Ti­ro en el pie, de­mo­nio po­pu­lar y pá­ni­co mo­ral

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS

El PP y Ma­riano Ra­joy se han dis­pa­ra­do un ti­ro en el pie al pro­po­ner al exministro Jo­sé Ma­nuel So­ria pa­ra el pues­to de di­rec­tor eje­cu­ti­vo en el Ban­co Mun­dial. Ha si­do un es­pec­tácu­lo es­tram­bó­ti­co que to­dos sus ad­ver­sa­rios –des­de Ciu­da­da­nos a Po­de­mos– han re­ci­bi­do con al­bo­ro­zo y que tam­bién ha po­di­do ser el preám­bu­lo de la cam­pa­ña elec­to­ral de unas elec­cio­nes que, si na­die lo re­me­dia, se ce­le­bra­rán a fi­na­les de di­ciem­bre. En el PP con­fían en que, tras la re­nun­cia for­za­da de So­ria –que no que­ría dar su bra­zo a tor­cer y a quien hu­bo que con­ven­cer–, la he­ri­da pro­du­ci­da por el fue­go ami­go no so­lo pue­da cu­rar­se, sino que tam­po­co de­je ci­ca­tri­ces. No es sen­ci­llo, pe­ro sí es po­si­ble. El error, en cual­quier ca­so, es in­só­li­to pa­ra un par­ti­do y unos po­lí­ti­cos con tan­ta ex­pe­rien­cia co­mo el PP e in­clu­so el mis­mí­si­mo Ma­riano Ra­joy. To­do era le­gal, por su­pues­to, y un asun­to, en de­fi­ni­ti­va, de al­tos fun­cio­na­rios, que es don­de hay que bus­car el ori­gen de la me­te­du­ra de pa­ta. Los miem­bros de los lla­ma­dos cuer­pos de éli­te de la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do –abo­ga­dos del Es­ta­do, téc­ni­cos co­mer­cia­les, re­gis­tra­do­res, et­cé­te­ra– vi­ven, cuan­do se tra­ta de su pro­fe­sión, en una es­pe­cie de mun­do en­do­gá­mi­co que les ale­ja de la reali­dad, con in­de­pen­den­cia de su ads­crip­ción po­lí­ti­ca. Ma­nuel Cont­he, téc­ni­co co­mer­cial del Es­ta­do, que fue di­rec­tor ge­ne­ral del Te­so­ro y pre­si­den­te de la CNMV con di­fe­ren­tes Go­bier­nos so­cia­lis­tas y que nun­ca ha ocul­ta­do su cer­ca­nía al PSOE, no ha du­da­do en es­cri­bir –pu­lli­ta per­so­nal a Luis de Guin­dos in­clui­da– un ar­tícu­lo en la web de Ex­pan­sión con un tí­tu­lo que no arro­ja nin­gu­na du­da: “En de­fen­sa del nom­bra­mien­to de Jo­sé Ma­nuel So­ria”.

Los ar­gu­men­tos de Cont­he son tan po­de­ro­sos co­mo ale­ja­dos de la reali­dad so­cial y ex­pli­can el pa­ti­na­zo del Go­bierno en fun­cio­nes. El pro­pio Cont­he, a pe­sar de to­do, lo per­ci­be y su­gie­re que es­ta­mos en una si­tua­ción de “pá­ni­co mo­ral”, una ex­pre­sión acu­ña­da por el so­ció­lo­go sud­afri­cano Stan­ley Cohen. “Cohen –es­cri­be Ma­nuel Cont­he– de­no­mi­nó ‘pá­ni­cos mo­ra­les’ a esas olas de re­cha­zo po­pu­lar que, alen­ta­das por in­for­ma­cio­nes inexac­tas o exa­ge­ra­das, se desatan con­tra cier­tas per­so­nas, ins­ti­tu­cio­nes o gru­pos so­cia­les que se apar­tan del or­den es­ta­ble­ci­do o lo desafían y se con­vier­ten por ello en de­mo­nios po­pu­la­res (folk de­vils)”. La teo­ría y el ra­zo­na­mien­to pue­den ser só­li­dos –no es­tá de­mos­tra­do, por ejem­plo que So­ria no pa­ga­ra sus im­pues­tos co­mo le acu­san al­gu­nos– pe­ro, a pe­sar de to­do, es inex­pli­ca­ble que po­lí­ti­cos de la ex­pe­rien­cia de Ra­joy –y su en­torno– no per­ci­bie­ran los más que ob­vios ries­gos y que Jo­sé Ma­nuel So­ria se iba a con­ver­tir, sí o sí, en un de­mo­nio po­pu­lar. Los más crí­ti­cos en el PP ale­gan que el pre­si­den­te en fun­cio­nes es­tá ro­dea­do de mu­chos al­tos y muy bri­llan­tes fun­cio­na­rios de ca­rre­ra que ni tan si­quie­ra ima­gi­nan que un asun­to así ali­men­ta un “pá­ni­co mo­ral”, por muy in­jus­to que sea. Tam­bién por eso, por­que es téc­ni­co co­mer­cial del Es­ta­do, y por muy po­lí­ti­co que ha­ya si­do du­ran­te 30 años, a So­ria le cos­tó acep­tar que de­bía re­nun­ciar por ra­zo­nes po­lí­ti­cas y pa­ra tra­tar de con­te­ner da­ños a su par­ti­do y a sus ami­gos, Ma­riano Ra­joy el pri­me­ro. Al fi­nal ce­dió y el po­lí­ti­co se im­pu­so al fun­cio­na­rio de éli­te, que fue quien pi­dió pa­ra sí mis­mo el pues­to, pe­ro pa­ra en­ton­ces el da­ño ya es­ta­ba he­cho.

PE­DRO SÁN­CHEZ PIEN­SA YA EN LAS PRÓ­XI­MAS ELEC­CIO­NES, LO QUE NO IM­PI­DE QUE SI SUE­NA LA FLAU­TA APRO­VE­CHE LA OPOR­TU­NI­DAD Y ACO­ME­TA EL SAL­TO A LA MON­CLOA CON UN GO­BIERNO FRAN­KENS­TEIN. PUE­DE HA­BER SOR­PRE­SAS, PE­RO HUE­LE A ELEC­CIO­NES, CON TI­ROS EN EL PIE, PÁ­NI­COS MO­RA­LES Y DE­MO­NIOS PO­PU­LA­RES IN­CLUI­DOS

El ti­ro en el pie que se ha dis­pa­ra­do el PP con el ca­so de Jo­sé Ma­nuel So­ria ya ha si­do apro­ve­cha­do por to­dos sus ri­va­les po­lí­ti­cos. Es un asun­to de ma­nual. Pe­dro Arrio­la, el pro­to­ase­sor de Ra­joy, siem­pre ha ad­ver­ti­do con­tra el fue­go ami­go. “Nun­ca pon­gas por tu pro­pia de­ci­sión un asun­to que te pue­da cau­sar pro­ble­mas”, vino a de­cir cuan­do sur­gió el es­cán­da­lo de las tar­je­tas black de Ban­kia.

El PSOE –y los de­más par­ti­dos– in­ten­ta­rán con­ver­tir el error so­cial en mu­ni­ción elec­to­ral, en unos co­mi­cios que pa­re­cen inevi­ta­bles y a los que so­lo pa­re­cen te­mer en Ciu­da­da­nos, aun­que la in­cer­ti­dum­bre es tan gran­de que to­do pue­de ocu­rrir. La ron­da de lla­ma­das/con­ver­sa­cio­nes de Pe­dro Sán­chez con el res­to de lí­de­res po­lí­ti­cos, des­de Ma­riano Ra­joy a Pa­blo Igle­sias, se in­ter­pre­ta, den­tro y fue­ra del PSOE, co­mo un ca­len­ta­mien­to de la pró­xi­ma cam­pa­ña elec­to­ral.

Pe­dro Sán­chez y los su­yos es­tán con­ven­ci­dos de que, en otras elec­cio­nes, me­jo­ra­rían y eso les con­so­li­da­ría al fren­te del par­ti­do pa­ra una lar­ga tem­po­ra­da. Eso no im­pi­de, cla­ro, que, si sue­na la flau­ta, apro­ve­chen la opor­tu­ni­dad. Es de­cir, si en esas con­ver­sa­cio­nes, el lí­der del PSOE lle­ga a la con­clu­sión de que si Uni­dos Po­de­mos y to­dos los na­cio­na­lis­tas-in­de­pen­den­tis­tas es­tán dis­pues­tos a vo­tar su in­ves­ti­du­ra, aco­me­te­ría el sal­to a La Mon­cloa con un Go­bierno Fran­kens­tein. Lo que le gus­ta­ría es con­tar con el apo­yo de Uni­dos Po­de­mos y Ciu­da­da­nos y jue­ga la ba­za de que Al­bert Ri­ve­ra y los su­yos qui­zá des­con­fían en ex­ce­so de otra vuel­ta a las ur­nas. Sin em­bar­go, en Ciu­da­da­nos pa­re­cen te­ner cla­ro que, to­da­vía más que unas ter­ce­ras elec­cio­nes, lo que les pon­dría con­tra las cuer­das es apo­yar un pro­yec­to en el que es­té Po­de­mos. Ni tan si­quie­ra el gran ob­je­ti­vo de re­ti­rar a Ra­joy com­pen­sa­ría los da­ños fu­tu­ros. To­do lo con­tra­rio. In­clu­so hay quien cree que le ha­rían un fa­vor al PP si pro­vo­can la sus­ti­tu­ción de Ra­joy, por­que “¿y si su sus­ti­tu­to fun­cio­na?”. Pue­de ha­ber una sor­pre­sa y nue­vo Go­bierno, pe­ro to­do hue­le a elec­cio­nes, ti­ros en el pie, pá­ni­cos mo­ra­les y de­mo­nios po­pu­la­res in­clui­dos.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.