Por la es­cua­dra

El jue­go que ha­ce fu­ror en me­dio mundo no es más que la úl­ti­ma mo­da en el ar­te de per­der el tiem­po.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS AL­GO­RRI

Ja­son Paul iba por Bar­ce­lo­na, mó­vil en mano, ca­zan­do Po­ké­mon. Ca­lles, pla­zas, se­má­fo­ros, te­rra­ple­nes, cues­tas arri­ba, cues­tas aba­jo. Te­nían la tar­de es­qui­va los ani­ma­le­jos y Ja­son de­ci­dió, por lo que cuen­tan, se­guir a uno al que le dio por tre­par por la fa­cha­da del ho­tel Arts, el edi­fi­cio más al­to de la ciu­dad, que ele­va sus 154 me­tros jun­to a la Bar­ce­lo­ne­ta.

Ja­son no se lo pen­só y si­guió al bi­cho fa­cha­da arri­ba. Hay que ad­mi­tir que es di­fí­cil pe­ro no de­ma­sia­do, ¿eh? No de­ma­sia­do por­que la es­truc­tu­ra ex­te­rior del Arts se pa­re­ce bas­tan­te a un an­da­mio, y ade­más es­te Ja­son, que es ale­mán, te­nía ya cier­ta ex­pe­rien­cia en su­bir­se a co­sas/ca­sas ra­ras. Lle­gó arri­ba y, co­mo es na­tu­ral, hi­zo la fo­to con el mó­vil. Po­ké­mon ca­za­do. Qué bien.

Lo cu­rio­so del asun­to no es que un chi­fla­do tre­pa­se por la fa­cha­da de un edi­fi­cio pa­ra se­guir al Po­ké­mon (se­gu­ra­men­te se tra­ta­ba de un pre­tex­to di­ver­ti­do); lo cu­rio­so es que la gen­te lo mi­ra­ba tre­par no con la ad­mi­ra­ción en­tre­ve­ra­da de mie­do con que se con­tem­pla a los acró­ba­tas o a los tra­pe­cis­tas, sino con la ri­sa con­te­ni­da de quien sor­pren­de a un bobo ha­cien­do bo­ba­das.

Los vie­ji­tos ha­bi­tua­les del Re­ti­ro, en Ma­drid, sue­len fal­tar al par­que du­ran­te los te­rri­bles ca­lo­res de ju­lio, que son –ellos lo sa­ben bien– peo­res que los de agos­to. Es­te año no. Es­te año se jun­tan en las som­bras, su­pon­go que des­pués de ci­tar­se allí; se reúnen en gru­pos de seis u ocho, con sus si­llas de alu­mi­nio y bo­te­llas de agua, y se mon­dan de ri­sa vien­do a los cha­va­les (y a los que no son tan cha­va­les) ca­mi­nar co­mo de­men­tes, pa­sos cor­tos y rít­mi­cos, en­si­mis­ma­dos, mi­ra­da sin par­pa­deos cla­va­da en el mó­vil, ex­pre­sión fa­cial pa­re­ci­da a la que so­le­mos po­ner cuan­do ne­ce­si­ta­mos ir al la­va­bo ur­gen­tí­si­ma­men­te, de­trás de un bi­cho que na­die más que ellos ve.

– Mi­re, mi­re, don Ra­món: ¡ otro! ¡Aquel de ver­de! ¡Aca­ba de cru­zar por el me­dio del se­to! –¡Ya lo veo! ¡Se va a dar con el ár­bol! –¡A ver si hay suer­te! En Las Ro­zas (Ma­drid), los guar­dias ci­vi­les que es­ta­ban de guar­dia ha­ce unas no­ches se alar­ma­ron al ver có­mo dos in­di­vi­duos se co­la­ban en una zo­na res­trin­gi­da, don­de se guar­dan los coches. Lo pri­me­ro que pen­sa­ron fue que qui­zá se tra­ta­ba de dos yiha­dis­tas o co­sa pa­re­ci­da. Pe­ro no. La lec­tu­ra del in­for­me ofi­cial es sen­ci­lla­men­te de­li­cio­sa: “Se lo­ca­li­zó a dos jó­ve­nes que se en­con­tra­ban ca­zan­do Po­ké­mon me­dian­te una apli­ca­ción mó­vil (...) No se con­si­de­ró ne­ce­sa­rio lle­var­los a los ca­la­bo­zos”.

Va­rios can­tan­tes que ofre­cen en es­tos días sus con­cier­tos ve­ra­nie­gos es­tán has­ta la pei­ne­ta de los bi­chos es­tos. Rihan­na, por ejem­plo, lo mis­mo que Beyoncé, han ro­ga­do a sus fans ( ro­ga­do es una ma­ne­ra muy sua­ve de de­cir­lo) que ha­gan el fa­vor de de­jar el mó­vil en paz y que es­tén a lo que tie­nen que es­tar, que es a la mú­si­ca. Por­que es ver­dad que, de to­da

Rihan­na: “¡Que no se os ocu­rra atra­par Po­ké­mon mien­tras es­toy en el es­ce­na­rio!”

la vi­da, los asis­ten­tes a un con­cier­to se mue­ven mu­cho, vo­ci­fe­ran, ja­lean y se agi­tan, pe­ro por lo co­mún eso su­ce­día has­ta aho­ra en sen­ti­do ver­ti­cal (sal­tos) o me­dian­te el fre­ne­sí de bra­zos so­bre el pro­pio te­rreno; aho­ra el pú­bli­co de los con­cier­tos em­pie­za a pa­re­cer un hor­mi­gue­ro en el que la gen­te ca­mi­na de un si­tio a otro, se tro­pie­za, se pi­de per­dón y si­gue dan­do vuel­tas y tum­bos sin ha­cer ni re­pa­jo­le­ro ca­so a la per­so­na que can­ta so­bre el es­ce­na­rio, lo cual, co­mo us­te­des sin du­da com­pren­den, es muy des­agra­da­ble pa­ra el ar­tis­ta. Por más que ese ata­jo de mer­lu­zos ha­ya pa­ga­do la en­tra­da. Así, Rihan­na les chi­lló al em­pe­zar su ac­tua­ción: “¡Que no se os ocu­rra atra­par Po­ké­mon mien­tras es­toy so­bre el es­ce­na­rio!”.

Ya ha ocu­rri­do que al­gún ju­ga­dor en­si­mis­ma­do se ha caí­do a un es­tan­que, en ple­na no­che, y ha ha­bi­do que sa­car­lo; que los agen­tes de una co­mi­sa­ría de Po­li­cía de Dar­win (Aus­tra­lia) vie­ron có­mo se les apro­xi­ma­ba una hor­da de cha­la­dos, al mejor es­ti­lo de las películas de zom­bis, que es­ta­ban to­dos bus­can­do a un tal Sand- sh­rew; que ha ha­bi­do so­be­ra­nos guan­ta­zos con el co­che por­que hay cer­ní­ca­los que jue­gan con el chis­me ese mien­tras con­du­cen. La Igle­sia de los mor­mo­nes ha he­cho ca­so a la má­xi­ma la­ti­na: si no los pue­des ven­cer, úne­te a ellos, y ha he­cho pú­bli­ca una di­rec­triz so­bre có­mo hay que com­por­tar­se con los zum­baos del Po­ké­mon cuan­do en­tren en la igle­sia du­ran­te los ofi­cios: “Si hay ju­ga­do­res o vi­si­tan­tes [que] en­tran mien­tras es­tás te­nien­do una ac­ti­vi­dad (...), in­ví­ta­los a que­dar­se y a par­ti­ci­par, o in­ví­ta­los a vol­ver a las reunio­nes do­mi­ni­ca­les”. Na­tu­ral­men­te, Oliver Sto­ne ya ha di­cho que es­to es una ma­nio­bra del ca­pi­ta­lis­mo uni­ver­sal.

Mi­ren us­te­des, yo no lo creo. A mí, en el fon­do, me pa­re­ce bien. Creo cien ve­ces pre­fe­ri­ble ob­se­sio­nar­se con un ani­ma­le­jo de men­ti­ras que te obli­ga a ha­cer el ri­dícu­lo que ma­rear­se la ca­be­za con las en­se­ñan­zas de un dios cruel y ven­ga­ti­vo, o que es­tar en­gan­cha­do a los reali­ties oa Sál­va­me, que eso sí es­ti­mu­la la ab­yec­ción hu­ma­na. De­cía Una­muno que uno de los de­re­chos a los que no es­ta­ba dis­pues­to a re­nun­ciar era el de­re­cho a con­tra­de­cir­se, a cam­biar de opi­nión e in­clu­so a per­der el tiem­po, co­ño. To­dos he­mos ju­ga­do a co­sas ra­ras, to­dos he­mos te­ni­do ma­nías que ha­cían sus­pi­rar a nues­tras ma­dres. No ha­ce tan­tos años yo ha­bla­ba a mis ató­ni­tos ami­gos, con to­da se­rie­dad, de lo di­fí­cil que es ate­rri­zar en Inns­bruck o Na­ga­sa­ki, o de lo du­ras que fue­ron las 16 ho­ras de pi­lo­ta­je en­tre Ha­ne­da (To­kio) y el Char­les de Gau­lle de Pa­rís. Cuan­do les ex­pli­qué que se tra­ta­ba del jue­go Flight si­mu­la­tor de Microsoft me que­rían ma­tar. Y no sé por qué.

Mien­tras lo más pe­li­gro­so que ha­ga la gen­te sea per­se­guir lo que no exis­te, va­mos bien. Lo mis­mo ha­ce­mos to­dos con la fe­li­ci­dad y con la pri­mi­ti­va. Jo­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.