A LA ES­PE­RA DE UN NUE­VO DESAS­TRE EN GA­LI­CIA Y EL PAÍS VAS­CO

Tiempo - - PORTADA -

pro­ba­ble que na­die se quie­ra que­mar sin una ga­ran­tía mí­ni­ma de éxi­to.

Lo que to­dos tie­nen cla­ro es que los crí­ti­cos no pue­den con­tar con una di­mi­sión por las bue­nas de Sán­chez des­pués de que ha­ya aguan­ta­do en el car­go tras los dos peo­res re­sul­ta­dos his­tó­ri­cos con­se­cu­ti­vos del par­ti­do en las ge­ne­ra­les. “Es­te tío no se va a ir ja­más. La úni­ca for­ma que te­ne­mos de re­cu­pe­rar el PSOE es echán­do­le”, con­fir­ma­ba ha­ce po­co uno de los di­ri­gen­tes que más se ha sig­ni­fi­ca­do con­tra el se­cre­ta­rio ge­ne­ral en los úl­ti­mos me­ses.

Me­ca­nis­mos exis­ten, pe­ro na­die se atre­ve a po­ner­los en mar­cha. Aun­que se ha es­pe­cu­la­do con la di­mi­sión de par­te del 50% de la Eje­cu­ti­va pa­ra pro­vo­car la re­ti­ra­da de Sán­chez y una ges­to­ra, un di­ri­gen­te crí­ti­co des­mien­te que se va­ya a pro­du­cir. La ma­nio­bra se plan­teó, pe­ro no pa­ra aho­ra, sino pa­ra el día si­guien­te al úl­ti­mo des­ca­la­bro elec­to­ral en ca­so de que Po­de­mos su­pe­rara al PSOE. Ade­más, un en­fren­ta­mien­to de tal ca­li­bre po­dría ter­mi­nar rom­pien­do el par­ti­do a so­lo unos días de las elec­cio­nes ga­lle­gas y vas­cas en las que el PSOE se jue­ga mu­cho (ver re­cua­dro ba­jo es­tas lí­neas).

Aun­que tan­to el can­di­da­to ga­lle­go, Xoa­quín Fer­nán­dez Lei­cea­ga, co­mo su com­pa­ñe­ra en Eus­ka­di, Idoia Men­dia, son afi­nes a Sán­chez, el par­ti­do siem­pre tien­de a unir­se en pe­rio­do elec­to­ral. Na­die, ni los más crí­ti­cos, quie­re arras­trar al par­ti­do a la irre­le­van­cia con tal de ven­cer en la gue­rra in­ter­na. Se­rá el 26 de sep­tiem­bre, des­pués de que se cie­rren las ur­nas en am­bas co­mu­ni­da­des, cuan­do el La ci­ta del 25 de sep­tiem­bre con las ur­nas en Ga­li­cia y el País Vas­co su­po­ne una prue­ba de fue­go pa­ra el PSOE, en cla­ro re­tro­ce­so en las co­mu­ni­da­des his­tó­ri­cas. De con­fir­mar­se lo que pro­nos­ti­can las en­cues­tas, los so­cia­lis­tas no ten­drían un buen re­sul­ta­do en nin­gu­na de las re­gio­nes. En Ga­li­cia cae­rían li­ge­ra­men­te y pe­lea­rán has­ta el úl­ti­mo mo­men­to par­ti­do ana­li­ce con cal­ma los re­sul­ta­dos y uno y otro ban­do ha­gan su lec­tu­ra. Aun­que la di­rec­ción so­cia­lis­ta ha ma­ni­fes­ta­do su in­ten­ción de no con­vo­car nin­gún Co­mi­té Fe­de­ral has­ta que no ha­ya no­ve­da­des en los con­tac­tos pa­ra fra­guar una al­ter­na­ti­va al PP, pa­re­ce di­fí­cil que el ór­gano so­cia­lis­ta no se reúna a prin­ci­pios de oc­tu­bre bien por ini­cia­ti­va de Fe­rraz, bien por pre­sión de las fe­de­ra­cio­nes.

Se­rá en­ton­ces cuan­do unos y otros lu­chen pa­ra ade­cuar el ca­len­da­rio or­gá­ni­co a sus as­pi­ra­cio­nes per­so­na­les. Con la di­rec­ción en­fren­ta­da a las fe­de­ra­cio­nes más im­por­tan­tes y a la enor­me ma­yo­ría de los car­gos his­tó­ri­cos, no pa­re­ce pro­ba­ble que el equi­li­brio se man­ten­ga de­ma­sia­do. Me­nos con un con­gre­so pen­dien­te que mu­chos tie­nen apun­ta­do en su ca­len­da­rio pa­ra no­viem­bre. pa­ra no ser su­pe­ra­do por En Ma­rea y que­dar co­mo ter­ce­ra fuer­za po­lí­ti­ca. In­clu­so si el PP no con­si­gue ma­yo­ría ab­so­lu­ta los so­cia­lis­tas po­drían ver­se en­vuel­tos de nue­vo en un tri­par­ti­to com­pli­ca­do de ges­tio­nar que re­cuer­da mu­cho al pac­to con el BNG que les arras­tró ha­ce años a su ma­yor caí­da his­tó­ri­ca. En el País Vas­co, por su par­te, las ex­pec­ta­ti­vas son aún peo­res. La en­tra­da con fuer­za de Po­de­mos en el es­ce­na­rio vas­co ha cos­ta­do mu­chos vo­tos a los so­cia­lis­tas, que pue­den per­der has­ta la mi­tad de sus re­pre­sen­tan­tes res­pec­to a 2012 (de 16 a ocho), dos ter­cios res­pec­to a su me­jor re­sul­ta­do, en 2019 (25 dipu­tados). Los so­cia­lis­tas as­pi­ran, sin em­bar­go, a se­guir sien­do de­ci­si­vos y a po­der re­edi­tar el pac­to con el PNV que com­par­te en va­rias ins­ti­tu­cio­nes vas­cas, un pues­to que quie­re arre­ba­tar­les el PP. A na­die se le es­ca­pa que de con­fir­mar­se el des­plo­me del PSOE en am­bas co­mu­ni­da­des, con lí­de­res afi­nes a Sán­chez, el re­sul­ta­do ten­drá con­se­cuen­cias en la gue­rra in­ter­na que vi­ve el par­ti­do.

Los ex­pre­si­den­tes Fe­li­pe Gon­zá­lez y Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro se cuen­tan en­tre los crí­ti­cos con la di­rec­ción de Pe­dro Sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.