LOS SO­BE­RA­NIS­TAS SEGUIRÁN CON SU PLAN DE ROM­PER CON ES­PA­ÑA LO AN­TES PO­SI­BLE

Tiempo - - PORTADA -

lin­güís­ti­co”, se­ña­lan fuen­tes de la ANC a es­te se­ma­na­rio.

Ser­gi Sa­brià sub­ra­ya que ERC “ga­ran­ti­za” que el plan con­ti­núa ade­lan­te. “No va­ria­re­mos na­da –di­ce–, por­que el es­ce­na­rio fu­tu­ro se­rá igual o peor que el que ha ha­bi­do los úl­ti­mos años”. Tam­bién la­men­ta que los so­cia­lis­tas ha­yan per­di­do la opor­tu­ni­dad de re­sol­ver el te­ma ca­ta­lán. “Tras las elec­cio­nes del 20 de di­ciem­bre, si el PSOE hu­bie­se acep­ta­do po­ner las ur­nas en Ca­ta­lu­ña, ya no hu­bie­se ha­bi­do otras elec­cio­nes, por­que ten­dría nues­tro apo­yo pa­ra go­ber­nar, igual que el apo­yo de Po­de­mos y de De­mo­crà­cia i Lli­ber­tat, que era la mar­ca con que con­cu­rrió Con­ver­gèn­cia. Si la iz­quier­da hu­bie­se si­do va­lien­te, Es­pa­ña ten­dría hoy un Go­bierno de iz­quier­das y un pro­ble­ma me­nos so­bre la me­sa”.

Una in­ten­sa agen­da.

El in­de­pen­den­tis­mo tie­ne por de­lan­te va­rias se­ma­nas in­ten­sas: lle­ga a la Dia­da del 11 de sep­tiem­bre con la in­ten­ción de ini­ciar lo que con­si­de­ra que es la úl­ti­ma fa­se del pro­ce­so an­tes de la rup­tu­ra con Es­pa­ña, ha­brá lue­go el de­ba­te de po­lí­ti­ca ge­ne­ral y, pa­ra fi­na­li­zar, la mo­ción de con­fian­za a la que se so­me­te­rá el pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont, el 28 de sep­tiem­bre. ERC y PDC, los par­ti­dos que apo­yan al Go­bierno, ne­go­cian con­tra­rre­loj el apo­yo de los ra­di­ca­les de la CUP a Puig­de­mont, por­que si es­tos no le man­tie­nen, la opo­si­ción ga­na­rá la mo­ción y el pre­si­dent de­be­rá di­mi­tir y con­vo­car nue­vas elec­cio­nes. En ese ca­so, se­gún ad­mi­ten des­de las fi­las so­be­ra­nis­tas, el pro­ce­so se­rá un ca­dá­ver. Pe­ro des­de Es­que­rra creen que to­do sal­drá ade­lan­te, aun­que tan­to el Go­bierno de Puig­de­mont co­mo el gru­po de Junts pel Sí (JxS), que agru­pa a ERC y Con­ver­gèn­cia, de­be­rán asu­mir la con­di­ción de la CUP de con­vo­car un re­fe­rén­dum uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia an­tes de ju­nio del año 2017. Pa­ra Mar­ta Pas­cal, esa exi­gen­cia co­mo ele­men­to de pre­sión “no tie­ne nin­gún sen­ti­do”. Pa­ra Sa­brià, “se po­dría es­tu­diar el te­ma del re­fe­rén­dum uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia. Pe­ro si es­te va a ser otro 9-N [en re­fe­ren­cia a la con­sul­ta con­vo­ca­da por Ar­tur Mas el 9 de no­viem­bre de 2014], me­jor nos lo aho­rra­mos, por­que ins­ti­tu­cio­nal­men­te no ser­vi­rá pa­ra na­da”.

El di­ri­gen­te re­pu­bli­cano apun­ta que lo que quie­re su for­ma­ción es “un re­sul­ta­do eje­cu­ta­ble al día si­guien­te”. Y pa­ra eso, los in­de­pen­den­tis­tas ya tie­nen di­se­ña­do su fu­tu­ro: “Es­ta­mos ul­ti­man­do las tres le­yes de la des­co­ne­xión, de las que dos ya es­tán prác­ti­ca­men­te lis­tas. La más im­por­tan­te de ellas es la Ley de Tran­si­ción Ju­rí­di­ca, que de­be su­plir las ac­tua­les le­yes por una le­gis­la­ción ne­ta­men­te ca­ta­la­na. A los cin­co mi­nu­tos de po­ner­la en mar­cha, esa ley ya tie­ne vi­gen­cia, por lo que en­ton­ces se po­dría con­vo­car un re­fe­rén­dum”, di­ce Ser­gi Sa­brià. Las otras dos le­yes que ya exis­ten so­bre el pa­pel son la de la Ha­cien­da ca­ta­la­na y la de la Se­gu­ri­dad So­cial ca­ta­la­na.

Des­de la ANC, la prin­ci­pal or­ga­ni­za­ción cí­vi­ca que abandera el in­de­pen­den­tis­mo, se afir­ma que las le­yes de des­co­ne­xión es­tán prác­ti­ca­men­te ul­ti­ma­das y an­te la mo­ción de con­fian­za del 28 de sep­tiem­bre, di­cen que “lo que desea­mos y es­pe­ra­mos es que la ho­ja de ru­ta no se mo­di­fi­que. Sean unas elec­cio­nes cons­ti­tu­yen­tes, sea un re­fe­rén­dum uni­la­te­ral o sea cual­quier otra he­rra­mien­ta pa­ra la rup­tu­ra que pac­ten los par­ti­dos so­be­ra­nis­tas, nos pa­re­ce bien. En es­ta eta­pa, el pa­pel del Go­bierno es­pa­ñol es ya se­cun­da­rio, de reac­ción. Y cuan­do al­guien es­tá en si­tua­ción de reac­ción lo tie­ne com­pli­ca­do. En Es­pa­ña, el Es­ta­do aún no ha en­con­tra­do la ma­ne­ra de reac­cio­nar co­mo Reino Uni­do. Allí, un par­ti­do con el 46% de los vo­tos pi­dió un re­fe­rén­dum en Es­co­cia y el Go­bierno per­mi­tió vo­tar. Aquí, los in­de­pen­den­tis­tas te­ne­mos el 48% y el Go­bierno di­ce que no a po­ner las ur­nas”.

Se re­fie­ren las fuen­tes a la ame­na­za so­bre la pre­si­den­ta del Par­la­men­to, Car­me Forcadell, de su­frir un pro­ce­di­mien­to pe­nal por ha­ber per­mi­ti­do vo­tar las con­clu­sio­nes de la Co­mi­sión de Es­tu­dio del Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te a pe­sar de que el TC le ha­bía ad­ver­ti­do que las con­clu­sio­nes que se po­nían a vo­ta­ción eran in­cons­ti­tu­cio­na­les y, por tan­to, vul­ne­ra­ban la ley.

El te­ma trae­rá mi­ga, por­que en los pró­xi­mos me­ses los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas y el Go­bierno ca­ta­lán ce­rra­rán fi­las en torno a Forcadell. Los so­be­ra­nis­tas es­tán dis­pues­tos a con­ver­tir­la en már­tir de la cau­sa. Es más: des­de al­gu­nos círcu­los quie­ren uti­li­zar­la pa­ra pro­vo­car otro cho­que de tre­nes con el Eje­cu­ti­vo cen­tral. De ahí que, in­clu­so des­de la Asam­blea Na­cio­nal, se apues­te por man­te­ner­la en el car­go aun­que sea ex­pe­dien­ta­da o in­ha­bi­li­ta­da y pro­vo­car una si­tua­ción lí­mi­te.

El pre­si­dent Puig­de­mont sa­lien­do de la Ge­ne­ra­li­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.