Fic­cio­nes po­lí­ti­cas

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA

Se re­pi­te que el pue­blo es­pa­ñol ha di­cho que de­be­mos pac­tar. Es­pe­ro que na­die lo di­ga en se­rio. El “pue­blo es­pa­ñol” no ha di­cho na­da. No es una en­ti­dad real que ten­ga voz úni­ca. “Pue­blo es­pa­ñol”, “pue­blo ca­ta­lán”, “pue­blo vas­co” o “pue­blo fran­cés” son nom­bres co­lec­ti­vos, no de­sig­nan un su­je­to úni­co. “Pue­blo” es el con­jun­to de ciu­da­da­nos. Los es­pa­ño­les, en las úl­ti­mas elec­cio­nes, han ex­pre­sa­do su desacuer­do po­lí­ti­co. Han mos­tra­do su di­sen­so. Siem­pre que oi­gan men­cio­nar la “voz del pue­blo” o “la vo­lun­tad na­cio­nal” pien­sen que es­tán in­ten­tan­do ti­mar­les. Las ideas de “pue­blo” y de “na­ción”, que his­tó­ri­ca­men­te han fa­vo­re­ci­do a los to­ta­li­ta­ris­mos, es­tán re­la­cio­na­das con una idea que se con­si­de­ra la esen­cia de la de­mo­cra­cia –la vo­lun­tad ge­ne­ral–, ex­pues­ta por Rous­seau y que tu­vo gran re­per­cu­sión du­ran­te la re­vo­lu­ción fran­ce­sa. De en­tra­da Rous­seau tu­vo que dis­tin­guir dos co­sas: la “vo­lun­tad ge­ne­ral” y la “vo­lun­tad de to­dos”. La “vo­lun­tad ge­ne­ral” era la que desea­ba el bien co­mún, la vo­lun­tad del pue­blo. La “vo­lun­tad de to­dos” era el frag­men­ta­do agre­ga­do de de­seos in­di­vi­dua­les. Am­bas so­lo po­dían coin­ci­dir en ca­so de una­ni­mi­dad ab­so­lu­ta, muy di­fí­cil de al­can­zar. Rous­seau no su­po qué ha­cer con las dis­cre­pan­cias, as­pi­ra­ba a un con­sen­so to­tal. Los ciu­da­da­nos po­dían no sa­ber lo que el pue­blo que cons­ti­tuían desea­ba. Por eso, to­dos los par­ti­dos que ha­blan en nom­bre del pue­blo o de la na­ción se ven obli­ga­dos a una in­ten­sa ac­ti­vi­dad de pro­se­li­tis­mo pa­ra ha­cer que los in­di­vi­duos se­pan lo que de­ben vo­tar. Su ob­je­ti­vo: con­se­guir que el pue­blo vo­te lo que desea el pue­blo. ¿Se dan cuen­ta de la fic­ción?

La de­mo­cra­cia se ri­ge por la ley de las ma­yo­rías, y nun­ca ha sa­bi­do qué ha­cer con las mi­no­rías. La ta­rea del gran po­lí­ti­co es ser ca­paz de la cuadratura del círcu­lo, lle­van­do a ca­bo sus pro­gra­mas, pe­ro res­pe­tan­do los de­re­chos le­gí­ti­mos de los de­más. En eso con­sis­te su po­der crea­dor. Lo de­más es cal­de­ri­lla po­lí­ti­ca. Me sor­pren­de el des­pre­cio que los po­pu­lis­mos tie­nen por el po­lí­ti­co. Con­si­de­ran que es un me­ro re­cep­tor de los de­seos y opi­nio­nes de la gen­te. Un me­ro co­lec­tor. Es­to es una fic­ción ra­ya­na en la im­pos­tu­ra. No se pue­de es­pe­rar que el pue­blo pro­por­cio­ne las so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas. Lo que pue­de y de­be ha­cer es ex­pre­sar sus ne­ce­si­da­des y re­cla­mar sus de­re­chos. El po­lí­ti­co que an­te cual­quier de­ci­sión di­ce: “es­pe­re que ten­go que con­sul­tar a mis ba­ses”, es­tá ab­di­can­do de su pa­pel de crea­dor, de pe­da­go­go, de ar­ti­cu­la­dor de un pro­yec­to. Es­tá con­fe­san­do: soy inú­til.

Se ha­bla mu­cho de pac­tos, co­mo úni­ca ma­ne­ra de re­sol­ver el di­sen­so. Es el mo­do más sen­ci­llo, y más ram­plón, por­que tra­ta de lle­gar por di­lu­ción a un acuer­do de mí­ni­mos. Es ju­gar a la ba­ja. Lo que ne­ce­si­ta­mos son acuer­dos de ob­je­ti­vos má­xi­mos. Ser ca­pa­ces de sa­tis­fa­cer las exi­gen­cias le­gi­ti­mas de to­dos, de ti­rios y de tro­ya­nos. Esa es la gran crea­ción po­lí­ti­ca. Eso es lo que de­be­ría de­sig­nar esa ma­no­sea­da ex­pre­sión de un hom­bre (o una mu­jer) de Es­ta­do.

LA DE­MO­CRA­CIA SE RI­GE POR LA LEY DE LAS MA­YO­RÍAS, Y NUN­CA HA SA­BI­DO QUÉ HA­CER CON LAS MI­NO­RÍAS. LA TA­REA DEL GRAN PO­LÍ­TI­CO ES LA CUADRATURA DEL CÍRCU­LO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.