Agus­tín Va­lla­do­lid

Re­sul­ta cho­can­te que el gran te­mor de Ri­ve­ra sea que le acu­sen de ha­ber fa­vo­re­ci­do la for­ma­ción de Go­bierno.

Tiempo - - SUMARIO - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Al­bert Ri­ve­ra eli­ge a sus ase­so­res, a los de den­tro y a los de fue­ra. Hay quie­nes, des­de la leal­tad al lí­der, trans­mi­ten a es­te en se­de ofi­cial lo que de ver­dad pien­san. Y los hay que su­su­rran re­quie­bros en re­ser­va­dos o des­de las pá­gi­nas de los di­gi­ta­les, co­mo si es­te jo­ven de in­dis­cu­ti­ble mérito es­tu­vie­ra en con­di­cio­nes de echar­se to­do el país a las es­pal­das; co­mo si an­tes de que él irrum­pie­ra en nues­tras vi­das la de­mo­cra­cia ver­da­de­ra no hu­bie­ra exis­ti­do. A Ri­ve­ra le acu­na so­bre to­do el an­ti­ma­ria­nis­mo, co­rrien­te en la que mi­li­tan az­na­ris­tas que por lo ge­ne­ral se sien­ten des­apro­ve­cha­dos, cuan­do no nin­gu­nea­dos sin justificación por el in­qui­lino de La Mon­cloa, y gen­tes de to­da con­di­ción a las que Jo­se­ma­ri pro­te­gió. A Ma­riano Ra­joy le he­mos des­cu­bier­to en es­tos años bas­tan­tes de­fec­tos, pe­ro tam­bién al­gu­na que otra vir­tud, en­tre las cua­les so­bre­sa­le una ra­ra au­sen­cia de hi­po­cre­sía en lo que a re­la­cio­nes per­so­na­les se re­fie­re.

Des­gra­cia­da­men­te, en la Es­pa­ña de es­tos años, el mo­de­lo Aus­banc no ha si­do ex­clu­si­vo de Luis Pi­ne­da y com­pa­ñía. La uti­li­za­ción, por vía di­rec­ta o in­di­rec­ta, de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra arran- car pri­vi­le­gios al po­der po­lí­ti­co, ha es­ta­do a la or­den del día. Con Az­nar y Ro­drí­guez Za­pa­te­ro es­tas prác­ti­cas al­can­za­ron las más al­tas co­tas de ex­ce­len­cia. Ra­joy no ha pues­to del to­do fin a es­tas na­da su­ti­les ha­bi­li­da­des, pe­ro, al Cé­sar lo que es del Cé­sar, ce­rró a cal y can­to las puer­tas de pa­la­cio a al­gu­nos de sus más no­to­rios in­tér­pre­tes.

No de­be­ría con­fun­dir­se Ri­ve­ra; ni de­jar que le con­fun­die­ran. Tie­ne 32 es­ca­ños, me­ri­tí­si­mos, de gran uti­li­dad se­gún el uso que se ha­ga de ellos, pe­ro 32, ni uno más y 8 me­nos que en di­ciem­bre de 2015. El PP al­can­zó el 26-J 137, una ci­fra a me­dio ca­mino, que na­da arre­gla por sí so­la, pe­ro 14 más que el 20-D. Y eso de un día pa­ra otro, co­mo quien di­ce. ¿Qué par­te del men­sa­je no han en­ten­di­do Ri­ve­ra y los su­yos?

El par­ti­do que ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se, pa­ra dre­nar la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, pa­ra inun­dar de ai­re fres­co las ins­ti­tu­cio­nes y to­das esas her­mo­sas fra­ses que he­mos oí­do en es­tos me­ses, es­tá a un pa­so de con­ver­tir tan­ta ex­pec­ta­ti­va ilu­sio­nan­te en otro bla-bla-bla más, en una nue­va opor­tu­ni­dad per­di­da de cons­truir una op­ción po­lí­ti­ca mo­der­na y cen­tra­da.

A pe­sar de lo exi­guo de sus fuer­zas par­la­men­ta­rias, las ur­nas le han re­ga­la­do a Ciu­da­da­nos una de las lla­ves maes­tras de la go­ber­na­bi­li­dad. Y pa­ra su suer­te o su des­gra­cia, los es­pa­ño­les le han di­cho al par­ti­do na­ran­ja que su si­tio es ese, co­lin­dan­te con el PP y con el PSOE, no sus­ti­tu­ti­vo, al me­nos de mo­men­to; el de un par­ti­do co­mo­dín cu­yo pa­pel de­bie­ra ser el de im­pul­sar cam­bios pro­fun­dos en las for­mas de ha­cer po­lí­ti­ca, no que­dar­se en su par­ti­cu­lar jau­la de cris­tal a sal­vo de sal­pi­ca­du­ras.

El bien co­mún co­mo man­tra.

Si, co­mo re­pi­ten sus di­ri­gen­tes, Ciu­da­da­nos ha­rá lo que ten­ga que ha­cer por el bien de Es­pa­ña, se­ría muy útil que ellos mis­mos em­pe­za­ran por po­ner en va­lor lo que la ciu­da­da­nía ha pues­to en va­lor, es­to es, la for­ma­ción ur­gen­te de Go­bierno. Po­dría ca­li­fi­car­se de cho­can­te, si no fue­ra al­go peor, que el gran te­mor de Ri­ve­ra sea que le lle­guen a acu­sar de ha­ber fa­vo­re­ci­do la for­ma­ción de un Go­bierno a to­das lu­ces ne­ce­sa­rio. Hay al­gún ilus­tre co­le­ga que ha com­pa­ra­do a Al­bert Ri­ve­ra con Nick Clegg, el lí­der de los Li­be­ral De­mó­cra­tas bri­tá­ni­cos que pu­so sus 57 dipu­tados a dis­po­si­ción de Da­vid Ca­me­ron en 2010 a cambio de la vi­ce­pre­si­den­cia y cin­co mi­nis­te­rios.

Cier­to que en 2015 Ca­me­ron ob­tu­vo la ma­yo­ría ab­so­lu­ta y los li­be­ra­les se des­pe­ña­ron has­ta los 8 es­ca­ños. La com­pa­ra­ción pue­de ser opor­tu­na, pe­ro tam­bién in­com­ple­ta. Por­que hay dos for­mas de que te pa­se lo que a Clegg: ha­cer lo que hi­zo Clegg, con­ver­tir­se en un per­so­na­je casi irre­le­van­te, o que­dar­te en una es­qui­na y es­pe­rar unas nue­vas elec­cio­nes. Nin­gu­na ex­pec­ta­ti­va de re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca exis­tía por aquel en­ton­ces en el Reino Uni­do al­re­de­dor de la fi­gu­ra de Clegg. Se tra­ta­ba de pu­ra ma­te­má­ti­ca par­la­men­ta­ria y re­par­to de po­der. No es el ca­so de Ri­ve­ra y Ciu­da­da­nos, de los que se si­gue es­pe­ran­do al­go más que bue­nas pa­la­bras. Por ex­pre­sar­lo de otro mo­do: el ries­go de que Ri­ve­ra aca­be co­mo Clegg es mu­cho más ele­va­do si se que­da cor­to y se pa­sa por de­fec­to que si lo ha­ce por ex­ce­so. Si fue­ra ade­más cier­to el man­tra de que Ri­ve­ra es­tá a to­das ho­ras pen­san­do en el bien del país, Ciu­da­da­nos de­bie­ra acla­rar cuan­to an­tes su dis­po­si­ción a fa­vo­re­cer una opo­si­ción con la que pue­da en­ten­der­se, o su ob­je­ti­vo, al em­pu­jar al PSOE a un pa­pel que no le co­rres­pon­de (más allá de asu­mir la abs­ten­ción “téc­ni­ca” de 6 o 7 dipu­tados), es dispu­tar a los so­cia­lis­tas su teó­ri­ca po­si­ción de al­ter­na­ti­va. En de­fi­ni­ti­va, si va a in­cli­nar­se por pro­pi­ciar la es­ta­bi­li­dad a cambio de re­for­mas de ca­la­do (na­die pi­de a Ciu­da­da­nos co­la­bo­ra­ción a cie­gas; más bien lo con­tra­rio), o su ju­ga­da, en con­tra de lo que se nos ven­de, es­tá más li­ga­da al fu­tu­ro del lí­der y del par­ti­do que al del país.

La Co­mi­sión Eje­cu­ti­va Na­cio­nal de Ciu­da­da­nos en la se­de del par­ti­do en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.