de Ri­quer.

Mar­ce­lo Al­vear (en la fo­to, jun­to a Al­fon­so XIII) fue uno de los pre­si­den­tes ar­gen­ti­nos so­bor­na­dos por la CHADE.

Cam­bó apo­yó (y sub­ven­cio­nó) a Fran­co, pe­ro aca­bó en el exi­lio por ca­ta­la­nis­ta y por de­traer di­vi­sas a la “nue­va Es­pa­ña”.

Cam­bó, se­gun­do por la de­re­cha, mi­nis­tro en el Go­bierno de 1918, pre­si­di­do por Mau­ra (cuar­to por la iz­quier­da, jun­to a Al­fon­so XIII).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.