Je­sús Sán­chez-Qui­ño­nes

Los ban­cos cen­tra­les a ni­vel glo­bal se han me­ti­do en una di­ná­mi­ca per­ver­sa de la que no con­si­guen sa­lir. La po­lí­ti­ca de fi­nan­ciar ili­mi­ta­da­men­te los dé­fi­cits de los Es­ta­dos aca­ba­rá te­nien­do per­ver­sas con­se­cuen­cias.

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS SÁN­CHEZ-QUI­ÑO­NES

Tra­di­cio­nal­men­te los epi­so­dios de ele­va­da in­fla­ción, in­clu­so de hi­per­in­fla­ción, se han pro­du­ci­do por la crea­ción de di­ne­ro por par­te de un ban­co cen­tral sin que real­men­te exis­tie­ra un res­pal­do de re­ser­vas en su ba­lan­ce que so­por­ta­ra di­cho in­cre­men­to de di­ne­ro en cir­cu­la­ción. Si re­sol­ver los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de una eco­no­mía fue­ra tan fá­cil y tan sen­ci­llo co­mo im­pri­mir to­do el di­ne­ro que se ne­ce­si­te sin que ha­ya ac­ti­vos que res­pal­den di­cha emi­sión, Zim­ba­bue se­ría una po­ten­cia in­ter­na­cio­nal. Es­te país afri­cano lle­gó a emi­tir bi­lle­tes de va­lor uni­ta­rio de 100 bi­llo­nes de dó­la­res de Zim­ba­bue, equi­va­len­tes en va­lor a me­nos de tres dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses. Ob­via­men­te, el país afri­cano no con­si­guió es­ca­par de un pro­ce­so de hi­per­in­fla­ción que ful­mi­nó el va­lor su mo­ne­da con la con­si­guien­te cri­sis eco­nó­mi­ca.

Ja­pón pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do la for­ma de desafiar las le­yes eco­nó­mi­cas. El Es­ta­do ni­pón in­cu­rre en dé­fi­cit; el Te­so­ro ja­po­nés emi­te bo­nos pa­ra fi­nan­ciar ese dé­fi­cit y el Ban­co Cen­tral Ja­po­nés com­pra di­rec­ta­men­te esos bo­nos. De he­cho, el Ban­co de Ja­pón ad­quie­re no so­lo un im­por­te equi­va­len­te a la nue­va emi­sión de ca­da año, sino que adi­cio­nal­men­te com­pra has­ta el 7% del sal­do de bo­nos en cir­cu­la­ción.

Aho­ra, el Go­bierno ja­po­nés tie­ne in­ten­ción de po­ner en mar­cha un plan de in­ver­sión por un im­por­te equi­va­len­te al 4% del PIB ni­pón pa­ra in­cen­ti­var su eco­no­mía. Di­cho plan se fi­nan­cia­rá con la emi­sión de bo­nos que aca­ba­rá ad­qui­rien­do el Ban­co de Ja­pón.

Con la ten­den­cia ac­tual, en el año 2020 el Ban­co Cen­tral de Ja­pón se­rá el te­ne­dor de más del 60% del to­tal de la deu­da pú­bli­ca emi­ti­da por el Te­so­ro ni­pón. El si­guien­te pa­so se­rá can­jear los bo­nos en po­der del ban­co cen­tral por bo­nos per­pe­tuos que emi­ta el Te­so­ro ja­po­nés a in­te­rés ce­ro o tes­ti­mo­nial. En lu­gar de rea­li­zar una re­es­truc­tu­ra­ción for­mal del im­pa­ga­ble ni­vel de deu­da ac­tual se rea­li­za­ría una ar­gu­cia con­ta­ble equi­va­len­te.

Pe­li­gro­sos efec­tos se­cun­da­rios.

La his­to­ria eco­nó­mi­ca y el pro­pio sen­ti­do co­mún in­di­can que no es po­si­ble la crea­ción fic­ti­cia de ri­que­za sin per­ver­sos efec­tos se­cun­da­rios. Si los ban­cos cen­tra­les son ca­pa­ces de fi­nan­ciar los dé­fi­cits de los Es­ta­dos sin lí­mi­te y sin per­ver­sas con­se­cuen­cias se aca­ba­rían to­dos los pro­ble­mas del Es­ta­do del bie­nes­tar, de las pen­sio­nes y de los re­cor­tes.

De po­ner­se en mar­cha los pla­nes del pro­gra­ma de in­ver­sio­nes pú­bli­cas del Go­bierno ja­po­nés fi­nan­cia­do por el ban­co cen­tral, asis­ti­ría­mos a una va­rian­te del “he­li­cóp­te­ro mo­ne­ta­rio”: dar di­ne­ro a ca­da ciu­da­dano sin nin­gu­na con­tra­pres­ta­ción, el equi­va­len­te a lan­zar bi­lle­tes des­de un he­li­cóp­te­ro. En es­ta pri­me­ra mo­da­li­dad, en lu­gar de re­ga­lar di­ne­ro a los ciu­da­da­nos se le en­tre­ga­ría al Es­ta­do.

Los ban­cos cen­tra­les a ni­vel glo­bal se han me­ti­do en una di­ná­mi­ca per­ver­sa de la que no pue­den sa­lir. Han con­ver­ti­do a la eco­no­mía en un dro­ga­dic­to de sus po­lí­ti­cas. Ca­da vez son ne­ce­sa­rias do­sis más ele­va­das pa­ra lo­grar al­go de efec­to. La­men­ta­ble­men­te, las des­in­to­xi­ca­cio­nes siem­pre son do­lo­ro­sas.

El Ban­co Cen­tral de Ja­pón, en To­kio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.