El em­pe­ra­dor Na­po­león III se rin­dió a los pru­sia­nos al fren­te de 85.000 hom­bres des­mo­ra­li­za­dos

Tiempo - - VIVIR -

jau­la do­ra­da, en el cas­ti­llo de Wil­helms­höhe, has­ta que se fir­mó la paz. Lue­go se fue a Lon­dres a un exi­lio no tan do­ra­do, por­que no te­nía di­ne­ro. Y allí mo­ri­ría un par de años des­pués.

Bis­marck.

So­la­men­te un mes an­tes del desas­tre de Se­dán, Na­po­león III se ha­bía pues­to al fren­te de sus lu­ci­das tro­pas. Iba apa­ren­te­men­te tan con­fia­do en el triunfo que lle­vó a la cam­pa­ña a su úni­co hi­jo y he­re­de­ro, un ni­ño de 14 años. Sin em­bar­go, cual­quier ob­ser­va­dor ob­je­ti­vo sa­bía que la coa­li­ción ale­ma­na su­pe­ra­ba con mu­cho las fuer­zas del II Im­pe­rio fran­cés. Na­po­león III ha­bía que­ri­do la gue­rra. Pre­ten­día que se ol­vi­da­ra, con una nue­va cam­pa­ña vic­to­rio­sa, el fra­ca­so po­lí­ti­co y mi­li­tar de la aven­tu­ra de Mé­xi­co, don­de Na­po­león III ha­bía sos­te­ni­do al ar­chi­du­que Ma­xi­mi­li­ano de Aus­tria, que ter­mi­nó fu­si­la­do (ver His­to-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.