Na­ti­vel Pre­cia­do

Tiempo - - SUMARIO - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Mien­tras leía el li­bro más re­cien­te de la aven­tu­re­ra vi­gue­sa Chus La­go, So­bre hue­llas de gi­gan­tes, re­cor­da­ba al­gu­nas fra­ses de la emo­cio­nan­te en­tre­vis­ta que Iña­ki Ga­bi­lon­do le hi­zo a Je­sús Calleja so­bre el sen­ti­do de su vi­da y los mo­ti­vos que le llevaron a acep­tar el pri­mer re­to y a en­fren­tar­se a tan­tos desafíos ex­tre­mos. La ma­yo­ría de los mor­ta­les so­mos in­ca­pa­ces de en­ten­der qué mue­ve a es­tas per­so­nas, tan ale­ja­das de la me­dio­cri­dad y la ru­ti­na, a su­pe­rar el lí­mi­te de lo im­po­si­ble, sin em­bar­go, nos apa­sio­na que esos po­cos se­res úni­cos, ex­cep­cio­na­les, di­fe­ren­tes, nos cuen­ten có­mo se en­fren­ta­ron a las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za y fue­ron ca­pa­ces de ven­cer­las. Por eso re­sul­ta apa­sio­nan­te la lec­tu­ra de es­te li­bro en cu­yo pró­lo­go Ro­sa Mon­te­ro des­cri­be lo em­bo­ba­da y he­chi­za­da que le ha de­ja­do la ca­pa­ci­dad de Chus La­go pa­ra con­tar sus ha­za­ñas de una ma­ne­ra sen­ci­lla, po­de­ro­sa, ori­gi­nal y poé­ti­ca. Do­ble mérito: vi­vir­lo y sa­ber co­mu­ni­car­lo. Doy por he­cho que to­dos co­no­cen las aven­tu­ras de Chus La­go, la ter­ce­ra al­pi­nis­ta del mundo que lo­gró su­bir al Eve­rest sin oxí­geno y la pri­me­ra es­pa­ño­la en lle­gar al Po­lo Sur en so­li­ta­rio.

Du­ran­te es­ta úl­ti­ma ex­pe­di­ción, 59 días por los 1.200 ki­ló­me­tros de la An­tár­ti­da, tu­vo que desa­rro­llar una fé­rrea dis­ci­pli­na pa­ra so­por­tar 50 gra­dos ba­jo ce­ro a tra­vés del de­sier­to po­lar, con las lá­gri­mas con­ge­la­das y do­lo­res por to­do su cuer­po, ham­bre por la es­ca­sez de co­mi­da y el ago­ta­mien­to que le im­pe­día arras­trar los 113 ki­los del tri­neo.

Se ha­bía en­tre­na­do du­ran­te tres años pa­ra re­sis­tir el ma­yor desafío de su vi­da. Es cier­to que, a ve­ces, el mundo re­sul­ta in­creí­ble­men­te pe­que­ño y otras ad­quie­re una di­men­sión casi in­fi­ni­ta.

Cuen­ta con una pre­ci­sión es­ca­lo­frian­te có­mo atra­ve­só el ma­yor de los de­sier­tos he­la­dos sin un ápi­ce de vi­da ani­mal o ve­ge­tal, acom­pa­ña­da de ven­tis­cas, nie­blas den­sas y per­sis­ten­tes, cie­lo cu­bier­to con nu­bes que ocul­ta­ban el sol y bo­rra­ban las som­bras du­ran­te se­ma­nas en­te­ras. So­lo tu­vo sie­te días de cal­ma at­mos­fé­ri­ca. Al bor­de de la ex­te­nua­ción, des­pués del úl­ti­mo es­fuer­zo agó­ni­co, cuan­do lo­gra su­pe­rar una prue­ba

EL ÉXI­TO RÁ­PI­DO ES UNA TON­TE­RÍA QUE SE DES­VA­NE­CE Y NO DE­JA LA ME­NOR HUE­LLA

más gran­de que su pro­pia vi­da, cuen­ta que to­do se ol­vi­da y so­lo que­da la sa­tis­fac­ción de ha­ber vis­to rea­li­za­do un sue­ño, una uto­pía, lo más va­lio­so que se pue­de po­seer.

Les ase­gu­ro que me­re­ce la pe­na re­crear­se en las pá­gi­nas de es­te li­bro, por­que trans­mi­te sa­bi­du­ría. Las con­clu­sio­nes son muy sen­ci­llas y la pro­pia au­to­ra se ha en­car­ga­do de sin­te­ti­zar­las. El éxi­to rá­pi­do es una ton­te­ría que se des­va­ne­ce y no de­ja la me­nor hue­lla. Lo que ver­da­de­ra­men­te me­re­ce la pe­na es lo que se ga­na a pul­so y se tra­ba­ja día a día.

No im­por­ta las ve­ces que fra­ca­ses ni los años que tar­des en in­ten­tar al­can­zar un ob­je­ti­vo, lo im­por­tan­te es que con pa­cien­cia y vo­lun­tad, al fi­nal, lo con­si­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.