La inuti­li­dad del vo­to

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - GA­BRIEL ELO­RRIA­GA

El se­gun­do fra­ca­so en la in­ves­ti­du­ra no por anun­cia­do re­sul­ta me­nos dra­má­ti­co. Apa­ren­te­men­te ali­via­dos por la pues­ta en mar­cha del cro­nó­me­tro que pue­de con­du­cir a las ter­ce­ras elec­cio­nes ge­ne­ra­les en el pla­zo de un año, al­gu­nos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos si­guen em­pe­ña­dos en co­rre­gir a pa­los el jui­cio ex­pre­sa­do por los elec­to­res en las ur­nas, por­que de na­da va­len las en­fá­ti­cas de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas si no van se­gui­das de ac­tos con­gruen­tes. En la co­me­dia po­lí­ti­ca que es­ta­mos vi­vien­do nin­guno de los pro­ta­go­nis­tas es­tá dis­pues­to a cam­biar su ac­ti­tud pe­ro to­dos se mues­tran dis­con­for­mes con el re­sul­ta­do y con­fían a la rec­ti­fi­ca­ción de otros la po­si­bi­li­dad de sa­lir del en­tuer­to. “Lo­cu­ra es ha­cer una y otra vez lo mis­mo y es­pe­rar re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes”, su­gi­rió ha­ce tiem­po Al­bert Eins­tein.

Da la im­pre­sión de que es­te­mos em­pe­ña­dos en dar la ra­zón a quie­nes pro­cla­man que el tiem­po de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va es­tá ago­ta­do, aun­que se­pa­mos que quie­nes eso di­cen per­si­guen un cam­bio de ré­gi­men in­de­sea­ble pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría. Es­te fe­nó­meno no es es­tric­ta­men­te es­pa­ñol, aun­que en­tre no­so­tros le es­te­mos dan­do un de­ci­di­do im­pul­so que se re­fle­ja tan­to en la pro­li­fe­ra­ción de fuer­zas po­pu­lis­tas co­mo en la ra­di­ca­li­za­ción de pos­tu­ras se­pa­ra­tis­tas o en la con­fluen­cia de am­bas ten­den­cias.

Pe­ter Nair, un repu­tado po­li­tó­lo­go ir­lan­dés, arran­ca­ba su úl­ti­mo li­bro, Go­ber­nan­do el va­cío, con una preo­cu­pan­te de­cla­ra­ción: “La era de la de­mo­cra­cia de par­ti­dos ha pa­sa­do. Aun­que los par­ti­dos per­ma­ne­cen, se han des­co­nec­ta­do has­ta tal pun­to de la so­cie­dad en ge­ne­ral y es­tán em­pe­ña­dos en una cla­se de com­pe­ti­ción que es tan ca­ren­te de sig­ni­fi­ca­do que ya no pa­re­cen ca­pa­ces de dar el so­por­te de la de­mo­cra­cia en su for­ma pre­sen­te”. La res­pon­sa­bi­li­dad de acer­car la ciu­da­da­nía a la po­lí­ti­ca se ha ido di­lu­yen­do por va­rios fac­to­res: la cons­tan­te dis­mi­nu­ción de la dis­tan­cia ideo­ló­gi­ca en­tre las fuer­zas ma­yo­ri­ta­rias, la pro­li­fe­ra­ción de Par­la­men­tos frag­men­ta­dos re­fle­jo de sis­te­mas elec­to­ra­les pro­por­cio­na­les que exi­gen Go­bier­nos mul­ti­par­ti­dis­tas en los que se di­fu­mi­na la lí­nea que se­pa­ra al Go­bierno de la opo­si­ción, así co­mo la cre­cien­te “des­po­li­ti­za­ción” de al­gu­nas de­ci­sio­nes fun­da­men­ta­les, bien por su de­le­ga­ción en ór­ga­nos na­cio­na­les téc­ni­cos e in­de­pen­dien­tes o bien por su atri­bu­ción a ins­tan­cias eu­ro­peas do­ta­das de una le­gi­ti­mi­dad di­fe­ren­te. Es­tos son, con ca­rác­ter ge­ne­ral, al­gu­nos de los fac­to­res que es­tán in­flu­yen­do pa­ra re­la­ti­vi­zar la uti­li­dad del vo­to y acen­tuar el de­sin­te­rés de los ciu­da­da­nos.

En Es­pa­ña que­re­mos aho­ra aña­dir a es­tos ele­men­tos co­mu­nes uno más, po­si­ble­men­te de­fi­ni­ti­vo pa­ra el des­cré­di­to del sis­te­ma: los vo­tos de­po­si­ta­dos en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les ya no sir­ven pa­ra for­mar Go­bierno. El mí­ni­mo exi­gi­ble si hay que vol­ver a vo­tar en di­ciem­bre es que, pre­via­men­te, se mo­di­fi­que el pro­ce­di­mien­to es­ta­ble­ci­do en el ar­tícu­lo 99 de la Cons­ti­tu­ción pa­ra ga­ran­ti­zar que, aun con un Con­gre­so plu­ral, exis­ta la cer­te­za de que un Go­bierno re­no­va­do ve­rá la luz. Me­ca­nis­mos hay mu­chos, co­mo el que per­mi­te siem­pre la elec­ción del pre­si­den­te de las Cá­ma­ras (el más vo­ta­do en se­gun­da vuel­ta si en la pri­me­ra no ob­tie­ne la ma­yo­ría ab­so­lu­ta), muy si­mi­lar al es­ta­ble­ci­do en al­gu­nas co­mu­ni­da­des pa­ra la elec­ción par­la­men­ta­ria de su pre­si­den­te (en el País Vas­co, por ejem­plo). Con to­do, con­fie­mos en que la cor­du­ra que aún sub­sis­ta sea em­plea­da en dar an­tes una sa­li­da ra­zo­na­ble a la ce­la­da en la que nues­tra de­mo­cra­cia pa­re­ce ha­ber caí­do.

DA LA IM­PRE­SIÓN DE QUE ES­TE­MOS EM­PE­ÑA­DOS EN DAR LA RA­ZÓN A QUIE­NES PRO­CLA­MAN QUE EL TIEM­PO DE LA DE­MO­CRA­CIA RE­PRE­SEN­TA­TI­VA ES­TÁ AGO­TA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.