Me­lan­co­lía el día des­pués de la re­van­cha

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS

Ma­riano Ra­joy se­ría el res­pon­sa­ble de que se ce­le­bra­ran elec­cio­nes el 25 de di­ciem­bre. Pe­dro Sán­chez, por su par­te, se­ría el cau­san­te de que ha­ya re­pe­ti­ción de co­mi­cios. Al­guien en el en­torno del lí­der del PP, sin du­da ob­ce­ca­do por el ca­lor afri­cano de Ma­drid es­te ve­rano, pa­rió la in­sen­sa­ta idea –aun­que so­lo fue­ra co­mo for­ma de pre­sión– de unos co­mi­cios el día de Na­vi­dad. El/la es­tra­te­ga que­rían po­ner la pe­lo­ta en el te­ja­do del lí­der del PSOE, pe­ro erró el dis­pa­ro y pue­de con­ver­tir­se en fue­go ami­go. Un dis­la­te más en un blo­queo po­lí­ti­co que pue­de ser una bro­ma, un anun­cio an­ti­ci­pa­do, de có­mo se­ría es­te país si, por aza­res po­lí­ti­cos, se cum­ple el pun­to del pac­to PP-Ciu­da­da­nos que plan­tea una re­for­ma elec­to­ral pa­ra que el sis­te­ma elec­to­ral sea más pro­por­cio­nal. En esa hi­pó­te­sis, una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria con me­nos de tres o cua­tro par­ti­dos se­ría im­po­si­ble y se­ría una con­de­na de in­go­ber­na­bi­li­dad o de Go­bier­nos tan dé­bi­les co­mo fu­ga­ces. No ha­brá elec­cio­nes el 25 de di­ciem­bre por­que si hay otra re­pe­ti­ción ha­brá que bus­car fór­mu­las pa­ra elu­dir esa fe­cha, pe­ro to­do ese pro­ce­so irá en con­tra de Ra­joy que fue quien fi­jó una fe­cha de in­ves­ti­du­ra que con­di­cio­na to­do lo de­más. Un error de es­tra­te­gia que pue­de cos­tar muy ca­ro a sus pro­ge­ni­to­res.

La se­sión de in­ves­ti­du­ra a la que se ha vis­to obli­ga­do a acu­dir Ra­joy ha si­do, co­mo es­ta­ba pre­vis­to, al­go así co­mo la apo­teo­sis de lo es­té­ril, cu­ya úni­ca uti­li­dad es que ini­cia los pro­ce­di­mien­tos cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra re­pe­tir las elec­cio­nes. Na­da más. En Es­pa­ña, la in­ves­ti­du­ra obli­ga a un de­ba­te que tam­po­co es tan ha­bi­tual en otros paí­ses. En el Reino Uni­do, con to­da su tra­di­ción a cues­tas, cuan­do el as­pi­ran­te a pri­mer mi­nis­tro tie­ne la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria ne­ce­sa­ria lla­ma a la Rei­na, la vi­si­ta en Buc­king­ham y sa­le de allí nom­bra­do. Lue­go, en el día a día par­la­men­ta­rio, aguan­ta lo que ten­ga que aguan­tar. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre en otros paí­ses. El su­pli­cio es­pa­ñol de acu­dir vo­lun­ta­ria­men­te obli­ga­do a un de­ba­te pa­ra ser de­rro­ta­do es una ori­gi­na­li­dad pro­pia. Un de­fec­to cons­ti­tu­cio­nal que la reali­dad ha des­ta­pa­do y que ha­brá que cam­biar.

La com­pa­re­cen­cia de Ra­joy co­mo can­di­da­to en el Con­gre­so con la ga­ran­tía de una pri­me­ra de­rro­ta tie­ne otra vir­tua­li­dad tan in­só­li­ta co­mo le­gí­ti­ma po­lí­ti­ca­men­te. Pe­dro Sán­chez, co­mo ha ex­pli­ca­do Ra­món Es­pi­nar, de Po­de­mos, que­ría co­brar­se su pro­pia re­van­cha a Ra­joy en for­ma de va­ra­pa­lo par­la­men­ta­rio. Así de sim­ple. El lí­der del PSOE que­ría ver su­frir a su ad­ver­sa­rio con luz, ta­quí­gra­fos y cá­ma­ras, so­bre to­do cá­ma­ras, y dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo. El día de la re­van­cha. Le ha cos­ta­do, pe­ro ha con­se­gui­do al­go que, des­de el día des­pués de las elec­cio­nes del 27-J, el nú­cleo du­ro de Sán­chez siem­pre po­nía por de­lan­te. En­ton­ces ex­pli­ca­ban, con to­da na­tu­ra­li­dad, que Ra­joy qui­zá lo­gra­ra ser pre­si­den­te, pe­ro que ten­dría que su­frir pa­ra con­se­guir­lo.

Dos me­ses des­pués de unos co­mi­cios en los que el PP me­jo­ró, el PSOE re­tro­ce­dió, Po­de­mos fra­ca­só en el sor­pas­so y Ciu­da­da­nos su­frió, to­do si­gue muy em­bro­lla­do. To­dos, Ra­joy, Sán­chez, Igle­sias, Ri­ve­ra y los dis­tin­tos in­de­pen­den­tis­tas re­cha­zan otra re­pe­ti­ción elec­to­ral. Sin em­bar­go no to­do es­tá tan cla­ro, so­bre to­do la po­si­ción de Pe­dro Sán­chez. El nú­cleo du­ro del je­fe del PSOE es­tá con­ven­ci­do de que en otra ci­ta con las ur­nas, el PSOE re­cu­pe­ra­ría po­si­cio­nes a cos­ta de

EL DE­BA­TE DE IN­VES­TI­DU­RA OBLI­GA­TO­RIO SIN GA­RAN­TÍAS DE ÉXI­TO ES UNA ORI­GI­NA­LI­DAD CONS­TI­TU­CIO­NAL ES­PA­ÑO­LA CA­SI ÚNI­CA EN LAS DEMOCRACIAS. UN DE­FEC­TO CONS­TI­TU­CIO­NAL QUE LA REALI­DAD HA PUES­TO AL DES­CU­BIER­TO, MIEN­TRAS EL FAN­TAS­MA DE LA RE­PE­TI­CIÓN ELEC­TO­RAL CA­DA DÍA TIE­NE ME­JOR SA­LUD

Po­de­mos y, en­ton­ces, con más es­ca­ños que aho­ra, Pe­dro Sán­chez se con­so­li­da­ría co­mo lí­der de los so­cia­lis­tas. Qui­zá eso jus­ti­fi­que sus re­pe­ti­dos “no”, “no” a que Ra­joy go­bier­ne –con su apo­yo o con abs­ten­ción–, “no” a la vía iz­quier­dis­ta ra­di­cal, con Po­de­mos y los na­cio­na­lis­tas, y “no” a otras elec­cio­nes. “Cuan­do veo un pá­ja­ro que an­da co­mo un pa­to, na­da co­mo un pa­to y graz­na co­mo un pa­to, lo lla­mo pa­to”, es­cri­bió el poe­ta es­ta­dou­ni­den­se Ja­mes Whit­comb Ri­ley. Y ca­si to­do lo que ha­ce Pe­dro Sán­chez, sal­vo que aho­ra rec­ti­fi­que, con­du­ce a elec­cio­nes, in­clui­da su pro­pues­ta de cam­biar la ley pa­ra que sean el 18 y no el 25 de di­ciem­bre y ha­cer que la elec­ción de la fe­cha de Na­vi­dad se vuel­va con­tra Ra­joy.

Pablo Igle­sias y Po­de­mos, tras el 20-D, ju­ga­ron la ba­za de la re­pe­ti­ción de co­mi­cios, con­fia­dos en el sor­pas­so al PSOE. Cal­cu­la­ron mal o fra­ca­sa­ron. Aho­ra pue­den ser otros los que mi­dan mal sus fuer­zas, los so­cia­lis­tas y tam­bién ese Ra­joy que al­gu­nos ase­gu­ran que cree que en otra vuel­ta por las ur­nas se acer­ca­ría más a la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Una au­tén­ti­ca ruleta ru­sa que, una vez pues­ta en mar­cha, na­die pue­de con­tro­lar por­que, an­te el in­só­li­to es­pec­tácu­lo, los vo­tan­tes, que son so­be­ra­nos y que se equi­vo­can co­mo to­do el mun­do, pue­den de­pa­rar cual­quier sor­pre­sa, en un es­ce­na­rio que sue­le ser el me­jor cal­do de cul­ti­vo pa­ra los po­pu­lis­mos. El vo­to del mie­do fun­cio­na una vez. Lue­go co­mien­za el cuen­to del lo­bo que, al fi­nal, pue­de lle­gar. Ra­joy, que su­ma más lu­ces que som­bras al fren­te del Go­bierno –otra co­sa pue­de ser en el PP y an­te su clien­te­la–, tie­ne su par­te de res­pon­sa­bi­li­dad en la pa­rá­li­sis ac­tual, pe­ro no es el úni­co, por­que ahí es­tá so­bre to­do Pe­dro Sán­chez. La in­ves­ti­du­ra fra­ca­sa­da, con pe­na de es­car­nio par­la­men­ta­rio, ha si­do la pe­ni­ten­cia de Ra­joy. Los de­más ten­drán la su­ya, pe­ro co­mo ya es­cri­bió Or­te­ga, “el es­fuer­zo inú­til con­du­ce a la me­lan­co­lía”, in­clu­so des­pués del día la re­van­cha, que ade­más tam­po­co Sán­chez pu­do sa­bo­rear tan­to co­mo es­pe­ra­ba por­que el lí­der del PP per­dió la vo­ta­ción, pe­ro sa­lió ai­ro­so en otro de­ba­te es­té­ril.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.