Más allá del desas­tre

Tiempo - - ACTUALIDAD - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Me en­cuen­tro con un cá­ma­ra re­cién lle­ga­do de Roma y me cuen­ta que ha vuel­to en­fer­mo de Ama­tri­ce, la lo­ca­li­dad más afec­ta­da por el de­vas­ta­dor te­rre­mo­to que azo­tó el cen­tro de Ita­lia el pa­sa­do 24 de agos­to. Los equi­pos de Pro­tec­ción Ci­vil si­guen en­con­tran­do cuer­pos en­tre los es­com­bros. A día de hoy, la ci­fra ofi­cial de muer­tos se ele­va a 295. Mi co­le­ga fue a ro­dar imá­ge­nes del desas­tre y ter­mi­nó par­ti­ci­pan­do en el rescate de al­gu­nas víc­ti­mas. Se le que­da­ron gra­ba­das es­ce­nas que no pu­do so­por­tar y tu­vo que in­te­rrum­pir su tra­ba­jo. Le han diag­nos­ti­ca­do es­trés pos­trau­má­ti­co. Me en­se­ña al­gu­nas imá­ge­nes im­pac­tan­tes y un ma­pa en el que la NASA mues­tra los epi­cen­tros de los 358.214 te­rre­mo­tos pro­du­ci­dos en­tre 1963 y 1998, y veo con es­tu­por que Ita­lia y Es­pa­ña es­tán en zo­nas de má­xi­mo ries­go. Las pla­cas tec­tó­ni­cas ace­chan a am­bos paí­ses: a no­so­tros, la Afri­ca­na y la Eu­roa­siá­ti­ca; a ellos, ade­más la Ana­tó­li­ca y tam­bién la In­doaus­tra­lia­na. Es inevi­ta­ble que se pro­duz­can seís­mos, pe­ro no sa­be­mos con qué fre­cuen­cia e in­ten­si­dad, por­que de­pen­de­rán, en­tre otras co­sas, de la pro­fun­di­dad del epi­cen­tro. A me­di­da que es­cri­bo, soy cons­cien­te de que el te­ma ha per­di­do ac­tua­li­dad. Du­ran­te los pri­me­ros días de la ca­tás­tro­fe sur­gió el de­ba­te so­bre la pre­ven­ción, los pro­to­co­los a apli­car, la ve­lo­ci­dad de la ayu­da, los me­dios dis­po­ni­bles... pe­ro pron­to se apa­ga­ron las vo­ces y las víc­ti­mas se que­da­ron a so­las con su tra­ge­dia. A lo su­mo, en el pri­mer aniver­sa­rio, re­sur­gi­rán las crí­ti­cas con­tra las au­to­ri­da­des que, a buen se­gu­ro, se­rán in­ca­pa­ces de re­sol­ver los pro­ble­mas pen­dien­tes.

Los ac­ci­den­tes na­tu­ra­les siem­pre han exis­ti­do y exis­ti­rán por­que nues­tro pla­ne­ta es­tá vi­vo y man­tie­ne ac­ti­vos to­dos sus ele­men­tos: tie­rra, agua o vien­to. En la an­ti­güe­dad el ser hu­mano se ins­ta­la­ba “por ne­ce­si­dad” en zo­nas por las que ba­ja­ban ma­nan­tia­les, la­de­ras en las que el fue­go vol­cá­ni­co era ele­men­to de ca­lor y se re­fu­gia­ba en cue­vas aun a ries­go de des­pren­di­mien­tos. Ca­re­ce de sen­ti­do que a es­tas al­tu­ras, con la in­for­ma­ción acu­mu­la­da, ocu­pe­mos ne­gli­gen­te­men­te zo­nas de ries­go, ya sea por ig­no­ran­cia o por in­tere­ses es­pu­rios.

LA TRA­GE­DIA DE AMA­TRI­CE RE­VE­LA LA NE­CE­SI­DAD DE ME­DI­DAS PRE­VEN­TI­VAS

Es im­pres­cin­di­ble es­cu­char la voz de los ex­per­tos en tiem­pos de cal­ma. Re­cla­man me­di­das pre­ven­ti­vas que pa­lia­rían ex­tra­or­di­na­ria­men­te la mag­ni­tud de los de­sas­tres. Pri­me­ro hay que es­ta­ble­cer pla­nes ur­ba­nís­ti­cos que ten­gan en cuen­ta la car­to­gra­fía geo­ló­gi­ca con to­do el ri­gor y evi­ten la ocu­pa­ción de zo­nas aún vír­ge­nes. Tam­bién se­ría ne­ce­sa­rio ela­bo­rar ma­pas de vul­ne­ra­bi­li­dad en po­bla­cio­nes his­tó­ri­cas o ur­ba­nas con ries­go sís­mi­co don­de por ca­sua­li­dad la tie­rra no ha aso­ma­do to­da­vía su ca­ra más fe­roz. Y por úl­ti­mo, or­ga­ni­zar ins­ta­la­cio­nes an­ti­sís­mi­cas con sis­te­mas fle­xi­bles ca­pa­ces de se­pa­rar la es­truc­tu­ra del sue­lo. Siem­pre ci­ta­mos el ejem­plo de Ja­pón, pe­ro nun­ca lo imi­ta­mos. So­lo nos acor­da­mos de San­ta Bár­ba­ra cuan­do true­na.

I

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.