Fran­cia ha re­cu­pe­ra­do una mí­ni­ma par­te del enor­me te­so­ro ro­ba­do por los na­zis

Tiempo - - A FONDO -

Y así, co­mo en un jue­go ma­quia­vé­li­co, en pleno si­glo XX asis­tía­mos al sa­queo y ex­po­lio sis­te­má­ti­co de obras de ar­te en los paí­ses in­va­di­dos por el Ejér­ci­to ale­mán du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Se hi­cie­ron con un bo­tín de mi­les de pin­tu­ras y es­cul­tu­ras pro­ce­den­tes de Ita­lia, Fran­cia, Bél­gi­ca, Ru­sia, Ho­lan­da, Ru­ma­nía y Po­lo­nia, que fue­ron reuni­das y me­ticu­losa­men­te in­ven­ta­ria­das ba­jo el pre­tex­to de sal­va­guar­dar­las de la des­truc­ción bé­li­ca.

Por su­pues­to que na­da de esas bue­nas in­ten­cio­nes era cier­to. Un da­to: en 1942, en pleno apo­geo del con­flic­to, se ven­die­ron in­nu­me­ra­bles obras ex­po­lia­das por los na­zis de gran­des ar­tis­tas co­mo Ver­meer, Van Eyck, Go­ya, Ve­láz­quez, Rem­brandt, Pi­cas­so, Cé­zan­ne, Ru­bens, Da­lí, Van Gogh, Brueg­hel, Du­re­ro, Cra­nach, Ma­tis­se, Re­noir, Ma­net o Mo­net, que sa­lie­ron de Fran­cia y fue­ron des­per­di­ga­das por el mun­do.

La Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa se con­vir­tió en cua­tro años en el país más sa­quea­do de Eu­ro­pa y París de­jó de ser la ca­pi­tal mun­dial del ar­te. Los na­zis ro­ba­ron 203 co­lec­cio­nes pri­va­das, en­tre las que ade­más de 100.000 obras pic­tó­ri­cas y es­cul­tu­ras, mu­chas de ellas pie­zas maes­tras, ha­bía me­dio mi­llón de mue­bles y un mi­llón de li­bros. Pe­se a los años trans­cu­rri­dos, so­lo una mí­ni­ma par­te de los 10,7 mi­llo­nes de bie­nes in­cau­ta­dos a los en la Eu­ro­pa na­zi han po­di­do ser re­cu­pe­ra­dos. Y es que, en el fon­do, de lo que es­ta­mos ha­blan­do es de un más que lu­cra­ti­vo ne­go­cio. Se­gún la In­ter­pol, el trá­fi­co de obras ro­ba­das mue­ve más de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros anual­men­te, con más de 160.000 obras des­apa­re­ci­das úni­ca­men­te en los úl­ti­mos 75 años. La am­pli­tud de es­ta ac­ti­vi­dad de­lin­cuen­te es tal que ocu­pa el ter­cer pues­to de las he­chos cri­mi­na­les mun­dia­les, tras el trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes y de ar­mas. El la­tro­ci­nio cul­tu­ral no ha dis­mi­nui­do con la lle­ga­da del si­glo XXI. Los con­flic­tos en Orien­te Me­dio han si­do apro­ve­cha­dos, ade­más, pa­ra el be­ne­fi­cio de or­ga­ni­za­cio­nes sin es­crú­pu­los y tam­bién pa­ra la es­tú­pi­da des­truc­ción de im­por­tan­tí­si­mas he­ren­cias del le­ga­do cul­tu­ral de la hu­ma­ni­dad. Asis­ti­mos ha­ce no tan­to al ejer­ci­cio de bar­ba­rie con la ani­qui­la­ción –vía ex­plo­si­vos– de los Bu­das de Ba­mi­yán (Af­ga­nis­tán), a car­go del fa­na­tis­mo re­li­gio­so ta­li­bán. Más cer­ca en el tiem­po, a los da­ños in­fli­gi­dos a las rui­nas de Pal­mi­ra, en Si­ria, por el au­to­pro­cla­ma­do Es­ta­do Is­lá­mi­co. Pe­ro el ma­yor da­ño se pro­du­cía tras la in­va­sión alia­da de Irak, don­de se ha per­di­do bue­na par­te del le­ga­do de la cul­tu­ra me­so­po­tá­mi­ca, en­tre el pi­lla­je ma­si­vo e in­dis­cri­mi­na­do y la des­truc­ción fí­si­ca de res­tos y ves­ti­gios ya irre­cu­pe­ra­bles. La gue­rra de Irak aca­bó con un país mo­derno y prác­ti­ca­men­te ha de­vuel­to a la Edad Me­dia a la in­men­sa ma­yo­ría de su po­bla­ción. Al mar­gen del in­fi­ni­to da­ño hu­mano, so­cial y eco­nó­mi­co, el gol­pe al le­ga­do cul­tu­ral ha si­do de­fi­ni­ti­vo. Du­ran­te el con­flic­to mu­chos mu­seos fue­ron sa­quea­dos a ple­ju­díos

Va­rias de las es­cul­tu­ras de­vuel­tas a Gre­cia es­tán, en la ac­tua­li­dad, ex­pues­tas en el in­te­rior del nue­vo Mu­seo de la Acró­po­lis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.