Que vi­vie­ron el

Tiempo - - A FONDO -

Nue­va York, la “ciu­dad mun­dial”, co­mo la lla­mó el his­pa­nis­ta Ed­ward Ma­le­fa­kis, se le­van­tó aquel 11 de sep­tiem­bre de 2001 con una ma­ña­na lim­pí­si­ma y trans­pa­ren­te. Se­ría la úl­ti­ma con las To­rres Ge­me­las en pie. Juan Pa­la­cios te­nía por aquel en­ton­ces 56 años y es­ta­ba en lo al­to de la To­rre Sur, en el pi­so 112, rea­li­zan­do ta­reas de man­te­ni­mien­to.

Es­te ga­lle­go se en­con­tra­ba pin­tan­do ba­ran­di­llas en la azo­tea con dos com­pa­ñe­ros –uno ir­lan­dés y otro puer­to­rri­que­ño– cuan­do vio có­mo se es­tre­lla­ba un avión con­tra la To­rre Nor­te. In­me­dia­ta­men­te de­ci­dió ba­jar. No así sus dos co­le­gas de tra­ba­jo, que se lo to­ma­ron con más cal­ma al en­ten­der que es­ta­ban se­gu­ros en su edi­fi­cio. Cra­so error. El se­gun­do avión im­pac­tó con un in­ter­va­lo de 16 mi­nu­tos y Pa­la­cios se en­con­tra­ba a la al­tu­ra del pi­so 20 ba­jan­do to­do lo rá­pi­do que po­día por la es­ca­le­ra de emer­gen­cia. Con gran di­fi­cul­tad pu­do lle­gar al hall de en­tra­da, sa­lir a la ca­rre­ra ha­cia una zo­na se­gu­ra y sen­tir al po­co ra­to có­mo se des­plo­ma­ba la pri­me­ra de las dos gran­des to­rres. Tu­vo el tiem­po jus­to pa­ra sal­var su vida.

La ciu­dad de los ras­ca­cie­los con­ta­ba por aquel en­ton­ces con 20.000 re­si­den­tes es­pa­ño­les y más de 3.000 tu­ris­tas que se que­da­ron atra­pa­dos en el caos y el mie­do de aquel 11-S, en el que se ce­rró el es­pa­cio aé­reo y la mi­tad sur de la is­la de Man­hat­tan du­ran­te va­rios días. TIEM­PO pre­sen­ta los tes­ti­mo­nios de al­gu­nos de es­tos su­per­vi­vien­tes que vie­ron el ho­rror an­te sus ojos y no ol­vi­dan lo su­ce­di­do, aun­que de aque­lla tra­ge­dia se que­da­sen tam­bién con la ola de so­li­da­ri­dad que vi­vió Es­ta­dos Uni­dos en las si­guien­tes se­ma­nas, la ma­yor des­de el ini­cio de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.