Es­tar des­nu­dos se po­ne de mo­da: des­de co­mer en un res­tau­ran­te has­ta prac­ti­car yo­ga o natación.

Más allá de lo pri­me­ro que se nos ocu­rre a to­dos, hay otras mu­chas co­sas que se pue­den ha­cer sin ro­pa. Aquí van al­gu­nas.

Tiempo - - SUMARIO - Ma­cu Llo­ren­te

De en­tra­da, sim­ple­men­te es­tar des­nu­do ya es al­go que pro­me­te. Y es que hay co­sas que ha­ce­mos ha­bi­tual­men­te, pe­ro que ha­cer­las sin ves­tir las con­vier­te en una ex­pe­rien­cia muy di­fe­ren­te. ¿Al­gu­na vez se han pre­gun­ta­do las ac­ti­vi­da­des dia­rias en las cua­les po­dría so­brar la ro­pa? El nu­dis­mo no so­lo nos trans­mi­te a un es­ta­do de li­ber­tad, ade­más si lo prac­ti­ca­mos con asi­dui­dad re­per­cu­te po­si­ti­va­men­te en nues­tra sa­lud. La piel ne­ce­si­ta ai­re pa­ra res­pi­rar y al cu­brir­la con la ro­pa pue­de lle­gar a de­bi­li­tar­se, ya que ab­sor­be las to­xi­nas del su­dor pro­du­ci­do por nues­tras ac­ti­vi­da­des dia­rias. Por eso, el ve­rano es la épo­ca ideal pa­ra bus­car la mí­ni­ma opor­tu­ni­dad de que­dar­nos en cue­ros y ayu­dar a me­jo­rar la apa­rien­cia de nues­tra piel de ca­ra a los lar­gos me­ses de in­vierno.

Me­jo­ra la vi­da se­xual. De­jar la ro­pa de la­do cuan­do no es ne­ce­sa­ria re­per­cu­te tam­bién en nues­tra men­te y en nues­tro es­ta­do de áni­mo, nos ayu­da a per­der mie­dos y a acep­tar nues­tro pro­pio cuer­po ga­nan­do en se­gu­ri­dad en no­so­tros mis­mos.

Pe­ro ade­más, el se­cre­to de una bue­na re­la­ción es dor­mir sin na­da. La des­nu­dez afec­ta di­rec­ta­men­te a nues­tra vi­da sen­ti­men­tal: a me­nos ro­pa, más se­xo. Y son mu­chos los fa­mo­sos que lo prac­ti­can a dia­rio, co­mo Vic­to­ria Beck­ham, quien ha ase­gu­ra­do que le en­can­ta ir­se a la ca­ma sin ro­pa pa­ra sen­tir la piel de su ma­ri­do. Las pa­re­jas que duermen des­nu­das cuen­tan con un sue­ño de mejor ca­li­dad, es­tán más fe­li­ces y son más sen­si­bles al

Las pa­re­jas que duermen des­nu­das es­tán más sa­tis­fe­chas con su vi­da se­xual y tie­nen mejor ca­li­dad de sue­ño

con­tac­to con el otro. Se­gún un es­tu­dio in­glés rea­li­za­do en­tre 1.000 per­so­nas por la em­pre­sa Cot­ton Usa, dor­mir en cue­ros refuerza la vi­da de la pa­re­ja: el 57% de los en­cues­ta­dos que dor­mían des­nu­dos de­cla­ra­ron es­tar muy sa­tis­fe­chos con su vi­da se­xual, fren­te a los 43% que no se qui­ta­ban el pi­ja­ma pa­ra dor­mir, y es que al sen­tir el con­tac­to de los cuer­pos des­nu­dos se li­be­ra una hor­mo­na lla­ma­da oxi­to­ci­na que pro­vo­ca que los su­je­tos se ani­men a te­ner en­cuen­tros ín­ti­mos, ex­pli­can los cien­tí­fi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.