Ma­drid vuel­ve a ha­blar ca­ta­lán en la in­ti­mi­dad

El PP re­gre­sa al in­ter­cam­bio po­lí­ti­co con Con­ver­gèn­cia, en pleno ace­le­rón in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña.

Tiempo - - SUMARIO - Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Igual que la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la ha da­do mu­chas vuel­tas en los dos úl­ti­mos años, la his­to­ria del par­ti­do que tra­di­cio­nal­men­te ha agru­pa­do al na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán de de­re­chas tam­bién ha si­do ma­rean­te. Con­ver­gèn­cia aca­ba de su­pe­rar su úl­ti­mo re­co­do: abs­te­ner­se pa­ra per­mi­tir que la

po­pu­lar Ana Pas­tor fue­ra ele­gi­da pre­si­den­ta del Con­gre­so de los Dipu­tados y ob­te­ner a cambio un gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio en la Cá­ma­ra Ba­ja, por el que per­ci­bi­rá dos mi­llo­nes de euros al año. Al mis­mo tiem­po, en Bar­ce­lo­na vo­ta­ba jun­to a la CUP el plan de “des­co­ne­xión” que ter­mi­na­rá en un re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia.

Con­ver­gèn­cia, o su su­ce­sor re­cién na­ci­do, el Par­tit De­mò­cra­ta Ca­ta­là (PDC), ha con­se­gui­do de mo­men­to con­te­ner a la CUP en Ca­ta­lu­ña y ser, por pri­me­ra vez des­de an­tes de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de Ma­riano Ra­joy en 2011, so­cio ne­ce­sa­rio en Ma­drid. No co­mo ha­ce años, cuan­do CiU sal­va­ba in­ves­ti­du­ras y era cons­tan­te la hi­pó­te­sis de la en­tra­da de su por­ta­voz en Ma­drid, Jo­sep An­to­ni Du­ran i Llei­da, en Go­bier­nos del PP o del PSOE, pe­ro a un ni­vel acep­ta­ble des­pués de lo que ha llo­vi­do des­de 2014.

Si en la ne­go­cia­ción de in­ves­ti­du­ra tras el 20-D sus dipu­tados, en­ton­ces de De­mo­crà­cia i Lli­ber­tat, sa­bían que no con­ta­rían con ellos, aho­ra per­mi­ten que Pas­tor pre­si­da el Con­gre­so. A cambio de la cor­te­sía del PP, que, le­jos de ne­gar­les un gru­po pro­pio, pa­ra el que no cum­ple los re­qui­si­tos, ha pos­ter­ga­do la de­ci­sión. El PSOE tam­bién vo­ta­rá a fa­vor si así lo es­ti­man los ser­vi­cios ju­rí­di­cos.

La ayu­da de los dipu­tados con­ver­gen­tes pa­ra la for­ma­ción de la Me­sa del Con­gre­so en­fren­tó a la di­rec­ción del PDC con el por­ta­voz en Ma­drid, Fran­cesc Homs. Des­pués se im­pu­so el prag­ma­tis­mo. La pre­si­den­ta del Con­se­jo Na­cio­nal de PDC, Mer­cè Co­ne­sa, de­cía en a La Van­guar­dia que su par­ti­do “nunca pac­ta­ría con el PP” pe­ro que, en lo re­fe­ren­te al Con­gre­so “qui­zá se ha exa­ge­ra­do de­ma­sia­do”. “A efec­tos prác­ti­cos es anec­dó­ti­co”, di­jo aje­na

al ma­les­tar que es­ta cer­ca­nía con el PP ha pro­vo­ca­do en Ciu­da­da­nos, el úni­co par­ti­do que tie­ne com­pro­me­ti­da su abs­ten­ción a Ra­joy. “No en­ten­de­mos có­mo se pue­de ha­blar de cor­te­sía par­la­men­ta­ria an­te un gru­po que es­tá ha­cien­do lo que ha­ce en el Par­la­men­to” ca­ta­lán, cri­ti­có su vi­ce­se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas.

La co­la­bo­ra­ción del PDC en Ma­drid se que­da en la Me­sa y el gru­po pro­pio en el Con­gre­so, al­go im­pen­sa­ble ha­ce dos años, cuan­do la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia abra­zó el in­de­pen­den­tis­mo con la ce­le­bra­ción de un re­fe­rén­dum ile­gal, se­gún el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. En es­te tiem­po, se alió con Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na, se di­vor­ció de Unió y de­jó caer a su lí­der Ar­tur Mas pa­ra ce­rrar un acuer­do de in­ves­ti­du­ra de Car­les Puig­de­mont con la CUP.

Pro­cés pro­pio.

A me­di­da que los con­ver­gen­tes atra­ve­sa­ban su pro­pio pro­cés y cam­bia­ban de nom­bre elec­ción tras elec­ción, fue­ron con­vir­tién­do­se en una fuer­za apes­ta­da en Ma­drid. Pe­ro dos años des­pués, echan una mano. Ha si­do al PP y a Ma­riano Ra­joy co­mo an­tes lo fue a Fe­li­pe Gon­zá­lez, Jo­sé Ma­ría Az­nar o Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Uno de los par­ti­dos del bi­par­ti­dis­mo vuel­ve a apo­yar­se en los he­re­de­ros de Jor­di Pu­jol, que en 1996 fir­mó con Az­nar el Pac­to del Ma­jes­tic, más com­pe­ten­cias pa­ra Ca­ta­lu­ña a cambio del apo­yo a su in­ves­ti­du­ra. En­ton­ces Az­nar lle­gó a de­cir que ha­bla­ba ca­ta­lán en “círcu­los no muy am­plios”.

De mo­men­to, en el PDC in­sis­ten en que vo­ta­rán No a la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy pe­ro que es­tán “dis­pues­tos a ha­blar” con el PSOE. Es­tá por ver cuán­do vol­ve­rá a ten­sar­se la cuer­da, cuan­do en sep­tiem­bre Puig­de­mont afron­te su cues­tión de con­fian­za y, qui­zá, ten­ga que ha­cer más con­ce­sio­nes a la CUP pa­ra sal­var­la.

Fran­cesc Homs, por­ta­voz con­ver­gen­te en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.