Có­mo so­bre­vi­vir a un ve­rano en pa­re­ja

Tra­di­cio­nal­men­te, tras las va­ca­cio­nes las se­pa­ra­cio­nes au­men­tan un 31%.

Tiempo - - SUMARIO - Ce­lia Lorente clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

To­dos los años tras el ve­rano se abre el pe­rio­do en el que más di­vor­cios y se­pa­ra­cio­nes se su­ce­den se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE). La te­ra­peu­ta Ve­ró­ni­ca Ro­drí­guez Ore­lla­na, que li­de­ra un equi­po pio­ne­ro en téc­ni­cas de coaching gru­pal en Ma­drid ex­pli­ca: “Du­ran­te to­do el año es­pe­ra­mos las va­ca­cio­nes con an­sia y pen­sa­mos que se­rá el mo­men­to de po­ner las co­sas en or­den, que to­do re­sul­ta­rá mejor y por eso sue­len ser tan es­pe­ra­das e idea­li­za­das. Pe­ro, se­gún se en­cuen­tre nues­tra re­la­ción de pa­re­ja, las va­ca­cio­nes pue­den ser o to­do un éxi­to o la an­te­sa­la del in­fierno”, ex­pli­ca.

Si la pa­re­ja se en­cuen­tra en un mo­men­to muy con­flic­ti­vo, en­ton­ces es muy pro­ba­ble que las va­ca­cio­nes se con­vier­tan en el des­en­ca­de­nan­te fi­nal de la re­la­ción: “Pue­den pre­ci­pi­tar la de­ci­sión pos­pues­ta de po­ner­le pun­to fi­nal. Sin em­bar­go, la cul­pa nunca se­rá de las va­ca­cio­nes, sino de los con­flic­tos pre­vios o de lo que se en­con­tra­ba la­ten­te y que qui­zá se pu­so de ma­ni­fies­to al te­ner que com­par­tir mu­cho tiem­po con el otro”.

Es co­mún que las pa­re­jas idea­li­cen las va­ca­cio­nes y pien­sen que ten­drán más tiem­po pa­ra ha­blar o in­clu­so au­men­tar el nú­me­ro de re­la­cio­nes ín­ti­mas. Se crean unas ex­pec­ta­ti­vas que son per­ju­di­cia­les y se vuel­ven pre­ci­sa­men­te en con­tra de la pro­pia pa­re­ja. “Es­tas ex­pec­ta­ti­vas, cuan­do no se cum­plen, lle­van a la frus­tra­ción y al ger­men de los fu­tu­ros con­flic­tos. No se co­mu­ni­ca, no se cum­ple lo es­pe­ra­do y em­pie­zan a sur­gir los pro­ble­mas, es co-

mo una bo­la de nie­ve que hay que sa­ber pa­rar a tiem­po pa­ra que no em­peo­re la si­tua­ción”, ex­pli­ca Ro­drí­guez Ore­lla­na.

Pla­nes con­flic­ti­vos. Los seis pun­tos cla­ve pa­ra evi­tar acabar di­vor­cia­dos tras el ve­rano pa­sa­rían en pri­mer lu­gar por pen­sar bien el des­tino. Es im­por­tan­te que si no hay coin­ci­den­cia se apren­da a ne­go­ciar o bien ele­gir un lu­gar del que los dos pue­dan dis­fru­tar. Otra al­ter­na­ti­va es que se tur­nen ca­da año pa­ra ele­gir si­tio. Otro pun­to cla­ve es ¿qué ha­cer du­ran­te el ve­ra­neo? Re­gla nú­me­ro uno, res­pe­tar las ne­ce­si­da­des o gus­tos in­di­vi­dua­les. Por ejem­plo pue­de dar­se que uno quie­ra dedicarle tiem­po a al­gu­na ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, pes­ca, na­ve­ga­ción, golf, et­cé­te­ra. Si bien es­to pue­de qui­tar­le tiem­po al es­tar en pa­re­ja, es muy sa­lu­da­ble per­mi­tir­se ese es­pa­cio con generosidad y re­co­no­cien­do las di­fe­ren­cias.

Otro pun­to im­por­tan­te son las fa­mi­lias res­pec­ti­vas, que pue­den ser un mo­ti­vo de con­flic­to. La tu­ya, la mía, si se la in­clu­ye o no, y ni que ha­blar si hay con­vi­ven­cia, en tu pue­blo en el mío, etc., etc. En la ac­tua­li­dad se su­man va­ria­bles co­mo las de los hi­jos pro­ve­nien­tes de ma­tri­mo­nios o pa­re­jas pre­vias. Las op­cio­nes pue­den ser va­ria­das: va­ca­cio­nar ca­da uno con sus hi­jos y com­par­tir al­gu­nos días con las nue­vas pa­re­jas o fa­mi­lias o bien man­te­ner las mis­mas en for­ma se­pa­ra­da, son al­ter­na­ti­vas que ca­da uno ma­ne­ja­rá se­gún sus cir­cuns­tan­cias.

Otra cues­tión son los ami­gos, que sue­len ser un co­mo­dín no ex­pli­ci­ta­do cuan­do la pa­re­ja no se en­cuen­tra bien, y pue­de fun­cio­nar, pe­ro una vez más se­rá “me­ter la tie­rra ba­jo la al­fom­bra”. En el ca­so de las pa­re­jas que no es­tén en cri­sis y de­ci­den com­par­tir sus va­ca­cio­nes con ami­gos, es muy im­por­tan­te que el gru­po no ha­ga que des­apa­rez­can los es­pa­cios de pa­re­ja, de fa­mi­lia e in­di­vi­dua­les. Y tam­bién es im­por­tan­te el te­ma de las ta­reas y res­pon­sa­bi­li­da­des. Las va­ca­cio­nes son pa­ra to­dos y se de­be­rá ge­ne­rar una di­ná­mi­ca di­fe­ren­te a la que se tie­ne du­ran­te el año. Re­par­tir res­pon­sa­bi­li­da­des en for­ma con­sen­sua­da evi­ta­rá re­pro­ches y enojos.

Y por úl­ti­mo, el te­ma de la se­xua­li­dad. La exi­gen­cia de dis­fru­tar afec­ta di­rec­ta­men­te a la po­si­bi­li­dad de lo­grar­lo. Las va­ca­cio­nes pue­den ser un mo­men­to de re­en­cuen­tro y acer­ca­mien­to, pe­ro es im­por­tan­te res­pe­tar la es­pon­ta­nei­dad y que el de­seo sur­ja na­tu­ral­men­te sin pre­sio­nes.

Pa­ra las va­ca­cio­nes se crean unas al­tas ex­pec­ta­ti­vas que pue­den lue­go re­sul­tar frus­tran­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.