El ex­tra­ño gol­pe de Es­ta­do en Tur­quía ha desata­do una des­pro­por­cio­na­da re­pre­sión con­tra la opo­si­ción.

El ex­tra­ño gol­pe de Es­ta­do con­tra el pre­si­den­te Er­do­gan, que has­ta aho­ra ca­re­ce de pa­ter­ni­dad co­no­ci­da, ha desata­do una in­me­dia­ta y des­pro­por­cio­na­da re­pre­sión con­tra la opo­si­ción que ha de­pu­ra­do drás­ti­ca­men­te la Ad­mi­nis­tra­ción.

Tiempo - - SUMARIO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

La ver­dad es que fue un gol­pe ex­tra­ño, el más ex­tra­ño de los va­ria­dos pro­nun­cia­mien­tos mi­li­ta­res tur­cos. De­ma­sia­do ar­te­sa­nal tra­tán­do­se del se­gun­do Ejér­ci­to de la OTAN y uno de los más so­fis­ti­ca­dos. En cambio, la re­pre­sión que co­men­zó in­me­dia­ta­men­te des­pués del fra­ca­so se lle­vó a ca­bo de una ma­ne­ra muy pla­ni­fi­ca­da y rá­pi­da­men­te eje­cu­ta­da, bas­tan­te mejor que el gol­pe. Por aho­ra no hay da­tos cla­ros pa­ra afir­mar que fue­ra una ma­nio­bra ma­quia­vé­li­ca del pro­pio pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan pa­ra lim­piar al país de enemi­gos y opo­si­to­res, pe­ro tam­bién re­sul­ta con­fu­sa la co­reo­gra­fía gol­pis­ta en la que no apa­re­ció el lí­der o los lí­de­res de la re­vuel­ta, ni nin­gún mo­vi­mien­to opo­si­tor que la res­pal­da­ra. El ma­ni­fies­to que le­ye­ron en la te­le­vi­sión pú­bli­ca era de­ma­sia­do ge­né­ri­co e im­pre­ci­so. Más que el tex­to pa­ra un gol­pe de Es­ta­do pa­re­cía el editorial de un pe­rió­di­co re­ge­ne­ra­cio­nis­ta.

En el Es­ta­do lai­co fun­da­do por Ke­mal Ata­türk, el Ejér­ci­to te­nía mu­chos po­de­res y pri­vi­le­gios, tam­bién era el ga­ran­te de la Cons­ti­tu­ción y del lai­cis­mo, hoy ya no, si­gue te­nien­do pri­vi­le­gios, pue­de que aho­ra Er­do­gan se los re­ti­re ape­lan­do al re­cien­te gol­pe, pe­ro ya no es aquel Ejér­ci­to lai­co que ve­la por el lai­cis­mo. El país lle­va años con una pe­li­gro­sa de­ri­va is­la­mis­ta y au­to­ri­ta­ria. Es cier­to que hay par­ti­dos lai­cos de iz­quier­das, el más im­por­tan­te con di­fe­ren­cia es el Par­ti­do Re­pu­bli­cano del Pue­blo (CHP, por sus si­glas en tur­co), so­cial­de­mó­cra­ta y ke- ma­lis­ta, fun­da­do por el pa­dre de la pa­tria, que de­fien­de los va­lo­res fun­da­cio­na­les y que des­de el pri­mer mo­men­to se opu­so a los gol­pis­tas. Pa­ra los ke­ma­lis­tas, el tiem­po del Ejér­ci­to co­mo ár­bi­tro y se­ñor de la Cons­ti­tu­ción ya pa­só, con­si­de­ran que hay que de­fen­der el lai­cis­mo co­mo un pun­to bá­si­co de su pro­gra­ma po­lí­ti­co.

El enemi­go del ré­gi­men.

Des­de un pri­mer mo­men­to, tan­to el pre­si­den­te Er­do­gan co­mo los di­ri­gen­tes de su par­ti­do, el is­la­mis­ta con­ser­va­dor Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo (AKP) se­ña­la­ron al imam Fe­tu­lá Gü­len co­mo el ce­re­bro de­trás del gol­pe. Fe­tu­lá vi­ve exi­lia­do en Es­ta­dos Uni­dos y es el fun­da­dor y lí­der de una con­gre­ga­ción re­li­gio­sa cu­yos miem­bros se mue­ven en el se­cre­tis­mo y se opo­nen con de­nue­do a Er­do­gan. Has­ta 2013 el clé­ri­go co­la­bo­ra­ba con el aho­ra pre­si­den­te, en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro, pe­ro tras la apa­ri­ción de va­rias de­nun­cias de co­rrup­ción que afec­ta­ban a im­por­tan­tes miem­bros del Go­bierno, de­jó de pres­tar­le su apo­yo. Des­de en­ton­ces la es­ca­la­da de en­fren­ta­mien­tos fue cre­cien­do has­ta con­ver­tir a Gü­len en el enemi­go nú­me­ro uno del ré­gi­men.

El en­fren­ta­mien­to es de ca­rác­ter per­so­nal, no ideo­ló­gi­co, los dos son re­li­gio­sos. Úl­ti­ma­men­te se ha di­cho que Fe­tu­lá Gü­len te­nía re­la­ción con los ma­so­nes, tan­to tur­cos co­mo in­ter­na­cio­na­les, de lo que se de­ri­va­ría un is­lam to­le­ran­te con el lai­cis­mo, fren­te al ra­di­cal re­li­gio­so de

Er­do­gan. No es­tá na­da cla­ro que Gü­len ten­ga tan buen en­ten­di­mien­to con los ma­so­nes, co­mo tam­po­co es­tá cla­ra su in­ter­ven­ción en el gol­pe. La co­fra­día re­li­gio­sa co­no­ci­da co­mo Fe­to o los fe­tos se mue­ve por la Ad­mi­nis­tra­ción en las som­bras del se­cre­tis­mo. Es co­no­ci­da la re­co­men­da­ción que Gü­len ha­ce a sus se­gui­do­res: “De­béis mo­ve­ros por las ar­te­rias del sis­te­ma sin que na­die no­te vues­tra exis­ten­cia has­ta al­can­zar los cen­tros del po­der”. Es cu­rio­so, es­ta con­sig­na sue­na a la que ha­cen di­ri­gen­tes de mo­vi­mien­tos re­li­gio­sos de otras con­fe­sio­nes. El po­der es un ob­je­ti­vo, de ahí el en­fren­ta­mien­to en­tre Er­do­gan y Gü­len.

Es sa­bi­do que hay nu­me­ro­sos gü­lis­tas en la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do. El Eje­cu­ti­vo tur­co ha pe­di­do a EEUU la ex­tra­di­ción del imam, lo que es­tá abrien­do una ten­sión cris­pa­da en­tre los Go­bier­nos de Washington y Ankara. El mo­vi­mien­to Hiz­met, li­ga­do a la co­fra­día re­li­gio­sa del imam Gü­len re­cha­zó pú­bli­ca­men­te el gol­pe. Hi­cie­ron una de­cla­ra­ción pu­bli­ca­da du­ran­te los mo­men­tos en que el gol­pe te­nía un desa­rro­llo in­cier­to con­de­nan­do la ac­ción mi­li­tar en la po­lí­ti­ca in­te­rior tur­ca. El mis­mo imam lo con­de­nó la mis­ma no­che que se pro­du­jo. Co­mo pue­den ver, pa­re­ce un gol­pe sin pa­ter­ni­dad y por eso son mu­chos los ana­lis­tas que mi­ran de reojo a Er­do­gan.

Ten­sio­nes y en­fren­ta­mien­tos. La re­pre­sión, en cambio, co­men­zó in­me­dia­ta­men­te, de­cla­rán­do­se el es­ta­do de si­tio que Er­do­gan apro­ve­chó pa­ra pro­lon­gar de cua­tro a trein­ta días el pla­zo de la de­ten­ción sin car­gos. Los en­gra­na­jes de la re­pre­sión es­ta­ban muy bien en­gra­sa­dos, el pri­mer día se prac­ti­ca­ron 13.000 de­ten­cio­nes en los de­par­ta­men­tos de Jus­ti­cia, In­te­rior y Finanzas, cer­ca de 3.000 en­tre los mi­li­ta­res y 2.745 jue­ces y fis­ca­les pa­sa­ron de juz­gar y acu­sar a ser juz­ga­dos. Se ce­rra­ron co­le­gios y uni­ver­si­da­des y fue­ron sus­pen­di­dos 40.000 fun­cio­na­rios, la ma­yo­ría pro­fe­so­res. Un por­cen­ta­je al­to per­te­ne­cien­tes a la co­fra­día de Gü­len, pe­ro tam­bién se han de­te­ni­do a lai­cos, li­be­ra­les y de­mó­cra­tas. La opo­si­ción, con­vo­ca­da por el ke­ma­lis­ta CHP, sa­lió ma­si­va­men­te a ma­ni­fes­tar­se en la sim­bó­li­ca pla­za Tak­sim. Con­de­nó el gol­pe y la bru­tal re­pre­sión, tam­bién el re­torno de la pe­na de muer­te que pi­de con en­tu­sias­mo el Go­bierno. La so­cie­dad tur­ca es un her­vi­de­ro de en­fren­ta­mien­tos y ten­sio­nes.

El es­ta­do de si­tio de­cre­ta­do per­mi­te la de­ten­ción sin car­gos du­ran­te 30 días

Sim­pa­ti­zan­tes del pre­si­den­te Er­do­gan se ma­ni­fies­tan en Es­tam­bul con­tra el gol­pe de Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.