Una tra­ge­dia im­pe­rial

Tiempo - - VIVIR - IG­NA­CIO VIDAL-FOLCH

Des­pués de vein­te años, si no me equi­vo­co, vuel­ve a edi­tar­se en es­pa­ñol, y en una edi­ción muy ele­gan­te de El As­te­roi­de, la me­jor no­ve­la de Leo Perutz, De no­che, ba­jo el puen­te de pie­dra.

Vie­nés, de et­nia ju­día, de una fa­mi­lia que has­ta el si­glo XVII fue to­le­da­na y se lla­ma­ba Pé­rez, na­ció en 1882 en la Pra­ga aus­trohún­ga­ra, don­de vi­vió las dos pri­me­ras dé­ca­das de su vi­da an­tes de mu­dar­se a Vie­na, pa­ra lue­go, con la as­cen­sión del na­zis­mo en Ale­ma­nia, exi­liar­se en Is­rael, y por fin vol­ver a Aus­tria pa­ra mo­rir en 1957, en Bad Is­chl, que es el pue­blo por cier­to pre­fe­ri­do del an­ciano em­pe­ra­dor de la no­ve­la pa­ra des­can­sar de sus res­pon­sa­bi­li­da­des y sa­lir de ca­za...

Des­tino vie­ne re­edi­tan­do otras obras de Perutz. De ma­ne­ra que el lec­tor al que es­tas lí­neas con­ven­zan de leer De no­che, ba­jo el puen­te de pie­dra, y que­de, co­mo es inevi­ta­ble, ba­jo el he­chi­zo de ese es­ti­lo co­mo de fá­bu­la con­ta­da por un adul­to a otro, y ten­ga ga­nas de se­guir en com­pa­ñía del au­tor al que un crí­ti­co de­fi­nió co­mo “una ra­ra mez­cla de Franz Kaf­ka y Agat­ha Ch­ris­tie”, y Bor­ges co­mo “una suer­te de Kaf­ka aven­tu­re­ro” (lo cual es­tá muy pues­to en ra­zón, aun­que so­lo sea por­que tan­to Kaf­ka co­mo Perutz fue­ron em­plea­dos de As­se­cu­ra­zio­ni Ge­ne­ra­li –Kaf­ka en la fi­lial de Pra­ga y Perutz du­ran­te un año en la de Tries­te–, y por su co­mún so­brie­dad lin­güís­ti­ca y am­bi­ción in­te­lec­tual, a lo que Perutz agre­ga las in­tri­gas ab­sor­ben­tes am­bien­ta­das en épo­cas pa­sa­das)... ese lec­tor, di­go, po­drá se­guir con El caballero sue­co, y lue­go ya las de­más fas­ci­na­cio­nes de Leo Perutz.

El puen­te de pie­dra del tí­tu­lo es Kar­luv Most, el puen­te Car­los de Pra­ga, hoy pro­fa­na­do por mi­llo­nes de tu­ris­tas ves­ti­dos de bu­fo­nes, don­de a fi­na­les del si­glo XVI se anu­da la tra­ma de re­la­cio­nes clan­des­ti­nas en­tre Ro­dol­fo II, em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co, el ra­bino Loew, el pres­ta­mis­ta Meisl y su hi­ja, la be­lla Est­her. Aque­lla fue la gran épo­ca de Pra­ga, la Pra­ga mi­to­ló­gi­ca y mis­te­rio­sa gra­cias a la per­so­na­li­dad sa­tur­ni­na de aquel em­pe­ra­dor me­lan­có­li­co, so­brino de Fe­li­pe II y, des­pués de él, el ma­yor coleccionista de ar­te de su tiem­po y me­ce­nas de ar­tis­tas y de ni­gro­man­tes, al­qui­mis­tas, as­tró­no­mos y as­tró­lo­gos, que arrui­na­ba las ar­cas

Iim­pe­ria­les pa­ra en­ri­que­cer su ga­bi­ne­te de cu­rio­si­da­des con pro­di­gios na­tu­ra­les y ar­ti­fi­cia­les... Com­pa­ra­do con él, Luis de Ba­vie­ra fue un mo­nar­ca sen­sa­to, mo­de­ra­do y con­ven­cio­nal.

So­lo la vi­da exa­ge­ra­da de Ro­dol­fo da­ría pa­ra una se­rie de no­ve­las. Si la fic­ción le agre­ga los amo­res clan­des­ti­nos con una jo­ven del gue­to y al sa­bio ra­bino Loeb, que fue el crea­dor del Go­lem, y en­ci­ma de to­do, el es­ti­lo de un au­tor sen­si­ble, ge­ne­ro­so con el lec­tor, ben­di­to con la gra­cia y la inocen­cia pe­ro con sen­ti­do trá­gi­co de la exis­ten­cia, que cum­pli­dos los se­ten­ta re­crea la Pra­ga de su pri­me­ra ju­ven­tud, en­ton­ces apa­re­ce es­ta de­li­cia que es De no­che, ba­jo el puen­te de pie­dra.

DE NO­CHE, BA­JO EL PUEN­TE DE PIE­DRA, DE PERUTZ, NA­RRA LA VI­DA EXA­GE­RA­DA DE RO­DOL­FO II

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.