Je­sús Rivasés

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El pí­ca­ro Au­to­li­co es un per­so­na­je de Sha­kes­pea­re que en El cuen­to de in­vierno pre­su­me de en­ga­ñar a los in­ge­nuos: “¡Ja!, ¡Ja!, ¡qué ne­cia es la hon­ra­dez! ¡Y la con­cien­cia, su in­se­pa­ra­ble her­ma­na, qué se­ño­ra tan in­ge­nua! Ya he ven­di­do to­das mis ba­ra­ti­jas”. El au­tor de Ham­let y de Mac­beth po­ne en bo­ca de su tram­po­so la pa­la­bra “trum­pery”, co­mo ha ex­pur­ga­do el ana­lis­ta bri­tá­ni­co Daniel Jonh­son, que la uti­li­za pa­ra des­cri­bir las con­di­cio­nes que, en Es­ta­dos Uni­dos –no son úni­cas de ese país–, han per­mi­ti­do que Do­nald Trump ha­ya si­do no­mi­na­do can­di­da­to a la pre­si­den­cia por el Par­ti­do Re­pu­bli­cano y que en al­gu­nas en­cues­tas lle­ve ven­ta­ja a su ri­val de­mó­cra­ta, Hillary Clinton. “Trum­pery”, pa­la­bra que el dic­cio­na­rio de­fi­ne co­mo “ob­je­to que ca­re­ce de va­lor, dis­pa­ra­te o en­ga­ño”, po­dría ser tra­du­ci­da co­mo “tram­peo”, co­mo lo ha he­cho Estefanía Pi­pino pa­ra la ver­sión es­pa­ño­la del ar­tícu­lo de John­son, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta de FAES, la fun­da­ción que pre­si­de Jo­sé Ma­ría Az­nar, ti­tu­la­do “Cul­tu­ra po­lí­ti­ca en la edad del Trum­pery”. “Tram­peo” no exis­te en cas­te­llano y lo más pa­re­ci­do, se­ría “tram­pear”, que sig­ni­fi­ca “en­ga­ñar a al­guien o elu­dir al­gu­na di­fi­cul­tad con ar­di­des y en­ga­ños”.

El “tram­peo” pa­ra John­son, ade­más del frau­de “que Trump le quie­re ven­der a Es­ta­dos Uni­dos”, tam­bién es “el pre­do­mi­nio de una men­ta­li­dad, un cli­ma de opi­nión, un he­cho sociológico es­ta­ble­ci­do”. El au­tor bri­tá­ni­co, que se re­mon­ta a Or­te­ga y Gasset y La re­be­lión de las ma­sas pa­ra ex­pli­car el orí­ge­nes del “tram­peo”, cree ade­más que es­tá uni­do al pe­si­mis­mo de una ge­ne­ra­ción que ve que sus hi­jos es­tán en pe­li­gro de con­ver­tir­se en cla­se ba­ja. Las dis­tan­cias son abis­ma­les, pe­ro en la so­cie­dad es­pa­ño­la, que in­ten­ta de­jar atrás la ma­yor cri­sis eco­nó­mi­ca en un si­glo, se abre pa­so la sen­sa­ción de una es­pe­cie de “tram­peo” pro­pio, si los re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos po­lí­ti­cos no crean las con­di­cio­nes pa­ra que ha­ya nue­vo Go­bierno y se ale­je el fan­tas­ma de otras elec­cio­nes.

Ma­riano Ra­joy, per­tre­cha­do con sus 137 dipu­tados, de­fien­de des­de el día si­guien­te a las elec­cio­nes su de­re­cho –que to­dos le re­co­no­cen– a for­mar Go­bierno. El pro­ble­ma es que ne­ce­si­ta 39 dipu­tados y na­da ava­la que ten­ga esos apo­yos o que ha­ya las su­fi­cien­tes abs­ten­cio­nes co­mo pa­ra que fue­ra in­ves­ti­do pre­si­den­te. Pe­dro Sán­chez y Al­bert Ri­ve­ra, lí­de­res del PSOE y Ciu­da­da­nos, han de­ja­do des­de el prin­ci­pio la pe­lo­ta en el te­ja­do del aho­ra in­qui­lino de La Mon­cloa. Sán­chez, ade­más, siem­pre ha re­cha­za­do in­clu­so la abs­ten­ción, que es a lo má­xi­mo que lle­ga Al­bert Ri­ve­ra, que in­sis­te en que el PP de­be­ría cam­biar los equi­pos si quie­re más, lo que sig­ni­fi­ca­ría el apar­ta­mien­to de Ra­joy, al­go que pa­re­ce im­po­si­ble. La úni­ca so­lu­ción pa­ra evi­tar otras elec­cio­nes es que al­guien ce­da o un pac­to casi im­po­si­ble de to­da la iz­quier­da y to­dos los na­cio­na­lis­tas e in­de­pen­den­tis­tas.

Los so­cia­lis­tas de Pe­dro Sán­chez, más allá de las ten­ta­cio­nes de su lí­der de in­ten­tar ese acuer­do por la iz­quier­da, quie­ren ejer­cer una opo­si­ción fé­rrea e im­pla­ca­ble a Ra­joy, que em­pe­za­ría in­clu­so an­tes de ser in­ves­ti­do. Sán­chez quie­re ver có­mo Ra­joy pier­de con es­tré­pi­to una pri­me­ra se­sión de in­ves­ti­du­ra, que es lo que el je­fe del PP quie­re evi­tar. So­lo des­pués de un re­vol­cón par­la­men­ta­rio del aho­ra in­qui­lino de La Mon­cloa el PSOE abri­ría la mano. No obs­tan­te, el

PE­DRO SÁN­CHEZ PRI­ME­RO QUIE­RE VER PER­DER A RA­JOY UNA SE­SIÓN DE IN­VES­TI­DU­RA, RI­VE­RA SE RE­SIS­TE A IR MÁS ALLÁ DE LA ABS­TEN­CIÓN Y FE­LI­PE GON­ZÁ­LEZ CO­MEN­TA QUE SE DA­RÁ DE BA­JA DE MI­LI­TAN­TE DEL PSOE SI LLE­GA­RA A PAC­TAR CON UNI­DOS PO­DE­MOS. RA­JOY, CRI­TI­CA­DO POR TO­DOS, CON­FÍA EN LO­GRAR SUS OB­JE­TI­VOS. ÉL TIE­NE SUS TIEM­POS

es­ce­na­rio pre­fe­ri­do por los so­cia­lis­tas es que Ra­joy lo­gre el apo­yo de Ciu­da­da­nos y de al­gún gru­po más –el PNV, que por su par­te ya ha di­cho que no– y los ca­na­rios Ana Ora­mas y Pe­dro Que­ve­do, que aho­ra tam­bién es­tán de per­fil. Ora­mas, en con­cre­to, es­gri­me, co­mo otros lí­de­res po­lí­ti­cos, que Ra­joy has­ta aho­ra no ha ne­go­cia­do na­da con ellos. “Nos man­da­ron unos fo­lios con el pro­gra­ma del PP y, des­pués, na­da”. Si el PP con­si­guie­ra esos apo­yos, al­can­za­ría la ma­yo­ría pa­ra una in­ves­ti­du­ra y per­mi­ti­ría a los so­cia­lis­tas vo­tar No, que es la po­si­ción de la que no quie­re mo­ver­se en nin­gún ca­so Pe­dro Sán­chez. El lí­der del PSOE, que ha per­ma­ne­ci­do en muy se­gun­do plano has­ta su en­tre­vis­ta con el rey don Fe­li­pe VI, en teo­ría lo ha des­car­ta­do, pe­ro ha per­mi­ti­do que cir­cu­la­ra la idea de que, en úl­ti­mo ca­so, él in­ten­ta­ría el pac­to de iz­quier­das. Eso ha pro­vo­ca­do que Fe­li­pe Gon­zá­lez, tam­bién en reunio­nes pri­va­das, di­je­ra que si el PSOE lle­ga a un acuer­do con el gru­po que li­de­ra Pa­blo Igle­sias, pe­di­ría la ba­ja co­mo mi­li­tan­te so­cia­lis­ta.

Ciu­da­da­nos, que en teo­ría se­ría el so­cio na­tu­ral de Ra­joy, tam­bién mi­ra pa­ra otro la­do. El que una jue­za de Ma­drid ha­ya sen­ta­do al PP en el ban­qui­llo por bo­rrar la in­for­ma­ción del or­de­na­dor de Luis Bár­ce­nas lo com­pli­ca to­do. Es el úl­ti­mo ar­gu­men­to al que se pue­de aco­ger Ri­ve­ra pa­ra ir más allá de la abs­ten­ción a una in­ves­ti­du­ra de Ra­joy, al que tam­bién re­pro­chan que no ha­ya ne­go­cia­do y de­je pa­sar el tiem­po, aun­que quie­nes co­no­cen al lí­der del PP re­pi­ten que su es­ti­lo es ac­tuar con dis­cre­ción, sin cá­ma­ras ni pe­rió­di­cos, y que, al fi­nal, lo­gra lo que se pro­po­ne. En Ciu­da­da­nos pa­san la pe­lo­ta al PSOE y le re­cla­man la abs­ten­ción pa­ra in­ves­tir a Ra­joy. To­do muy en­re­ve­sa­do, una es­pe­cie de “trum­pery” de ve­rano a la es­pa­ño­la, en el sen­ti­do cas­te­llano de “tram­pear”, cla­ro, “elu­dir di­fi­cul­tad con ar­di­des”. Me­nos evi­den­te es quién re­pre­sen­ta el pa­pel de Au­to­li­co. Can­di­da­tos hay. Y más “trum­pery”, el Par­la­men­to ca­ta­lán, desafian­te, aprue­ba ini­ciar la “des­co­ne­xión” y tam­bién in­flui­rá en la in­ves­ti­du­ra de un pre­si­den­te del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.