Del slum a los es­ce­na­rios con pa­sos de ba­llet

Jes­sa Ba­lo­te, una ex­tra­ña Ce­ni­cien­ta en una ciu­dad de Ma­ni­la con de­ce­nas de mi­les de ni­ños po­bres.

Tiempo - - SUMARIO - Án­gel L. Mar­tí­nez (Ma­ni­la, Fi­li­pi­nas)

De una fo­to de Don Qui­jo­te a otra de El la­go de los cis­nes, los de­dos de Jes­sa Ba­lo­te dan­zan por sus re­cuer­dos en tu­tú, re­cor­tes de pren­sa que de­co­ran el cha­mi­zo de ma­de­ra y cha­pa don­de vi­ven sus pa­dres. Hi­ja de ven­de­do­res de ba­su­ra en el gue­to de Aro­ma, el des­tino de es­ta bai­la­ri­na de 18 años na­ci­da en el seno de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa es­ta­ba uni­do de ma­ne­ra in­sos­la­ya­ble al de otras 5.000 que ates­tan el ba­rrio mar­gi­nal de Ton­do, ver­te­de­ro de la bahía de Ma­ni­la.

Se­gún el úl­ti­mo in­for­me de Uni­cef Po­bre­za in­fan­til en Fi­li­pi­nas, al­re­de­dor de 23,7 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos del país (una cuar­ta par­te de la po­bla­ción) vi­ven por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za; la ma­yo­ría se con­cen­tra en las gran­des ciu­da­des.

Po­bre­za ur­ba­na. La mi­se­ria arrasa fa­mi­lias fi­li­pi­nas co­mo los ti­fo­nes aso­lan el ar­chi­pié­la­go ca­da año. Pe­ro no son tem­po­ra­les im­pre­vi­si­bles los que con­di­cio­nan la po­bre­za ur­ba­na. Aun­que el PIB es­tá cre­cien­do a un rit­mo del 6% anual –uno de los de ma­yor pro­gre­sión en el sud­es­te asiá­ti­co–, de­ter­mi­na­dos ba­rrios de la re­gión me­tro­po­li­ta­na de Ma­ni­la acu­mu­lan cer­ca del 90% de la ri­que­za del país, se­gún la edi­ción fi­li­pi­na de la re­vis­ta For­bes.

Mien­tras, la ca­pi­tal al­ber­ga a vein­te mi­llo­nes de per­so­nas, y en el dis­tri­to de Ton­do, que in­clu­ye el slum de Aro­ma, se ha­ci­nan 70.000 per­so­nas por ki­ló­me­tro cua­dra­do –una de las zo­nas más den­sa­men­te po­bla­das del pla­ne­ta–. Una tor­men­ta per­fec­ta pa­ra el aban­dono in­fan­til y la ado­les­cen­cia in­di­gen­te. Se es­ti­ma que hay 30.000 me­no­res vi­vien­do en las ca­lles de Ma­ni­la (200.000 en to­do el país) con me­nos de 46 pe­sos (0,8 euros) al día.

“Es un lu­gar di­fí­cil pa­ra cre­cer y vi­vir. Mi fa­mi­lia no es­tá se­gu­ra por la dro­ga y la vio­len­cia”, ex­pli­ca Jes­sa a las puer­tas del que fue su ho­gar, en­tre el ca­careo de

ga­llos y el gri­te­río de ni­ños se­mi­des­nu­dos ju­gan­do en­tre desechos. Ha­ce po­co me­nos de un año que se mu­dó a otro ba­rrio gra­cias a los in­gre­sos acu­mu­la­dos des­de que dio el sal­to de las ca­lles a los es­ce­na­rios, tras ser des­cu­bier­ta a los 11 años por Fu­tu­ros Pro­yec­tos de Ba­llet.

Jó­ve­nes con po­ten­cial. Crea­da en el año 2008 por Li­sa Ma­cu­ja-Eli­zal­de, fun­da­do­ra y di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Ba­llet Ma­ni­la, la be­ca ofre­ce lec­cio­nes a ado­les­cen­tes con po­ten­cial pe­ro que ca­re­cen de re­cur­sos, co­mo Jes­sa.

“Es­ta­ba en el co­le­gio la pri­me­ra vez que vi el es­pec­tácu­lo Pi­no­cho por te­le­vi­sión... nunca pen­sé que po­dría te­ner la fle­xi­bi­li­dad de los bai­la­ri­nes”, re­cuer­da mien­tras estira las pun­tas de sus pies en un ac­to re­fle­jo.

Unos 50 ado­les­cen­tes mar­gi­na­dos –y 60 más que pa­gan por las cla­ses– apren­den ca­da año en la es­cue­la de Ma­cu­ja. To­dos los bai­la­ri­nes im­ber­bes re­ci­ben en­tre 9 y 33 euros por ac­tua­ción, mien­tras que los be­ca­dos tie­nen una men­sua­li­dad de has­ta 65 euros de­pen­dien­do de su ni­vel, así co­mo dietas y equi­pa­mien­to.

Tam­bién be­ca­da por la Aca­de­mia Ru­sa de Ba­llet de San Pe­ters­bur­go, Li­sa Ma­cu­ja sa­be de la im­por­tan­cia del apo­yo aca­dé­mi­co pa­ra que los es­tu­dian­tes al­can­cen la ex­ce­len­cia. A sus 52 años, el cu­rrí­cu­lum de Ma­cu­ja des­cri­be el éxi­to de una ar­tis­ta pre­coz que se gra­duó con ho­no­res en los años 80 del pasado si­glo y lle­gó a ser la pri­me­ra bai­la­ri­na prin­ci­pal ex­tran­je­ra en el Ba­llet Ki­rov Ru­so. A su re­gre­so a Fi­li­pi­nas, una dé­ca­da más tar­de, Ma­cu­ja de­ci­dió pro­mo­ver su es­pe­cia­li­dad en­tre ni­ños.

“La dan­za re­quie­re dis­ci­pli­na del cuer­po, lo que a su vez me­jo­ra tam­bién el apren­di­za­je in­te­lec­tual”, di­ce quien re­co­no­ció las cua­li­da­des in­na­tas de Jes­sa: “Su ta­len­to ya era evi­den­te des­de la pri­me­ra au­di­ción... Su ven­ta­ja so­bre el res­to eran la di­li­gen­cia y el tra­ba­jo y el es­fuer­zo cons­tan­tes”.

Des­de aque­lla pri­me­ra prue­ba, Jes­sa ha re­co­rri­do el mundo pa­ra ac­tua­cio­nes en el Grand Prix de Asia 2012 en Hong Kong, o en el Reino Uni­do el año pasado.

Aho­ra ga­na 32.000 pe­sos (474 euros) al mes, mu­cho más que su pa­dre, Gior­gio, cu­yos em­pleos a me­dia jor­na­da co­mo obre­ro y re­co­lec­tor de ba­su­ra nunca fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra sos­te­ner a una fa­mi­lia de seis hi­jos y dos nie­tos.

“Al prin­ci­pio fue di­fí­cil com­bi­nar es­cue­la y dan­za. Pe­ro quie­ro ser pro­fe­so­ra de Ma­te­má­ti­cas”, di­ce Jes­sa, siem­pre con los pies en el sue­lo.

Ce­ni­cien­ta en un inusual cuen­to, la bai­la­ri­na del slum es cons­cien­te de que el re­la­to de los ni­ños mar­gi­na­dos en Fi­li­pi­nas es otro. Fa­mi­lias nu­me­ro­sas en me­ga­ló­po­lis den­sa­men­te po­bla­das, des­pro­vis­tas de programas de pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar que la tra­di­ción ca­tó­li­ca re­cha­za. De­sigual­dad in­sul­tan­te en gue­tos mi­se­ra­ble­men­te po­bres, ocul­tos a la som­bra de las ofi­ci­nas de ne­go­cios y sus por­cen­ta­jes de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. His­to­rias que se re­pi­ten co­mo los pa­sos de una dan­za si­nies­tra.

Jes­sa Ba­lo­te, pro­me­sa del ba­llet clá­si­co, bai­lan­do en el gue­to Aro­ma de Ma­ni­la, don­de na­ció y se crió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.