Je­sús Mariñas

El ve­rano lle­ga car­ga­do de en­la­ces des­ta­ca­dos. Des­de el hi­jo de Ana Ro­sa Quin­ta­na a Ga­brie­la Pa­lat­chi y Gu­ti. A la vuel­ta de las va­ca­cio­nes Ro­cío Ca­rras­co con­trae­rá ma­tri­mo­nio con Fi­del Al­biac.

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS MARIÑAS

Ma­yo ya no es el mes de las no­vias, hay bo­das a to­do tra­po. Y lo ha­cen va­rian­do ex­pre­sio­nes que re­fle­jan pom­pa y cir­cuns­tan­cia. Pa­só a la his­to­ria exal­tar las fe­li­ces ca­ras de los con­tra­yen­tes o re­fe­rir­se a la san­ti­dad del la­zo an­ta­ño in­di­so­lu­ble. Hoy di­fie­ren las cró­ni­cas del gé­ne­ro y lo ti­tu­lan co­mo “es­pec­ta­cu­lar y mágica bo­da de Ga­brie­la Pa­lat­chi”, “gla­mu­ro­so sí quie­ro de Ana Iva­no­vic” o “la emo­ti­va bo­da ex­tre­me­ña del hi­jo de Ana Ro­sa Quin­ta­na” ob­vian­do al tam­bién fa­mo­so –pe­ro me­nos– pa­dre, Al­fon­so Ro­jo. Y no por des­pis­te, pa­ra qué aguar­les la fies­ta de­jan­do en so­lo “ro­mán­ti­cos, ele­gan­tes y di­ver­ti­dos” los ca­so­rios de Gu­ti y la ri­quí­si­ma Ma­ría El Assir, don­de asis­tie­ron, pe­ro evi­ta­ron lu­cir­las, Ta­ma­ra Fal­có y Ana Bo­yer.

Re­sal­tan a los con­tra­yen­tes y en las 14 pá­gi­nas casi pu­bli­ci­ta­rias del bo­dón Pro­no­vias, in­ten­cio­na­da­men­te evi­ta­ron mos­trar a Isa­bel Preys­ler, Iri­na Shayk y Ka­ro­li­na Kur­ko­vá, au­tén­ti­ca guin­da del pas­tel co­mo imá­ge­nes pro­mo­cio­na­do­ras de la fir­ma de Al­ber­to Pa­lat­chi. Lo que mu­chos no en­ten­die­ron da­das sus raí­ces ju­días es usar una pe­que­ña er­mi­ta ca­tó­li­ca. Igual ofi­cia­ron con dos ri­tos. Abun­dó en es­pec­ta­cu­la­ri­dad evi­ta­da por Gu­ti y Ro­mi­na Be­llus­cio. Es­tu­ve en la pri­me­ra bo­da del an­ti­guo ído­lo me­ren­gue. Fue en Los Je­ró­ni­mos, a las sun­tuo­sas ocho de la tar­de, con Aran­cha de Benito. Parecían he­chos el uno pa­ra el otro. No fue así, por­que el des­tino se di­vier­te y el ju­ga­dor era un dan­di, el pri­mer ma­dri­dis­ta en mar­car es­ti­lo de ele­gan­cia rompe­dora en­ton­ces mal ad­mi­ti­da y aho­ra imi­ta­da por Cris­tiano Ro­nal­do al­mi­do­na­do y con go­mi­na.

La se­gun­da bo­da pa­ra Gu­ti.

Otro ai­re, Gu­ti mar­có épo­ca y lue­go lo com­pro­bé cuan­do em­pe­zó a sa­lir con Ro­mi­na, dul­ce ar­gen­ti­na de la Cór­do­ba andina. Com­par­ti­mos mu­chas ma­ña­nas te­le­vi­si­vas don­de en­can­ta­ba su be­lle­za uni­da al acen­to cau­ti­va­dor. Lo pro­fe­sio­nal ven­dría lue­go pe­ro ver­la bas­tan­te tí­mi­da pro­du­cía ale­gría. Tie­ne una son­ri­sa úni­ca y aho­ra, tras cin­co años y un ni­ño de 3 lla­ma­do En­zo, se ca­só de ro­sa. Los men­sa­jes que col­ga­ron so­lo ha­bla­ron de “emo­cio­nes”. Ella eli­gió re­lu­cien­te ra­so y me­le­na al vien­to y su ya ma­ri­do ase­gu­ró que “ella es una diosa”. Na­da de apa­ra­to­si­dad. Sen­ti­do, vi­vo, ju­ve­nil. Ahí no hu­bo crí­ti­cas a su es­mo­quin azul Kleim, Gu­ti sa­be lo que se po­ne, co­mo las re­ci­bi­das sor­pre­si­va­men­te en el ca­so­rio Pro­no­vias, por­que no­vio y pa­drino re­cu­rrie­ron al ame­ri­cano uso de lle­var es­mo­quin con pa­ja­ri­ta. La ver­dad, en­ca­ja­ba más en el am­bien­te rús­ti­co y mon­ta­ño­so que el re­co­men­da­do cha­qué, de más di­fí­cil pos­tu­ra. Tal ni­mie­dad me­re­ció más re­pro­ba­ción que el re­bor­da­do, aca­so ex­ce­si­vo pa­ra el en­torno, de la he­re­de­ra de es­te im­pe­rio de lo ca­sa­de­ro al unir­se con el tur­co Edif El­ha­def. La pa­re­ja no lo tu­vo fá­cil, ella es he­re­de­ra de la mar­ca ven­di­da en to­do el mundo. Más se­duc­tor que se­du­ci­do, el tur­co no gus­tó en el en­torno fa­mi­liar.

La pe­rio­dis­ta Sa­ra Car­bo­ne­ro re­com­po­ne tris­te el Quie­ro ser con un mal de­but

Que­rían pa­ra la ni­ña bo­ni­ta al­go me­nos exó­ti­co. Se opu­sie­ron sin de­jar­se con­ven­cer. Has­ta que ella, echán­do­le un par, mar­chó a Es­tam­bul pa­ra con­vi­vir con el mo­zo de 37 años. Bar­ce­lo­na, siem­pre iró­ni­ca, los bau­ti­zó co­mo “la pa­sión tur­ca” tal la no­ve­la de An­to­nio Ga­la he­cha ci­ne por la aún arre­ba­ta­do­ra Ana Be­lén.

Ha­blan­do de bo­das, es­tu­ve en la su­ya, bar­ce­lo­ne­sa y a me­dio­día cuan­do co­no­ció a Víctor Ma­nuel ha­cien­do Mor­bo, pe­lí­cu­la mal­di­ta de Gon­za­lo Suá­rez.

Idí­li­ca es­tam­pa. Mar­cha nup­cial pa­ra Ga­brie­la y ese ya ma­ri­do que qui­ta el sen­ti­do. Pro­vo­có des­ma­yos con la ro­sa blan­ca del ojal que ella arran­có de su ra­mo. To­do muy acor­de con lo que ven­de la fir­ma. Per­fec­ción al má­xi­mo tras im­po­ner, des­pués de dos años ba­ta­llan­do, su ro­mán­ti­co sue­ño. Con­for­man idí­li­ca es­tam­pa tal aque­llos ca­len­da­rios que nues­tras ma­más col­ga­ban en sus co­ci­nas. Me­nu­da ima­gen, ella re­ca­ma­da en bor­da­dos ja­po­ni­za­dos, buen so­por­te a su es­co­te pa­la­bra de ho­nor. Son ejem­plo a imi­tar an­te in­to­le­ran­cias que pa­re­cen de­ci­mo­nó­ni­cas y mu­cho me re­cuer­dan lo pa­de­ci­do por la tam­bién en ca­pi­lla y en­ton­ces jo­ven, ca­pri­cho­sa e inex­per­ta Ro­cío Ca­rras­co al enamo­rar­se con 17

años de An­to­nio Da­vid. La Ju­ra­do y Pe­dro Ca­rras­co pe­lea­ron pa­ra qui­tar­le de su ca­be­zo­ta al que lue­go fue ex­pul­sa­do de la Guar­dia Ci­vil por que­dar­se el im­por­te de unas mul­tas de trá­fi­co. Tram­peó, co­no­cía el obs­ti­na­do en­gan­che que desoía ra­zo­nes. No la con­ven­cie­ron y ame­na­zó con “me iré con Da­vid al cum­plir mi ma­yo­ría de edad”. En­ca­ja­ron el gol­pe y tran­si­gie­ron, re­sig­na­dos a pa­de­cer. Re­cuer­do una agos­te­ña ma­dru­ga­da mar­be­lle­ra, la can­tan­te tras su tra­di­cio­nal con­cier­to en el en­ton­ces mí­ti­co Don Pe­pe, plan­teó es­tra­te­gias con la ma­dre del ma­la­gue­ño pre­ten­dien­te. No se en­ten­die­ron, eran fe­li­ces an­te ca­so­rio tan pro­ve­cho­so. Aca­bó llo­ran­do y lue­go en su cuar­to la con­so­la­mos Hi­la­rio Ló­pez Mi­llán y ser­vi­dor. Un mal tra­go pre­vio a la bo­da pos­ti­ne­ra con 2.000 in­vi­ta­dos en la er­mi­ta del aque­lla Yer­ba­bue­na, pa­ra siem­pre ya his­to­ria de nues­tro fol­clo­re. Aun­que de­bie­ron con­ser­var­la co­mo mu­seo-re­li­ca­rio de la más gran­de, muer­ta Ro­cío pron­to la sol­tó Or­te­ga Cano. No guar­da­ba bue­nos re­cuer­dos aun­que ma­ri­dó an­te su al­tar. Tam­bién en­mar­có lo de Ro­cií­to –“¡no me lla­méis así!”–, hoy pro­tes­ta pei­na­da con tren­zas en­sor­ti­ja­das que no se las sal­ta­ba un to­re­ro.

La ar­tis­ta des­ta­có por ele­gan­cia con un abri­go gra­na­te Vic­to­rio & Luc­chino. Fue la in­ter­mi­na­ble no­che con fla­men­qui­to don­de Or­te­ga se des­pe­pi­tó con el “es­ta­mo mu a gus­ti­to” lue­go su­pues­ta­men­te di­fun­di­do por un in­fiel Ama­dor Mohe­dano, que más tar­de ven­de­ría por 15 mi­llo­nes de pe­se­tas a su her­ma­na vis­tién­do­se de no­via. Era un inefa­ble tra­je del ga­di­tano Tony Ar­don que dis­fra­zó de go­yes­ca has­ta con re­de­ci­lla a la can­tan­te pa­ra el sí, quie­ro al ma­taor.

A ver có­mo la viste Han­ni­bal La­gu­na, ami­go ve­ne­zo­lano y di­se­ña­dor en quien con­fía, el 7 de sep­tiem­bre. Y si Pa­lat­chi ha­bló de “bo­da ín­ti­ma” con 300 in­vi­ta­dos, lo mis­mo anun­cia Ro­cío Ca­rras­co cal­cu­lan­do 250. “Se­re­mos más si man­tie­ne mi in­vi­ta­ción. Lo de­seo y es­pe­ro”, así se lo di­je pre­ten­cio­so arro­gán­do­me an­ti­güe­dad y con­cu­rren­cia a las bo­das pa­ter­nas co­men­ta­das.

Pe­ro sue­nan más que mar­chas nup­cia­les aun­que Ma­drid lan­gui­de­ce y de­ser­ti­za con las ca­lo­res o la ca­ló, que di­cen por allá aba­jo. Mi­la Xi­mé­nez man­tu­vo la es­tra­te­gia ele­gi­da pa­ra no ga­nar Su­per­vi­vien­tes. Mejor aun­que peor pa­ga­do, que­dar ter­ce­ra cuan­do to­dos la da­ban triun­fa­do­ra. Los 30.000 euros se­ma­na­les que per­ci­bió du­ran­te tres me­ses le han ale­gra­do un por­ve­nir lleno de pa­ga­rés. Lo mis­mo pa­sa con los 20.000 que re­com­pen­sa­ban al ami­go, pe­león y efec­tis­ta, Víctor San­do­val: “El pro­gra­ma me ha li­bra­do de deu­das. Has­ta me per­mi­to el lu­jo has­ta aho­ra im­po­si­ble de con­vi­dar a mi ma­dre y her­ma­na a pa­sar un mes de va­ca­cio­nes en Sit­ges”. Vi­ve en el pa­seo ma­rí­ti­mo y en mo­men­tos de pe­nu­ria y de­s­es­pe­ran­za lo in­vi­ta­ban sus ami­gas del Kan­sas fron­te­ro a su apar­ta­men­to jun­to al ho­tel Ca­lí­po­lis. San­do­val ya es ima­gen del Sit­ges ac­tual, don­de vi­vie­ron des­de Ra­món Ca­sas y Ru­si­ñol has­ta Jo­sé de Za­mo­ra, el que en el Pa­rís de la be­lle épo­que ideó los pri­me­ros pan­ta­lo­nes mas­cu­li­nos pa­ra Mar­le­ne Die­trich cuan­do di­se­ña­ba en el Fo­lies. Re­ti­ra­do en Sit­ges, allí mu­rió de pe­na dos días des­pués de ha­cer­lo su pa­re­ja grie­ga de to­da la vi­da. Emo­cio­nan­te.

Una Ibi­za aba­rro­ta­da. La du­que­si­ta de Mon­to­ro co­mo Pa­tri­cia Pérez o Adria­na Abe­nia si­guen adic­tas al pan­ta­lón lar­go, con bra­zos des­nu­dos y au­pa­das en san­da­lias de pla­ta­for­ma y apun­ta­das a to­dos los con­cier­tos pop del Teatro Real. En­tien­do su tar­dan­za en bus­car ai­re más fres­co en la ya aba­rro­ta­da Ibi­za, don­de Car­los Mar­to­rell ade­lan­tó su pas­sion flo­wer te­mien­do esos lle­na­zos agos­te­ños que trans­for­man la is­la blan­ca en su­cur­sal de Be­ni­dorm. De ahí que mu­chos, ca­so de los Al­varno, ape­nas va­yan al cen­tro co­mo an­ta­ño ha­cía Ka­te Moss, tan re­bo­ta­da de los pre­cios igual que Va­len­tino: un ca­fé de pie cues­ta 8 euros, 12 la ha­ma­ca de Es’Ca­va­llet que en Puer­to Ri­co no sube de 5 dó­la­res (4,5 euros) y tan so­lo dos en las ha­ba­ne­ras Pla­yas del Es­te. He­mos per­di­do el nor­te o al­gu­nos en­con­tra­ron El Do­ra­do, ya no sé. He­len Lin­des, rellena de ca­ra, lu­ce tri­pi­ta de dos me­ses mien­tras pro­mo­cio­nan sus mar­cas, y Sa­ra Car­bo­ne­ro re­com­po­ne tris­te el Quie­ro ser con mal de­but. Le es­pe­ra un fu­tu­ro in­cier­to mien­tras Mar­be­lla abrió tem­po­ra­da con la ga­la be­né­fi­ca de Eva Lon­go­ria y Ma­ría Bra­vo en Ro­sa Cla­rá de es­co­ta­zo cre­ma mos­tran­do su po­ten­cia an­da­lu­za na­ci­da al pie de las mu­ra­llas. Lo­re­na Ber­nal des­lum­bró del­ga­dí­si­ma so­bre ro­jo; Gon­za­lo Mi­ró y Luis del Ol­mo re­apa­re­cie­ron en el pre­mio Concha Gar­cía Cam­poy y, por La Voz, Da­vid Bis­bal, Ro­sa­rio y Ma­nu Ca­rras­co. Me ase­gu­ran que Ju­lio Igle­sias llo­ra lá­gri­mas de san­gre al ver­se ex­clui­do del Star­li­te mar­be­lle­ro que ten­drá su día gran­de el 7 de agos­to an­ti­ci­pan­do el cum­ple de An­to­nio Ban­de­ras. No fal­ta­re­mos al apo­teó­si­co happy birthday casi tan fes­ti­vo co­mo una bo­da.

Gu­ti con Ro­mi­na Be­llus­cio y su fa­mi­lia el día de su bo­da Ro­cío Ca­rras­co

He­len Lin­des

Luis del Ol­mo Gon­za­lo Mi­ró An­to­nio Oroz­co con Ro­sa­rio y Da­vid Bis­bal Ma­ría Bra­vo con Eva Lon­go­ria

Lo­re­na Ber­nal Sa­ra Car­bo­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.