Las Cam­pos cie­rran el ve­rano

Ma­dre e hi­ja en­can­ta­ron, emo­cio­na­ron y di­vir­tie­ron a to­dos al dar­se co­mo son, sin do­ble­ces ni postureo, en el pro­gra­ma es­ti­val que lle­va su nom­bre, don­de se abrie­ron al pú­bli­co des­pués de to­da una vi­da an­te las cá­ma­ras.

Tiempo - - VIVIR - JE­SÚS MA­RI­ÑAS

Su éxi­to des­bor­dó a los más op­ti­mis­tas, Ma­ría Te­re­sa y Te­re­lu ba­tie­ron ré­cords de au­dien­cia con su ex­pues­to reality te­le­vi­si­vo. El pro­gra­ma des­ta­pó as­pec­tos has­ta aho­ra ce­lo­sa­men­te guar­da­dos. To­do un boom es­ti­val que las ha en­cum­bra­do co­mo reino­nas del im­pac­to au­dio­vi­sual, co­mo si ya tu­vie­sen po­co. In­com­pa­ra­ble la en­can­di­la­do­ra o enig­má­ti­ca son­ri­sa de Te­re­sa, tan elo­cuen­te co­mo los pro­lon­ga­dos pe­ro muy elo­cuen­tes si­len­cios de la pri­me­ra en­tre­ga que cau­ti­vó a dos mi­llo­nes y me­dio de te­le­vi­den­tes, que pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo “el do­cu del ham­bre”, ca­si cen­tra­do en el en­gor­de de Te­re­lu, con­se­cuen­cia del tra­ta­mien­to de cin­co años pa­ra tra­tar el cán­cer. Fun­cio­na pe­ro re­lle­na, se hin­cha aun­que no evi­ta que ten­ga buen sa­que. Pa­re­cía in­có­mo­da o in­tran­qui­la, “por­que es­ta ex­pe­rien­cia aquí iné­di­ta po­dría da­ñar to­da una vi­da de tra­ba­jo. El pú­bli­co es­tá con­ti­go pe­ro no per­do­na que te equi­vo­ques. Me la ju­gué sin sa­ber muy bien qué pa­sa­ría”, me di­jo la Cam­pos re­me­mo­ran­do el tour de for­ce que du­ran­te quin­ce días –no so­lo un par de jue­ves–, las lle­vó de pla­tó en pla­tó. ¡Que aguan­te fí­si­co y emo­cio­nal! No que­dó pro­gra­ma sin re­cla­mar­las jun­tas, en trío o se­pa­ra­das, alar­gan­do y sa­cán­do­le bri­llo al éxi­to. Hi­cie­ron Sálvame dia­rio y el de luxe, las ma­ña­nas de Ana Rosa y has­ta el pós­tu­mo Ha­ble con ellas, otro fra­ca­so de San­dra Bar­ne­da (an­to­ló­gi­co lo que le sol­tó Mi­lá a ella y a Na­go­re). No cua­ja nin­gún pro­yec­to, pe­ro es­te re­mar­có có­mo es ac­tual­men­te Ro­cío Ca­rras­co, ya a ho­ras de dar­le el sí a Fi­del Al­biac tras 17 años jun­tos. Se­rá “al­go ín­ti­mo” con 250 in­vi­ta­dos y ves­ti­rá tul ilu­sión de Han­ni­bal La­gu­na. Tam­bién mos­tró las in­cohe­ren­cias de la Al­ba Ca­rri­llo so­bre­ac­tua­da y sin sa­ber muy bien a qué apun­tar.

Bo­le­ros de ve­ra­ni­llo.

Vién­do­la tan des­ma­dra­da, al­gu­nos has­ta aplau­den el “ahí te que­das” tras diez me­ses ca­sa­da con Fe­li­ciano López, a quien las es­plén­di­das ex, Ale­jan­dra Prat y Ma­ría Jo­sé Suá­rez (fí­si­ca­men­te muy bien, una mo­re­na y la otra ru­bia; am­bas lis­tí­si­mas), de­fi­nen de “muy in­fan­til”. So­lo cre­ció ra­que­ta en mano. Al­ba a ve­ces se sien­te ame­na­za­da, so­bre to­do an­te una Ol­vi­do Hor­mi­gos que des­de ha­ce dos me­ses mama la te­ta de Le­quio por no de­mos­tra­da in­fi­de­li­dad del con­de ita­liano. Aun­que co­no­cien­do su ar­dor la­tino, na­die po­ne las ma­nos en el fue­go. Sue­na a bo­le­ro. Ya Ma­ría Pa­la­cios alum­bró a Gi­ne­bra.

“En Ma­ría, Ales­san­dro tie­ne la co­mo­di­dad do­més­ti­ca. Lo otro lo bus­ca en no­so­tras”, y Ol­vi­do re­fie­re afi­cio­nes ca­si sa­do-ma­so de mu­cho ta­co­na­zo y li­gue­ro. La so­fis­ti­ca­ción no ca­be en ella, fi­na pue­ble­ri­na muy tre­pa­do­ra.

Ya na­die dis­cu­te el en­can­ta­dor ma­gis­te­rio de Ma­ría Te­re­sa en­tre las pre­sen­ta­do­ras. Se man­tie­ne pró­xi­ma, cá­li­da pe­ro tam­bién ca­brea­da si se ter­cia, “so­bre to­do, an­te las in­jus­ti­cias”, apos­ti­lla. Cau­ti­va siem­pre sin el ai­re a ve­ces en­can­ta­do­ra­men­te dis­tan­te de Ana Rosa y de Su­san­na Gri­so. Un se­duc­tor mons­truo de la co­mu­ni­ca­ción a quien ese im­pac­to nun­ca

Luis Or­tiz con su ex­mu­jer, Gu­ni­lla Von Bis­marck Sa­rah Fer­gu­son con San­dra Gar­cía

Ain­hoa Arte­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.