Las in­ves­ti­du­ras y el jue­go de las cartas mar­ca­das

Tiempo - - LA CRONICA - JO­SÉ ONE­TO

La se­ma­na pa­sa­da, tras el fra­ca­so de la in­ves­ti­du­ra del ac­tual pre­si­den­te en fun­cio­nes, Ma­riano Ra­joy, en pri­me­ra y se­gun­da vuel­ta, co­men­za­ba a co­rrer el re­loj de lo que, de mo­men­to, pa­re­ce inevi­ta­ble: la ce­le­bra­ción de nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, las ter­ce­ras, pa­ra in­ten­tar sa­lir del blo­queo po­lí­ti­co en el que se en­cuen­tra el país des­de que, en oc­tu­bre del año pa­sa­do, Ra­joy di­sol­vió el Par­la­men­to. Así, des­pués de 320 días con un Go­bierno en fun­cio­nes, que no es­tá res­pe­tan­do lo que de­ben ser las re­glas de la in­te­ri­ni­dad, nos en­con­tra­mos con que ca­da uno va a lo su­yo, que jue­gan to­dos con las cartas mar­ca­das.

Con­fian­do en lo­grar en sep­tiem­bre el apo­yo par­la­men­ta­rio pa­ra una in­ves­ti­du­ra que en su mo­men­to re­cha­zó o de­cli­nó, (ver la Cró­ni­ca: “Cuan­do lle­gue sep­tiem­bre” en el nú­me­ro 1.670 de TIEM­PO), Ra­joy pa­sa­ba la se­ma­na pa­sa­da el de­ba­te con to­dos los gru­pos po­lí­ti­cos sin con­se­guir ni la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, ni la re­la­ti­va. Sus 170 vo­tos (137 de su par­ti­do, 32 de Ciu­da­da­nos y el de Coa­li­ción Ca­na­ria) eran in­su­fi­cien­tes pa­ra pa­sar el cor­te de la in­ves­ti­du­ra en la pri­me­ra vo­ta­ción, por­que el PSOE se pro­nun­cia­ba por un No a pe­sar de to­das las pre­sio­nes.

En es­ta oca­sión, su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Pe­dro Sán­chez, se en­ro­ca­ba más y más y vol­vía a re­pe­tir por enési­ma vez el No, sin ad­mi­tir nin­gu­na otra sa­li­da, ig­no­ran­do a quie­nes, den­tro de su par­ti­do, le vie­nen pi­dien­do que de­ba­ta, que re­fle­xio­ne, que bus­que una sa­li­da en la que el PSOE no apa­rez­ca an­te los ciu­da­da­nos co­mo el úni­co cul­pa­ble de pro­vo­car las elec­cio­nes de Na­vi­dad. Pe­ro no, to­do pa­re­ce inal­te­ra­ble des­de que en el de­ba­te te­le­vi­si­vo del pa­sa­do di­ciem­bre, Sán­chez le echó en

UNOS QUIE­REN GA­NAR TIEM­PO, OTROS RE­PAR­TIR RES­PON­SA­BI­LI­DA­DES... PE­RO NIN­GUNO DE LOS PRO­TA­GO­NIS­TAS DE LOS DE­BA­TES Y LAS VO­TA­CIO­NES DE IN­VES­TI­DU­RA JUE­GA A LO QUE DI­CE QUE JUE­GA

ca­ra a Ra­joy que el pre­si­den­te del Go­bierno de Es­pa­ña te­nía que ser una per­so­na “de­cen­te” y aña­dió: “Y us­ted no lo es”.

Des­de en­ton­ces na­die le ha po­di­do con­ven­cer pa­ra que re­ca­pa­ci­te y de­ba­ta la po­si­bi­li­dad de cam­biar de opi­nión y per­mi­ta la for­ma­ción de un Go­bierno es­ta­ble co­mo vie­ne pi­dien­do Bru­se­las. Ni Fe­li­pe Gon­zá­lez, ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE y que fue pre­si­den­te del Go­bierno du­ran­te 14 años; ni su an­te­ce­sor en la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del par­ti­do y ocho años al fren­te del Eje­cu­ti­vo, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro; ni so­cia­lis­tas his­tó­ri­cos co­mo Al­fon­so Gue­rra, Jo­sé Bono, Ju­lián Gar­cía Var­gas, Ni­co­lás Re­don­do Te­rre­ros o Jo­sé Luis Cor­cue­ra, que, de una for­ma u otra, han pe­di­do la abs­ten­ción en una se­gun­da vo­ta­ción pa­ra evi­tar nue­vas elec­cio­nes.

Ni si­quie­ra hi­zo el me­nor efec­to el Ma­ni­fies­to a los dipu­tados elec­tos, en­tre cu­yos fir­man­tes se en­con­tra­ban seis ex­mi­nis­tros so­cia­lis­tas (Ja­vier So­la­na, Joa­quín Al­mu­nia, Mer­ce­des Ca­bre­ra, Jo­sé Ma­ría Ma­ra­vall, To­más de la Qua­dra-Sal­ce­do y Cé­sar An­to­nio Mo­li­na) e in­te­lec­tua­les de pres­ti­gio que pien­san que “no es ra­zo­na­ble con­vo­car de nue­vo a los es­pa­ño­les a las ur­nas”. O la pos­tu­ra de di­ri­gen­tes cer­ca­nos al pro­pio Sán­chez, co­mo Jo­sep Bo­rrell, Jor­di Se­vi­lla, o los ba­ro­nes Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra, Emi­li­ano Gar­cía Pa­ge o Xi­mo Puig. Na­die ha con­se­gui­do de Sán­chez que apar­que ese No.

Aho­ra, tras el fra­ca­so de Ra­joy, y an­te la po­si­bi­li­dad de un nue­vo in­ten­to de in­ves­ti­du­ra del pre­si­den­te en fun­cio­nes, tras las elec­cio­nes vas­cas y ga­lle­gas, hay po­si­bi­li­dad de que vuel­va a re­unir­se el Co­mi­té Fe­de­ral del par­ti­do. Pa­ra los crí-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.