Los ro­bos ar­tís­ti­cos pro­ce­den de las gue­rras, del co­lo­nia­lis­mo y de la co­rrup­ción

Tiempo - - A FONDO -

ace unas se­ma­nas, un pe­que­ño gru­po de par­la­men­ta­rios bri­tá­ni­cos pre­sen­ta­ba una ini­cia­ti­va en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes con el pro­pó­si­to de ini­ciar el pro­ce­so de de­vo­lu­ción al Es­ta­do grie­go de los co­no­ci­dos co­mo “már­mo­les de El­gin”. Se tra­ta de va­rios me­tros de fri­so y un cen­te­nar de me­to­pas –pa­ne­les in­te­gra­dos en ese mis­mo fri­so– que se en­con­tra­ban ori­gi­nal­men­te en el Par­te­nón, y que aho­ra cons­ti­tu­yen una de las ma­yo­res atrac­cio­nes del Mu­seo Bri­tá­ni­co.

Su lle­ga­da a Reino Uni­do tu­vo lu­gar en 1816, cuan­do Tho­mas Bru­ce, con­de de El­gin, en­ton­ces em­ba­ja­dor de Lon­dres an­te la “Su­bli­me Puer­ta” –la rim­bom­ban­te au­to­de­no­mi­na­ción del Im­pe­rio Oto­mano–, se hi­zo con esas va­lio­sas pie­zas que, pos­te­rior­men­te, ven­dió por 35.000 li­bras de la épo­ca a su pro­pio Es­ta­do. En aquel mo­men­to, Gre­cia se en­con­tra­ba so­me­ti­da al do­mi­nio tur­co.

Es­ta ac­ción le­gis­la­ti­va im­pul­sa­da por dipu­tados eu­ro­peís­tas de di­ver­sas for­ma­cio­nes (la­bo­ris­tas, li­be­ral-de­mó­cra­tas, el na­cio­na­lis­ta es­co­cés SNP y el ga­lés Plaid Cym­ru) tie­ne po­cos vi­sos de con­se­guir su ob­je­ti­vo: se­ría ne­ce­sa­ria la au­to­ri­za­ción del pa­tro­na­to del Bri­tish Mu­seum y la apro­ba­ción de un Par­la­men­to en el que nin­gún es­ca­ño con­ser­va­dor ha mos­tra­do su apo­yo. Pe­ro re­lan­za el de­ba­te acer­ca de los de­re­chos pa­tri­mo­nia­les y reavi­va la vie­ja reivin­di­ca­ción helena so­bre sus te­so­ros ar­queo­ló­gi­cos y cul­tu­ra­les. Atenas re­cla­ma des­de ha­ce mu­chos años la de­vo­lu­ción de im­por­tan­tes pie­zas, y no so­lo del Par­te­nón, que se en­cuen­tran des­per­di­ga­das en ocho paí­ses y mu­seos eu­ro­peos, en­tre los que se en­cuen­tran la ya men­cio­na­da ins­ti­tu­ción lon­di­nen­se, el Lou­vre o los Mu­seos Va­ti­ca­nos.

Pe­ro el ca­so de Gre­cia no es ni mu­cho me­nos el úni­co en el que se han ce­ba­do los ex­po­lios so­bre el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de un país. En abril de 2010 se con­vo­ca­ba en El Cai­ro la Con­fe­ren­cia so­bre Coope­ra­ción pa­ra la Pro­tec­ción y Re­pa­tria­ción de la He­ren­cia Cul­tu­ral, con la par­ti­ci­pa­ción de 25 paí­ses, en­tre los que des­ta­ca­ron la pro­pia Gre­cia, Ita­lia, Chi­pre, Si­ria, Es­ta­dos Uni­dos, Es­pa­ña y una am­plia re­pre­sen­ta­ción de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, con las so­no­ras au­sen­cias de Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y Ale­ma­nia. En es­te foro se de­ba­tió so­bre la pro­tec­ción de los pa­tri­mo­nios na­cio­na­les y acer­ca de las fór­mu­las pa­ra re­cu­pe­rar sus te­so­ros cul­tu­ra­les, ade­más de la im­plan­ta­ción de me­di­das pa­ra evi­tar la re­pe­ti­ción de es­tos ac­tos en el fu­tu­ro. Una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes plan­tea­ba a la Unes­co re­for­mar la Con­ven­ción so­bre la Res­ti­tu­ción de An­ti­güe­da­des a sus Paí­ses de Ori­gen, que da­ta de 1970. Es­ta for­ma de ex­po­lio, que se ha da­do a lo lar­go de prác­ti­ca­men­te to­da la his­to­ria, ex­pe­ri­men­tó un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial du­ran­te los si­glos XIX y XX. Las gue­rras y el he­cho co­lo­nial es­tán en el ori­gen de la ma­yo­ría de los ca­sos, aun­que en otros ha si­do la ac­ción diplomática, y en no po­cos, la con­ni­ven­cia en­tre el di­ne­ro y los go­ber­nan­tes co­rrup­tos de paí­ses eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca­men­te dé­bi­les. La lis­ta de te­so­ros y pie­zas de ele­va­do va­lor cul­tu­ral, ar­tís­ti­co y/o ar­queo­ló­gi­co sus­traí­das de sus lu­ga­res de ori­gen es in­ter­mi­na­ble, y afec­ta a la ma­yo­ría del te­rri­to­rio planetario, cu­rio­sa­men­te, in­clu­yen­do a va­rias de las na­cio­nes más ri­cas y avan­za­das. Ci­ta­re­mos al­gu­nos ejem­plos muy re­pre­sen­ta­ti­vos. Al mar­gen de Gre­cia, Egip­to es otro de los paí­ses más per­ju­di­ca­dos por es­tas prác­ti­cas. El Cai­ro lle­va dé­ca­das re­cla­man­do la de­vo­lu­ción del bus­to de Ne­fer­ti­ti, que se en­cuen­tra en el Neues Mu­seum de Ber­lín. Al Go­bierno ale­mán tam­bién le re­cla­ma la es­cul­tu­ra del ar­qui­tec­to de la Gran Pi­rá­mi­de, que es­tá en He­miu­nu. Al Mu­seo del Lou­vre, la de­vo­lu­ción del Zo­dia­co de Dén­de­ra; al Mu­seo Egip­cio de Tu­rín, la es­ta­tua de Ram­sés II, mien­tras que al Mu­seo Bri­tá­ni­co le ex­hor­ta a la de­vo­lu­ción de la le­gen­da­ria Pie­dra de Ro­set­ta. An­tes de la in­va­sión de Li­bia y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.