La úl­ti­ma

El Círcu­lo de Em­pre­sa­rios ha pre­sen­ta­do el do­cu­men­to ‘Es­ta­do del bie­nes­tar: con­so­li­dar la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al tra­ba­jo y au­men­tar la na­ta­li­dad’. La eco­no­mía, al fon­do de un pro­ble­ma so­cial.

Tiempo - - SUMARIO - HER­NAN­DO HE F. CALLEJA

En 2015 se re­gis­tra­ron más de­fun­cio­nes que nacimientos en Es­pa­ña. La ta­sa de na­ta­li­dad es­tá es­tan­ca­da. Sin em­bar­go, ha­ría­mos mal al cul­pa­bi­li­zar a la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al tra­ba­jo fue­ra del ho­gar.

Te­ne­mos un pro­ble­ma muy gra­ve de en­ve­je­ci­mien­to. La ta­sa de na­ta­li­dad es­pa­ño­la es­tá en 1,33 hi­jos por fa­mi­lia, cuan­do de­be­ría es­tar en 2,1. Es­te pro­ce­so, ade­más ha si­do muy abrup­to y se ha ace­le­ra­do aún más con la cri­sis eco­nó­mi­ca. Pe­ro no se pue­de atri­buir al tra­ba­jo de la mu­jer fue­ra del ho­gar, por­que en los paí­ses don­de es­ta in­cor­po­ra­ción es in­ten­sa se ob­ser­va una ma­yor ta­sa de fe­cun­di­dad, por­que las pa­re­jas se sien­ten más pro­te­gi­das.

Se­gún eso, es­ta­ría­mos en otro ti­po de in­su­fi­cien­cias a la ho­ra de plan­tear so­lu­cio­nes a es­te gra­ve pro­ble­ma po­bla­cio­nal, que ya lo es, pe­ro que se agu­di­za­rá en po­co tiem­po.

En Es­pa­ña te­ne­mos dos pro­ble­mas, la cri­sis eco­nó­mi­ca y la fal­ta de es­ta­bi­li­dad en el em­pleo, lo que ha­ce que mu­chas pa­re­jas apla­cen la ma­ter­ni­dad o, sim­ple­men­te, de­ci­dan no te­ner hi­jos.

O sea, que hay que to­car mu­chas te­clas pa­ra que la ta­sa de fe­cun­di­dad me­jo­re.

Pri­me­ro de­be­mos me­jo­rar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, lue­go hay que es­ta­ble­cer un mar­co la­bo­ral que fa­vo­rez­ca la es­ta­bi­li­dad y, co­mo ter­ce­ra pa­ta, hay que fa­ci­li­tar la conciliación de la vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar. Aquí hay que ha­cer re­fe­ren­cia a los ho­ra­rios la­bo­ra­les, en los que nues­tro país, por ra­zo­nes his­tó­ri­cas, so­cia­les y la­bo­ra­les es muy pe­cu­liar.

Ten­go la im­pre­sión de que en el sis­te­ma es­pa­ñol, la ma­ter­ni­dad es­tá mejor pro­te­gi­da en los pri­me­ros me­ses que des­pués.

El alum­bra­mien­to y los pri­me­ros me­ses es­tán re­gu­la­dos con nor­mas eu­ro­peas de pro­tec­ción de la ma­ter­ni­dad, lo que ha­ce que el sis­te­ma sea más ho­mo­gé­neo en to­da Eu­ro­pa, aun­que en los paí­ses nór­di­cos se ha me­jo­ra­do es­ta re­gu­la­ción. En los per­mi­sos por ma­ter­ni­dad, sub­si­dios, pen­sio­nes, per­mi­sos de lactancia, re­duc­ción de jor­na­da y ex­ce­den­cias por cui­da­do de ni­ños, en Es­pa­ña es­ta­mos en la me­dia eu­ro­pea.

En­ton­ces, ¿la pro­tec­ción en to­do lo pos­te­rior ya no es ho­mo­lo­ga­ble?

En Es­pa­ña te­ne­mos una nor­ma muy fa­vo­ra­ble en cuan­to a re­duc­ción de jor­na­da por ma­ter­ni­dad has­ta los 12 años del ni­ño y has­ta el 50% de la jor­na­da. En Sue­cia so­lo es has­ta el 25% de la jor­na­da. Nos fal­ta re­co­rri­do en los per­mi­sos de pa­ter­ni­dad, en lo que so­mos prin­ci­pian­tes, y en la co­rres­pon­sa­bi­li­dad.

¿Es­to es así por fal­ta de re­gu­la­ción o por fal­ta de uso?

En re­gu­la­ción, por fal­ta de nor­mas y por fal­ta de uso. En la co­rres­pon­sa­bi­li­dad, por fal­ta de uso en el cui­da­do de los hi­jos y en las ta­reas do­més­ti­cas. La tar­día in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al mundo la­bo­ral ha­ce que el re­par­to de ro­les, pa­ra va­rias ge­ne­ra­cio­nes, to­da­vía no ha­ya cam­bia­do mu­cho. En los jó­ve­nes es dis­tin­to.

Las sa­las de lactancia o las guar­de­rías en em­pre­sas y par­ques em­pre­sa­ria­les bri­llan por su au­sen­cia.

Es­ta es una de­man­da real y las em­pre­sas ten­drán que ser sen­si­bles a ella. Es­to va más allá de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va, te lo crees o no te lo crees. Y las em­pre­sas tie­nen que ha­cer­se pre­sen­tes en lo que su­po­ne un gra­ve pro­ble­ma so­cial en Es­pa­ña.

“La ines­ta­bi­li­dad en el em­pleo es un freno pa­ra la na­ta­li­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.