His­to­rias de la his­to­ria

Mar Me­di­te­rrá­neo, 31 de ju­lio de 1944. An­toi­ne de Sain­tE­xu­péry, fa­mo­so escritor y avia­dor, des­apa­re­ce en vue­lo.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS RE­YES

Ei­sen­ho­wer in­ter­vino pa­ra que Saint-Exu­péry vo­la­se con 43 años y el cuer­po des­tro­za­do

En aquel tiem­po los avia­do­res eran aven­tu­re­ros, pi­lo­ta­ban apa­ra­tos pri­mi­ti­vos y en­de­bles sin más equi­pa­mien­to que una brú­ju­la, ate­rri­za­ban en cual­quier si­tio llano y se es­tre­lla­ban re­gu­lar­men­te. Ca­da pi­lo­to te­nía va­rias vi­das aun­que nin­guno sa­bía cuán­tas, pe­ro dar la vi­da por vo­lar es­ta­ba asu­mi­do.

An­toi­ne Marie Jean-Bap­tis­te Ro­ger, con­de de Saint-Exu­péry, era de esa ra­za. Na­ci­do con el si­glo XX, de fa­mi­lia con bla­so­nes y sin di­ne­ro, mal es­tu­dian­te pe­ro con ex­tra­or­di­na­ria sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca, hom­bre de mundo, va­lien­te has­ta la te­me­ri­dad y an­sio­so por co­no­cer tie­rras exó­ti­cas y ex­pe­ri­men­tar nue­vas sen­sa­cio­nes, a los 12 años, mien­tras pa­sa­ba las va­ca­cio­nes en el castillo fa­mi­liar, en­ga­tu­só a un fa­mo­so avia­dor y lo­gró su bau­tis­mo de vue­lo. En el si­glo XIX hu­bie­ra si­do ofi­cial de ca­ba­lle­ría o ma­rino, de he­cho in­ten­tó in­gre­sar en la Es­cue­la Na­val, aun­que lo sus­pen­die­ron, pe­ro al cum­plir el ser­vi­cio mi­li­tar en 1921 en­con­tró su au­tén­ti­ca pa­sión: el avión.

El avión es­ta­ba en esa épo­ca ro­dea­do de mís­ti­ca y de ideo­lo­gía. Pa­ra los bol­che­vi­ques era la he­rra­mien­ta-sím­bo­lo de los nue­vos tiem­pos re­vo­lu­cio­na­rios, por eso de­co­ra­ron el Me­tro de Mos­cú con mo­sai­cos de ae­ro­pla­nos. En el otro ex­tre­mo ideo­ló­gi­co, los fu­tu­ris­tas ita­lia­nos que di­se­ña­ron la es­té­ti­ca del fas­cis­mo ren­dían cul­to al avión. An­toi­ne de Saint-Exu­péry se hi­zo pi­lo­to en la mi­li y a par­tir de en­ton­ces le de­di­có al vo­lar no so­lo su vi­da, sino tam­bién su es­plén­di­da obra li­te­ra­ria.

La carrera mi­li­tar del sub­te­nien­te Saint- Exu­péry, que te­nía fa­ma de in­dis­ci­pli­na­do y alo­ca­do, se frus­tró al es­tre­llar el avión en un ale­gre vue­lo sin per­mi­so. En­con­tra­ría un tra­ba­jo más ade­cua­do a su non­cha­lan­ce en la Aé­ro­pos­ta­le, una com­pa­ñía aé­rea mí­ti­ca, cu­yos pi­lo­tos eran co­mo los per­so­na­jes de So­lo los án­ge­les tie­nen alas, la pe­lí­cu­la de cul­to de Ho­ward Hawks, y cu­yos gran­dio­sos ob­je­ti­vos eran unir Fran­cia con sus po­se­sio­nes de ul­tra­mar. Saint-Exu­péry lle­va­ba el co­rreo de Tou­lou­se a Se­ne­gal, ju­gán­do­se la vi­da y em­bo­rra­chán­do­se de emo­ción en ca­da vue­lo. En el Sáha­ra Es­pa­ñol fue je­fe de es­ca­la en la lí­nea de Bue­nos Ai­res. No ha­bía lu­gar más re­cón­di­to, pe­ro la be­lle­za del de­sier­to le pe­ne­tró, co­mo re­fle­ja­ría en sus li­bros. Lue­go fue a Su­da­mé­ri­ca y se enamo­ró de una her­mo­sa mi­llo­na­ria sal­va­do­re­ña, Con­sue­lo Sun­cín, es­cri­to­ra, ar­tis­ta y bohe­mia, con quien man­ten­dría una tem­pes­tuo­sa re­la­ción ma­tri­mo­nial.

La quie­bra de Aé­ro­pos­ta­le en 1931 mar­có el fin de una épo­ca de la avia­ción, y pa­ra él su­pu­so la de­di­ca­ción pro­fe­sio­nal a la es­cri­tu­ra. Pe­ro la carrera li­te­ra­ria no le po­día apar­tar de la ca­bi­na de vue­lo. Fue pi­lo­to de prue­bas, al­go aún más arries­ga­do que pi­lo­to co­mer­cial, y em­pren­dió ha­za­ñas. En 1935, pa­ra ga­nar el ré­cord de tiem­po Pa­rís-Sai­gón y sus 150.000 fran­cos de pre­mio, se com­pró un avion­ci­to casi de ju­gue­te, un Cau­dro­nRe­nault lla­ma­do pre­mo­ni­to­ria­men­te Si­moun, la tor­men­ta de are­na del de­sier­to.

Tras 19 ho­ras y me­dia de tra­ve­sía el Si­moun se es­tre­lló so­bre el de­sier­to de Li­bia. Le acom­pa­ña­ba co­mo na­ve­ga­dor An­dré Pré­vot y no te­nían más que un par de na­ran­jas y una bo­te­lla de vino, pe­ro no agua. La sed les pro­du­cía alu­ci­na­cio­nes, una ex­pe­rien­cia lí­mi­te que se re­fle­ja­ría en Tie­rra de hom­bres y tam­bién en su obra más fa­mo­sa, El Prin­ci­pi­to, don­de un pi­lo­to ac­ci­den­ta­do en el de­sier­to vi­ve pe­ri­pe­cias feé­ri­cas.

A los cua­tro días, al bor­de de la muer­te por des­hi­dra­ta­ción, apa­re­ció un be­duino que les sal­vó la vi­da. Pe­ro la cuen­ta atrás de las vi­das que un pi­lo­to po­día gas­tar avan­za­ba inexo­ra­ble­men­te. Sin es­car­men­tar, con la pri­ma del se­gu­ro se com­pró otro Si­moun pa­ra in­ten­tar el raid Nue­va York-Tie­rra de Fue­go, 10.500 ki­ló­me­tros. Cuan­do lle­va­ba re­co­rri­da la mi­tad se es­tre­lló en Guatemala. Las le­sio­nes de su com­pa­ñe­ro Pré­vot fue­ron tan gra­ves que no po­dría vol­ver a vo­lar.

Sus via­jes a lu­ga­res exó­ti­cos le con­vir­tie­ron en un pe­rio­dis­ta co­no­ci­do, hi­zo gran­des re­por­ta­jes en In­do­chi­na o Mos­cú. Pa­rís Soir le en­vió co­mo co­rres­pon­sal a la Gue­rra de Es­pa­ña, don­de lle­gó co­mo re­por­te­ro de lu­jo, pi­lo­tan­do el avión pri­va­do del pe­rió­di­co y con un con­tra­to de 80.000 fran­cos, una su­ma fa­bu­lo­sa. Es­tu­vo po­co tiem­po, pues no te­nía el com­pro­mi­so ideo­ló­gi­co con la Re­pú­bi­ca de otros pe­rio­dis­tas que ve­nían a Ma­drid, y lo que vio no le gus­tó. Sus re­por­ta­jes re­fle­ja­ron la bar­ba­rie en la que tam­bién in­cu­rría el ban­do re­pu­bli­cano.

Al es­ta­llar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial Saint-Exu­péry fue mo­vi­li­za­do por la avia­ción fran­ce­sa, y cuan­do Fran­cia se rin­dió es­ca­pó a Es­ta­dos Uni­dos, don­de ha­ría pro­pa­gan­da pa­ra que en­tra­se en gue­rra. Cuan­do los alia­dos ocu­pa­ron el Nor­te de Áfri­ca en 1943, Saint-Exu­péry fue a Ar­gel y se pu­so a las ór­de­nes del ge­ne­ral Gi­raud, que le dispu­taba a De Gau­lle la je­fa­tu­ra de la Fran­cia Li­bre. De Gau­lle no se lo per­do­na­ría y, con su co­no­ci­da per­ver­si­dad, le acu­sa­ría in­clu­so de co­la­bo­ra­cio­nis­ta con Ale­ma­nia, al­go que em­pu­jó a Saint-Exu­péry a la be­bi­da.

Úl­ti­mo vue­lo. En­con­tró gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra vo­lar, por­que te­nía 43 años y el cuer­po des­tro­za­do por su his­to­rial de ac­ci­den­tes. No po­día ni si­quie­ra po­ner­se el mono de vue­lo sin ayu­da, y lo que es peor, su ca­be­za no gi­ra­ba ha­cia la iz­quier­da, con lo que vo­la­ba con un gran án­gu­lo muer­to. Pe­ro Saint Exu­péry no era hom­bre que se echa­ra atrás an­te na­da. Con su fa­ma de escritor y su po­si­ción so­cial te­nía re­la­cio­nes, y el ge­ne­ral Ei­sen­ho­wer en per­so­na in­ter­vino pa­ra que le die­sen mi­sio­nes de vue­lo.

El 31 de ju­lio de 1944 des­pe­gó a los man­dos de un Light­ning P- 38, un ex­tra­ño apa­ra­to de la Lock­heed con do­ble fu­se­la­je, que no se sa­bía si era ca­za o bom­bar­de­ro, aun­que él no lle­va­ba nin­gún ar­ma­men­to por­que su mi­sión era de re­co­no­ci­mien­to. Se es­ta­ba pre­pa­ran­do el des­em­bar­co alia­do en Pro­ven­za, pe­ro el co­man­dan­te Saint-Exu­péry nunca re­gre­só con la in­for­ma­ción so­bre los mo­vi­mien­tos ale­ma­nes.

Esa des­apa­ri­ción en vue­lo te­nía un com­po­nen­te dra­má­ti­co pro­pio pa­ra un li­te­ra­to, su aza­ro­sa vi­da dio pa­so al mis­te­rio Saint-Exu­péry. Du­ran­te años, mu­chos avia­do­res ale­ma­nes se ad­ju­di­ca­rían el mérito de ha­ber­lo de­rri­ba­do, pe­ro sin prue­bas. Apa­re­ció un ca­dá­ver con uni­for­me fran­cés en el mar, aun­que na­die le iden­ti­fi­có. En 1998 un pes­ca­dor en­con­tra­ría una pul­se­ra de pla­ta con el nom­bre de Saint-Exu­péry y el de su mu­jer, y su di­rec­ción en Nue­va York, y en el 2000 lo­ca­li­za­ron los res­tos de su avión en el fon­do del mar, pe­ro es­ta­ba va­cío, co­mo si el con­de de Saint-Exu­péry se hu­bie­ra ido al uni­ver­so in­ma­te­rial del Prin­ci­pi­to.

Saint-Exu­péry tu­vo el hu­mor de fo­to­gra­fiar­se tras es­tre­llar­se en el de­sier­to, don­de casi se mue­re de sed.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.