Los pa­sos pa­ra fre­nar un gol­pe de Es­ta­do

Una aso­na­da a la tur­ca es in­via­ble en Es­pa­ña, aun­que hay me­ca­nis­mos pa­ra des­ac­ti­var una in­su­rrec­ción.

Tiempo - - SUMARIO - A.R. aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Las imá­ge­nes de los tan­ques en la ca­lle y el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos del úl­ti­mo gol­pe de Es­ta­do en Tur­quía re­cor­da­ron a la aso­na­da es­pa­ño­la de 1981. El rey Juan Car­los fue el ar­tí­fi­ce de que el 23-F fra­ca­sa­se con sus lla­ma­das a los ca­pi­ta­nes ge­ne­ra­les y su apa­ri­ción en te­le­vi­sión de ma­dru­ga­da, una es­tra­te­gia que el pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, imi­tó en cuan­to su­po que una par­te del Ejér­ci­to se ha­bía su­ble­va­do, al aren­gar por te­lé­fono a sus se­gui­do­res pa­ra que sa­lie­sen a la ca­lle. En Tur­quía fra­ca­só el gol­pe en unas ho­ras por­que Er­do­gan pu­do ha­blar a los ciu­da­da­nos, al igual que don Juan Car­los en 1981.

¿Qué ti­po de con­tra­gol­pe ha­bría en Es­pa­ña si se des­en­ca­de­na­se una in­su­bor­di­na­ción cas­tren­se de es­te ti­po? “No hay di­rec­tri­ces ni pla­nes es­tra­té­gi­cos pa­ra un con­tra­gol­pe. Se pre­pa­ran ad hoc”, ase­gu­ra a TIEM­PO una fuente gu­ber­na­men­tal. Un le­van­ta­mien­to mi­li­tar co­mo el tur­co es “im­pen­sa­ble” en la Es­pa­ña ac­tual: se ne­ce­si­ta­rían, co­mo mí­ni­mo, la im­pli­ca­ción de va­rios te­nien­tes ge­ne­ra­les con man­do y un gran nú­me­ro de man­dos in­ter­me­dios que apli­ca­sen con ri­gor en­tre la tro­pa un even­tual to­que de que­da o me­di­das de ex­cep­ción.

El ca­so Me­na.

En es­te hi­po­té­ti­co es­ce­na­rio to­das las mi­ra­das se cen­tra­rían en la Fuer­za Te­rres­tre del Ejér­ci­to de Tie­rra, cu­ya se­de se en­cuen­tra en Se­vi­lla y des­de la que se con­tro­lan más de 40.000 efec­ti­vos re­par­ti­dos por casi to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la, in­clui­das Ceu­ta y Me­li­lla. En la pro­pia pá­gi­na web del Ejér­ci­to se des­ta­ca que el je­fe de la Fuer­za Te­rres­tre “os­ten­ta (…) el man­do del 70% de las uni­da­des de com­ba­te dis­tri­bui­das a lo lar­go y an­cho de to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal”.

De ahí que en enero de 2006 sal­ta­sen las alar­mas con el dis­cur­so del te­nien­te ge­ne­ral Jo­sé Me­na, por en­ton­ces je­fe de la Fuer­za Te­rres­tre, en el que in­si­nuó una in­ter­ven­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das si el nue­vo Es­ta­tu­to au­to­nó­mi­co ca­ta­lán des­bor­da­ba los lí­mi­tes de la Cons­ti­tu­ción. A raíz de aque­lla salida de tono, el mi­nis­tro de De­fen­sa, Jo­sé Bono, con­si-

de­ró que Me­na era el que ha­bía so­bre­pa­sa­do los lí­mi­tes y or­de­nó su des­ti­tu­ción, su pa­se for­zo­so a la re­ser­va y un arres­to do­mi­ci­lia­rio de ocho días, unas me­di­das que lue­go fue­ron con­fir­ma­das por el Tri­bu­nal Su­pre­mo. Dos años des­pués, y ya re­ti­ra­do, Me­na pu­bli­có el li­bro Mi­li­ta­res. Los lí­mi­tes del si­len­cio, en el que con­tó que aquel día de la Pas­cua Mi­li­tar le lla­ma­ron 9 de los 12 te­nien­tes ge­ne­ra­les en ac­ti­vo, apar­te del en­ton­ces je­fe del Ejér­ci­to de Tie­rra, su in­me­dia­to su­pe­rior je­rár­qui­co. “Tan so­lo uno se ofre­ció a se­cun­dar mi ac­ti­tud. Cua­tro se mos­tra­ron de acuer­do con lo que ha­bía di­cho, deseán­do­me suer­te an­te el panorama que se ave­ci­na­ba. Cua­tro más me lla­ma­ron pa­ra in­tere­sar­se por mi es­ta­do de mo­ral. Los tres que no me lla­ma­ron es­ta­ban des­ti­na­dos en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa y en el Es­ta­do Ma­yor de la De­fen­sa”, des­ve­ló Me­na.

En el ca­so de que se pro­du­je­ra un ac­to in­su­rrec­cio­nal co­mo el de Tur­quía, el Go­bierno ten­dría una se­rie de me­ca­nis­mos pa­ra cor­to­cir­cui­tar la in­su­rrec­ción. El prin­ci­pal se­ría la con­vo­ca­to­ria del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, un ór­gano crea­do en 2013 que se en­car­ga de asis­tir al pre­si­den­te del Go­bierno en te­mas de se­gu­ri­dad. For­man par­te del mis­mo va­rios mi­nis­tros, así co­mo el je­fe del Es­ta­do Ma­yor de la De­fen­sa y el di­rec­tor del CNI. Di­cho Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal se­ría el en­car­ga­do de de­cla­rar el es­ta­do de ex­cep­ción o, en el peor de los ca­sos, el de si­tio. En Es­pa­ña ha­bía has­ta la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra tres es­ce­na­rios de res­pues­ta a una cri­sis en fun­ción de su gra­ve­dad (los es­ta­dos de alar­ma, ex­cep­ción y si­tio). En 2010, por ejem­plo, el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro re­cu­rrió al es­ta­do de alar­ma en res­pues­ta a la huel­ga de con­tro­la­do­res aé­reos, lo que pro­vo­có que las to­rres de los ae­ro­puer­tos que­da­sen ba­jo con­trol mi­li­tar. Una ley apro­ba­da por Ma­riano Ra­joy en sep­tiem­bre de 2015 in­clu­yó un cuar­to su­pues­to: la si­tua­ción de in­te­rés pa­ra la Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, que no su­po­ne una sus­pen­sión de de­re­chos fun­da­men­ta­les.

Úl­ti­ma reunión del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, el pasado mes de ma­yo, ba­jo la pre­si­den­cia de Ma­riano Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.