Los po­pu­lis­tas ga­nan a Mer­kel en su feu­do

Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia su­pera a la for­ma­ción de la can­ci­ller en los co­mi­cios del Es­ta­do de Po­me­ra­nia. Los re­sul­ta­dos no cambiarán la si­tua­ción en el land, pe­ro, a un año de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, tie­nen un gran va­lor sim­bó­li­co.

Tiempo - - ACTUALIDAD -

del eu­ro y la vuel­ta al mar­co co­mo ba­se pa­ra re­lan­zar una eco­no­mía fuer­te y de pleno em­pleo. In­clu­so les mo­les­ta que en la se­lec­ción ale­ma­na de fút­bol ha­ya tan­tos ex­tran­je­ros des­cen­dien­tes de emi­gran­tes. Con­si­de­ran que la Unión Eu­ro­pea es un las­tre pa­ra su fu­tu­ro glo­rio­so. Una afir­ma­ción pe­li­gro­sa en un país con un pa­sa­do na­zi, sus­tan­ti­va­men­te cri­mi­nal.

Dis­cur­so ra­di­cal.

Es­tas ideas ca­la­ron más en la Ale­ma­nia del Es­te que en la Oc­ci­den­tal. ¿Por qué? Por­que en la Ale­ma­nia Oc­ci­den­tal se hi­zo un aná­li­sis pro­fun­do de la na­tu­ra­le­za per­ver­sa del na­zis­mo, mien­tras que en la Orien­tal li­qui­da­ron la cues­tión di­cien­do que Hitler y su ré­gi­men fue­ron un pro­duc­to ló­gi­co del im­pe­ria­lis­mo. Su lí­der des­de el año pa­sa­do es Frau­ke Petry, una quí­mi­ca de 41 años, di­vor­cia­da de un pas­tor pro­tes­tan­te, que en es­tas elec­cio­nes ha ra­di­ca­li­za­do mu­cho su dis­cur­so di­ri­gi­do con­tra las po­lí­ti­cas de Mer­kel, es­pe­cial­men­te con­tra las de aco­gi­da a los in­mi­gran­tes. El cán­cer que de­vo­ra­rá a Ale­ma­nia, se­gún Petry, si an­tes no lo im­pi­den. Se­gún ellos, Mer­kel pien­sa más en los re­fu­gia­dos que en los pen­sio­nis­tas, en la Unión Eu­ro­pea más que en Ale­ma­nia, en la glo­ba­li­za­ción y el G-20 más que en los pue­blos de Ba­vie­ra o Bran­dem­bur­go.

Los re­sul­ta­dos han cau­sa­do un seís­mo en to­da Ale­ma­nia, a pe­sar de que en la reali­dad no cam­bia na­da en el Go­bierno de Mec­kem­bur­go-Po­me­ra­nia Oc­ci­den-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.