Luis Ro­jas Mar­cos PSI­QUIA­TRA

Tiempo - - A FONDO -

Luis Ro­jas Mar­cos (Se­vi­lla, 1943) era el pre­si­den­te del sis­te­ma de hos­pi­ta­les pú­bli­cos y la red de am­bu­la­to­rios de Nue­va York cuan­do se pro­du­je­ron los aten­ta­dos del 11-S. Des­de las ocho de la ma­ña­na es­ta­ba en una reunión en su des­pa­cho y a las nue­ve me­nos cuar­to en­tró su se­cre­ta­ria pa­ra de­cir­le que ha­bía una lla­ma­da del cen­tro de con­trol de emer­gen­cias de la ciu­dad, ubi­ca­do en un edi­fi­cio ad­ya­cen­te a las To­rres Ge­me­las.

“Pa­re­ce que se ha es­tre­lla­do una avio­ne­ta, me di­jo, y no le dio mu­cha im­por­tan­cia”, re­la­ta el pres­ti­gio­so psi­quia­tra. Se subió al co­che ofi­cial y al acer­car­se al ci­ta­do cen­tro de emer­gen­cias se pro­du­jo el se­gun­do im­pac­to, por­que un ob­je­to ca­yó so­bre el pa­ra­bri­sas tra­se­ro de su vehícu­lo y lo hi­zo añi­cos. “En­tra­mos en el edi­fi­cio, subimos por el as­cen­sor y na­da más lle­gar nos di­je­ron que allí no se ce­le­bra­ría la reunión. La ba­ja­da fue más apa­ra­to­sa y na­da más sa­lir, me en­con­tré con el je­fe de los bom­be­ros de la ciu­dad, quien me lle­vó al pues­to de man­do que ha­bían ins­ta­la­do fren­te a las To­rres, a un cen­te­nar de me­tros, y don­de ya tra­ba­ja­ban en­tre 15 y 20 per­so­nas”.

Allí, la ima­gen que vio Ro­jas Mar­cos fue so­bre­co­ge­do­ra, con la gen­te lan­zán­do­se al va­cío y es­tam­pán­do­se con­tra el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.