Des­cu­bri­mos to­dos los de­ta­lles so­bre la vi­da de Pi­lar Za­ba­la, la pre­vi­si­ble candidata de Po­de­mos a len­da­ka­ri.

La her­ma­na de un eta­rra ase­si­na­do por los GAL es la candidata ofi­cia­lis­ta a len­da­ka­ri por Po­de­mos y po­si­ble ri­val de Ar­nal­do Ote­gi en las ur­nas.

Tiempo - - SUMARIO - Che­lo Apa­ri­cio

Pi­li Za­ba­la en­car­na a su pe­sar to­do lo que con­den­sa el mi­to re­den­to­ris­ta en el País Vas­co. El mar­ti­rio que ali­men­ta otros mar­ti­rios, y que di­lu­ye cul­pas. En su re­cien­te pre­sen­ta­ción pú­bli­ca en San Se­bas­tián co­mo po­si­ble candidata a len­da­ka­ri por Po­de­mos –que­da la ra­ti­fi­ca­ción en el pro­ce­so de pri­ma­rias que con­clu­ye en unos días– se es­fuer­za por ofre­cer un idea­rio más am­plio. Ha­bla de em­pleo, de de­re­chos hu­ma­nos, de pen­sio­nes... y es­pe­ta a los pe­rio­dis­tas: “Co­no­céis una fa­ce­ta de mi vi­da, pe­ro ten­go mu­chas más”. En cier­to mo­do, pa­re­ce li­be­rar­se del es­tig­ma, pues el “en­car­go” de la di­rec­ción de la for­ma­ción mo­ra­da le hi­zo vi­vir la sen­sa­ción de “flo­tar en el ai­re”. “Di­je in­me­dia­ta­men­te que sí”, ex- cla­ma. “Ven­go a hu­ma­ni­zar la po­lí­ti­ca”. “No ven­go en con­tra de na­die”. No son va­nas pre­ten­sio­nes.

Su nom­bre re­mo­vió los círcu­los de la iz­quier­da aber­za­le. Su po­si­ble ri­val por la lis­ta de Bil­du, Ar­nal­do Ote­gi –si pros­pe­ra­ra el re­cur­so con­tra su in­ha­bi­li­ta­ción–, ha alu­di­do a la dis­tan­cia que le se­pa­ra de la candidata crí­ti­ca con la iz­quier­da aber­za­le, aun­que ha des­ta­ca­do la idea de que su li­de­raz­go sir­va pa­ra “de­nun­ciar el te­rro­ris­mo de Es­ta­do”. Por otro la­do, pa­ra las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo de ETA, se tra­ta de una elec­ción per­so­nal que cla­ri­fi­ca su po­si­ción. “A al­gu­nas siem­pre nos han ta­cha­do de es­tar po­li­ti­za­das”.

El des­pla­za­mien­to de vo­tan­tes de Ba­ta­su­na a Po­de­mos, que ha lo­gra­do eri- gir­se en la pri­me­ra fuer­za po­lí­ti­ca en el País Vas­co en las pa­sa­das elec­cio­nes de ju­nio, arras­tra otros desplazamientos de sen­ti­dos. Hay quien quie­re li­be­rar­se del pasado de la iz­quier­da aber­za­le, de su com­pli­ci­dad y co­la­bo­ra­ción con ETA. Hay otros nue­vos, pa­ra quie­nes la his­to­ria del te­rro­ris­mo es una pe­sa­da car­ga. O tam­bién: los efec­tos de la idea­li­za­ción de­caen cuan­do la in­ti­mi­da­ción ce­sa.

Pa­blo Igle­sias, que ha­bló de la cal vi­va en el Con­gre­so de los Dipu­tados pa­ra re­fe­rir­se a Fe­li­pe Gon­zá­lez, ha que­ri­do pre­sen­tar a su candidata vas­ca co­mo “ejem­plo de re­con­ci­lia­ción y de com­pro­mi­so con las víc­ti­mas”. Al­ta me­ta. El dis­cur­so mo­ral de Pi­li Za­ba­la, que nie­ga su apo­yo a ETA, no lle­ga al com­pro­mi­so de otras víc­ti­mas de los GAL que com­par­ten des­de ha­ce dé­ca­das su par­ti­ci­pa­ción en aso­cia­cio­nes con víc­ti­mas de ETA.

Ciu­da­da­na del mundo.

Tras su fla­man­te pre­sen­ta­ción co­mo po­lí­ti­ca, Pi­li Za­ba­la apor­ta ma­ti­ces hu­ma­nos. “En mi ca­sa no se ha­bla­ba de po­lí­ti­ca. Mis pa­dres no eran na­cio­na­lis­tas. Eran tra­ba­ja­do­res y re­li­gio­sos”. “Yo no me sien­to aber­za­le. Soy una mu­jer vas­ca y ciu­da­da­na del mundo”. Pe­ro aña­de: “Lle­ga­do el mo­men­to, de­ci­di­ré en fun­ción del mo­de­lo te­rri­to­rial si apo­yo la in­de­pen­den­cia”.

Pi­li Za­ba­la co­no­ció el abis­mo cuan­do te­nía 13 años. Co­rría el año 1981, en el que los ase­si­na­tos de ETA ya se con­ta­ban por cien­tos. Se crió en un am­bien­te re­li­gio­so y cur­só sus es­tu­dios en cas­te-

llano, aun­que co­no­cie­ra el eus­ke­ra des­de ca­sa. Aquel día, cuan­do re­gre­sa­ba del co­le­gio, su­po que la Po­li­cía bus­ca­ba a su her­mano, de 18 años, y a otros dos, que ha­bían per­pe­tra­do un atra­co en una su­cur­sal ban­ca­ria de To­lo­sa. For­ma­ban par­te de un co­man­do de ETA, hu­ye­ron y se re­fu­gia­ron en el País Vas­co fran­cés. En­ton­ces, “cuan­do se po­día” –ha re­la­ta­do pos­te­rior­men­te– acu­día a vi­si­tar­lo con su ma­dre y sus her­ma­nos ma­yo­res.

De­jar de creer.

A los 15 años, ya en el ins­ti­tu­to, ocu­rrió el he­cho de la des­apa­ri­ción de su her­mano y de Jo­sé An­to­nio Lasa en el sur de Fran­cia. De aquel tiem­po re­cuer­da que “en­tró la tris­te­za por la puer­ta y la ilu­sión se fue por la ventana. Lle­gué a de­jar de creer”. De en­ton­ces guar­da to­dos los pe­rió­di­cos y no­ti­cias so­bre el ca­so.

“Fue­ron años de men­ti­ras, de aban­dono de las ins­ti­tu­cio­nes y de casi to­dos los par­ti­dos”. Re­co­no­ce el apo­yo de He­rri Ba­ta­su­na –que lle­gó a me­ter en las lis­tas elec­to­ra­les a las ma­dres de Lasa y Za­ba­la “co­mo ges­to sim­bó­li­co”, acla­ra– pe­ro las ma­ni­fes­ta­cio­nes ra­di­ca­les que pe­dían el es­cla­re­ci­mien­to del ca­so le ha­cían sen­tir­se ex­tra­ña. “Yo que­ría a mi her­mano, no me gus­ta­ba oír las con­sig­nas y los es­ló­ga­nes”. Aún pa­sa­ron casi do­ce años lar­gos has­ta la iden­ti­fi­ca­ción de los ca­dá­ve­res en­te­rra­dos en cal vi­da en la fo­sa de Bu­sot (Ali­can­te). Dos fun­cio­na­rios pú­bli­cos – un fo­ren­se y un po­li­cía– hi­cie­ron po­si­ble el es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos. “Pen­sé en aquel tiem­po, a la vis­ta de tan­ta cruel­dad, en si se­ría ca­paz de amar al­gún día”. Hoy vi­ve con su ma­ri­do, Je­sús Ma­ri, a quien co­no­ció en el ins­ti­tu­to de To­lo­sa, y con sus dos hi­jos: Ju­ne, de 12 años, e His­ham Lu­cas, de 9. Cuen­ta aho­ra al dar­se a co­no­cer que du­ran­te 16 años ha­bló so­lo en cas­te­llano con su pa­re­ja, y tras ir a un bar­ne­te­gi (es­cue­la pa­ra ad­qui­rir los per­fi­les lin­güís­ti­cos que ha­bi­li­tan pa­ra el em­pleo pú­bli­co) aho­ra so­lo con­ver­san en eus­ke­ra.

Su for­ma­ción co­mo odon­tó­lo­ga no fue aje­na a es­tas pes­qui­sas. “Re­cuer­do có­mo se pe­día in­for­ma­ción odon­to­ló­gi­ca de los res­tos”. Lle­gó a mon­tar una clí­ni­ca den­tal a los 24 años pe­ro un ac­ci­den­te le sec­cio­nó un de­do y se re­ci­cló des­pués en la en­se­ñan­za. Más tar­de se for­ma­ría en Odon­to­lo­gía Fo­ren­se y ac­tual­men­te tra­ba­ja en la exhumación de ca­dá­ve­res con el equi­po de Fran­cis­co Et­xe­be­rría, el fo­ren­se que cer­ti­fi­có la iden­ti­fi­ca­ción de los cuer­pos de Lasa y Za­ba­la.

Ote­gi es­pe­ra que el li­de­raz­go de Za­ba­la sir­va pa­ra “de­nun­ciar el te­rro­ris­mo de Es­ta­do”

Pi­li Za­ba­la (a la iz­quier­da) con la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Po­de­mos en el País Vas­co, Na­gua Alba, an­tes de pre­sen­tar su can­di­da­tu­ra a len­da­ka­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.