The Beatles: me­dio si­glo de sub­ma­ri­nos

Aquel agos­to de ha­ce me­dio si­glo pa­só al­go: de­ja­ron de dar con­cier­tos y su so­ni­do cam­bió pa­ra siem­pre.

Tiempo - - SUMARIO - Je­sús Ca­sa­ñas

El 5 de agos­to de 1966 se po­nía a la ven­ta Re­vol­ver, sép­ti­mo dis­co de es­tu­dio de The Beatles, a la vez que el sen­ci­llo Ye­llow Sub­ma­ri­ne. El día 29 del mis­mo mes da­ban su úl­ti­mo con­cier­to en vi­vo. ¿Qué ocu­rrió en aque­llas se­ma­nas es­ti­va­les de ha­ce aho­ra me­dio si­glo pa­ra que los Fab Four no vol­vie­sen a sa­lir de gi­ra y se con­vir­tie­sen ex­clu­si­va­men­te en un gru­po de es­tu­dio?

Re­vol­ver es el pun­to de in­fle­xión en su so­ni­do. Pa­sa­ron de ha­cer rock&roll me­ló­di­co y ba­la­das de amor ado­les­cen­te a ex­pe­ri­men­tar con la psi­co­de­lia, los so­ni­dos orien­ta­les y la or­ques­ta­ción, a la vez que in­tro­du­cían tex­tos ca­da vez más re­fle­xi­vos en sus le­tras (in­fluen­cia de Bob Dy­lan, el can­na­bis y los via­jes de LSD). Era la evo­lu­ción ló­gi­ca de Rub­ber Soul, LP an­te­rior, don­de las com­po­si­cio­nes de Paul McCart­ney y John Len­non em­pe­za­ban a to­mar rum­bos dis­tin­tos (aun­que si­guie­ron fir­man­do la au­to­ría de for­ma con­jun­ta has­ta el fi­nal). El más cla­ro an­te­ce­den­te era Nor­we­gian Wood, una ex­tra­ña his­to­ria de amor de Len­non –con el pri­mer si­tar de Geor­ge Ha­rri­son– que rom­pía con el tono idí­li­co de no­viaz­go co­le­gial ti­po She Lo­ves You.

La por­ta­da ya ad­ver­tía el cambio: por pri­me­ra vez no mos­tra­ba una fo­to­gra­fía del gru­po al uso, sino unas ca­ri­ca­tu­ras en blan­co y ne­gro mez­cla­das con un co­lla­ge. Las com­po­si­cio­nes de Ha­rri­son se ha­rían hue­co en­tre el re­per­to­rio, apor­tan­do tres can­cio­nes al to­tal de 14: Tax­man

(que abría con sus agre­si­vas gui­ta­rras), Lo­ve You To (don­de ex­pan­día a su gus­to sus avan­ces con el si­tar) y I Want to Tell You. Len­non se dio a la ex­pe­ri­men­ta­ción so­no­ra, in­tro­du­cien­do gui­ta­rras y vo­ces in­ver­ti­das, efec­tos pro­ce­sa­dos y, en ge­ne­ral, cual­quier no­ve­dad en lo que a tru­cos de es­tu­dio se re­fi­rie­se. Su má­xi­ma ex­pre­sión es el cie­rre, To­mo­rrow Ne­ver Knows, cor­te a lo chill out que ha­ría de ban­da so­no­ra per­fec­ta en un fu­ma­de­ro de opio.

El quin­to. McCart­ney ju­gó de lleno a la or­ques­ta­ción tras los re­sul­ta­dos más que sa­tis­fac­to­rios de Yes­ter­day (del quin­to LP, Help!). Los arre­glos del de­no­mi­na­do quin­to beatle, Geor­ge Mar­tin, acom­pa­ña­rían siem­pre al cuar­te­to en ge­ne­ral y a las ba­la­das de Paul en par­ti­cu­lar (en al­gu­nos ca­sos, muy a su pe­sar). Cla­ro ejem­plo es esa in­cla­si­fi­ca­ble e im­pa­ga­ble oda a la me­lan­co­lía lla­ma­da Elea­nor Rigby. A Rin­go Starr se­guían sin te­ner­le en cuen­ta a la ho­ra de com­po­ner, pe­ro Paul le pu­so a can­tar en la in­fan­ti­loi­de Ye­llow Sub­ma­ri­ne. El ex­pe­ri­men­to arra­só: no so­lo es una de sus can­cio­nes más co­no­ci­das, da­ría has­ta pa­ra el hi­lo ar­gu­men­tal de una pe­lí­cu­la de ani­ma­ción ho­mó­ni­ma con los de Li­ver­pool (do­blán­do­se a sí mis­mos) co­mo pro­ta­go­nis­tas.

Des­cu­brie­ron que no ne­ce­si­ta­ban a los otros miem­bros del gru­po, no so­lo a la ho­ra de es­cri­bir, tam­bién de gra­bar (Len­non y Ha­rri­son no to­ca­ron en For no One, ni Starr en Elea­nor Rigby). Tam­bién apren­die­ron que al es­tu­dio se iba mu­cho mejor sin las pre­sio­nes de las gi­ras cons­tan­tes (la prue­ba es que em­pe­zó la eta­pa más in­tere­san­te).

To­do se su­mó a la que­ma­zón que arras­tra­ban por es­cu­char los gri­tos de las fans por en­ci­ma de sus ba­fles, por la mano de hie­rro con la que les tra­ta­ba su re­pre­sen­tan­te Brian Eps­tein y, co­mo a to­dos los gru­pos, por los pro­ble­mas de­ri­va­dos de una con­vi­ven­cia obli­ga­da le­jos del ho­gar (1.400 con­cier­tos en cua­tro años). Pe­ro aque­lla úl­ti­ma gi­ra en par­ti­cu­lar tu­vo un par de go­tas que col­ma­rían el va­so: su hui­da de Fi­li­pi­nas tras re­cha­zar cor­tés­men­te la in­vi­ta­ción de Imelda Mar­cos a desa­yu­nar, y la con­tro­ver­sia que tu­vo en Es­ta­dos Uni­dos. aque­llo que di­jo John Len­non de que eran “más fa­mo­sos que Je­su­cris­to”. Los es­pec­ta­do­res del Cand­les­tick Park de San Fran­cis­co tu­vie­ron, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el pri­vi­le­gio de ver­les por úl­ti­ma vez so­bre un es­ce­na­rio. Era el prin­ci­pio del fin.

A Rin­go no le de­ja­ban com­po­ner y le pu­sie­ron a can­tar en la in­fan­ti­loi­de Ye­llow Sub­ma­ri­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.